el sabroso oficio / del dulce mirar

Góngora

miércoles, 28 de enero de 2015

Alban Berg - Concierto para violín




Concierto para violín (1935, "A la memoria de un ángel", Dem Andenken eines Engels) de Alban Berg para una fotografía del músico austriaco realizada por Dora Kalmus en 1924.

Orquesta New York Philarmonic, dirigida pr Lorin Maazel.






lunes, 26 de enero de 2015

Pero Meogo - "Tal vai o meu amigo com amor que lh’eu dei"




— Tal vai o meu amigo com amor que lh’eu dei
come cervo ferido de monteiro del-Rei.

Tal vai o meu amigo, madre, com meu amor
come cervo ferido de monteiro-maior.

E se el vai ferido, irá morrer al mar:
si fará meu amigo, se eu d’el non pensar.

— E guardade-vos, filha, ca já m’eu atal vi
que se fezo coitado por guaanhar de mim;

e guardade-vos, filha, ca já m’eu vi atal
que se fezo coitado por de mim guaanhar.

Pero Meogo


dei = di
come = como
si fará = así hara
pensar = tratar, cuidar
guardar-se = prevenirse, tener cuidado
ca já m’eu vi atal / que se fezo coitado por guaanhar de mim = pues ya vi yo a uno que fingió sufrir para aprovecharse de mí


Texto de Do Cancioneiro de Amigo (Stephen Reckert – Helder Macedo), Assírio & Alvim, Lisboa. s.d.


Otro poema de Meogo: "Digades, filha, minha filha velida"



(Fotografía de Ibán)




domingo, 25 de enero de 2015

Agustín de Foxá - Grecia




GRECIA

Yo debí nacer en Grecia, yo debí llamarme Egisto;
entre andamios ver alzarse blanco y nuevo al Partenón.
Ciudadano de una Atenas anterior a Jesucristo;
asistir en el crepúsculo al banquete de Platón.

Yo debí escuchar, en Delfos, las proféticas palabras
junto a un templo entre naranjas y el racimo azul del Sur;
enlazar rosas ardientes en los cuernos de mis cabras
y llevar al toro blanco al cuchillo del augur.

Oír de noche a las cigarras empapadas de rocío,
alumbrarme con aceite, beber vino en el estío
en la colpa moldeada sobre un seno de Friné.

El amor de una muchacha en mi vejez clara y fuerte
y, jovial Anacreonte, imaginar a la Muerte
como a un niño que apagara una antorcha con el pie.


Agustín de Foxá


Sevilla, 21 de abril de 1945




(Fotografía de Fréderic Boissonnas, 1903)



Una foto de Dimitris Giovis - είμαι εδώ (Estoy aquí)






sábado, 24 de enero de 2015

Vitorino - Carbonárias





Una canción popular portuguesa adaptada por nuestro amigo Vitorino:


CARBONÁRIAS

Liberdade, Liderdade,
Quem a tem chama-lhe sua,
Já não tenho liberdade
Nem de pôr o pé na rua.

Liberdade, Liderdade,
Quem a tem chama-lhe dela,
Já não tenho liberdade
Nem de me pôr à janela.

São tão bonitas as Carbonárias,
São tão catitas as Libertárias,
Oh que lindo rancho da mocidade,
Cantai raparigas, viva a Liberdade!





Yorgos Seferis - "¿Qué buscan nuestras almas en su viaje...?"




VIII

¿Qué buscan nuestras almas en su viaje
sobre puentes de barcos destrozados
oprimidas entre mujeres amarillas
y niños que lloran sin poder olvidarse ni con los peces voladores
ni con las estrellas que los mástiles muestran en su punta,
gastadas por discos de gramófonos
involuntariamente atadas a inexistentes ritos
murmurando pensamientos rotos en lenguas extranjeras?

¿Qué buscan nuestras almas en su viaje
sobre leños marinos ya podridos
de puerto en puerto,

desplazando piedras rotas, respirando
cada día con más dificultad la frescura del pino,
nadando en las aguas de este mar

y de aquel mar,
sin tacto ya
sin hombres
en una patria que ya no es de nosotros
ni es ya vuestra?

Sabíamos que las islas eran bellas
un lugar aquí en torno donde andamos a tientas
un poco más abajo o un poco más arriba
a una distancia mínima.

Yorgos Seferis



Leído en Ocho poetas del siglo XX. Prólogo, introducciones y traducción de Ramón Irigoyen. Mondadori, 1989





(Fotografía de  Ioannis D. Giannakopoulos: Isla de Fournoi)





viernes, 23 de enero de 2015

Una foto de Friedrich Seidenstücker



Las gemelas Hilde y Helga Fischer (1948),  de Friedrich Seidenstücker.





"Friedrich Seidenstücker y Cartier-Bresson"



"Una foto de Friedrich Seidenstücker"





Una cassette de Steve Lacy



¡Steve Lacy entre un montón de cassettes de lo más variado! Encima, interpretando aquí, por un lado, un tema de Charles Mingus dedicado al gran Lester Young, Goodbye Pork-Pie Hat, en el que toca con Gil Evans, además; y por otro, un tema de su disco Steve Lacy Plays Monk, "Ask me Now". Miel sobre hojuelas...




* * * * *




Lester Young con su típico sombrero




(Fotografía en color: Ego is a rat on the sinking ship of being)



jueves, 22 de enero de 2015

Francisco Calvo Serraller - Canto

Solaris, Andrei Tarkovski(*)


Una columna de Francisco Calvo Serraller del año 2003.


CANTO

¿Puede acaso el amor vencer a la muerte? Según Steven Soderbergh, director de la reciente versión cinematográfica de la mítica novela de Stanislav Lem, Solaris, hay un posible final feliz para este enigma, porque el pavoroso viaje intergaláctico que emprende el apenado Kris Kelvin hacia el hondón de su conciencia íntima, herida por el suicidio de su esposa, se resuelve con el reencuentro virtual de los amantes separados, que viven así, como entre sueños, la historia que les fue arrebatada por el cruel e ineluctable destino mortal. Esta solución me recordó la sorprendente conclusión de la célebre ópera de Gluck (1714-1787), Orfeo y Eurídice (1762), en la que el compositor y su libretista, Ranieri de Calzabigi, contraviniendo lo narrado en la trágica fábula mitológica, también decidieron dar una segunda y definitiva oportunidad para los atribulados amantes, que regresan al mundo de los vivos y dejan una agradecida ofrenda en el templo del Amor, radiante vencedor de la Muerte.

En la novela de Lem, publicada en 1961, no se nos aclara qué podría ocurrirle a Kelvin, cuando, como Orfeo, decide permanecer en el infierno de su enajenada conciencia para no separarse más del fantasma de su esposa muerta. Se deja así arrastrar por la embriaguez solipsista de la infancia, el sueño y la locura, astros que pertenecen a la misma constelación donde el arte traza su luminosa órbita en torno al agujero negro de la muerte. "Entre los astros, qué lejos; y no obstante cuánto más lejos / lo que aprendemos de aquí", podemos leer en los primeros versos del poema XX de la segunda parte de Los sonetos de Orfeo (1923), de Rainer Maria Rilke, el cual, como Lem, en la penúltima estrofa, preserva el misterio de nuestro enigmático viaje existencial, porque, en efecto, "todo está lejos, y en parte alguna se cierra el círculo...". Para Rilke, empero, poeta es "tan sólo aquel que comió con los muertos" y les ofrece la copa de su canto, "aunque el reflejo del estanque / se desvanezca muchas veces".

En la versión cinematográfica de Solaris, que, en 1972, filmó Andréi Tarkovski, la inmersión final de Kelvin en el extraño planeta de su propio psiquismo nos deja entrever la imagen revivida del cuadro El retorno del hijo pródigo, pintado por Rembrandt, donde el viajero se postra ante un padre que le abraza. Los desventurados harapos que cubren al lastimado prófugo vuelto al hogar cobran entonces la luminosa prestancia de quien se ha consumido en esa ansia vital del deseo, entre cuyas ascuas crepita también la llama inextinguible del amor, que ya no teme a la muerte, porque "sólo en el reino doble / se volverán las voces / eternas y suaves". Al final, completada la misteriosa órbita, se escucha la jubilosa melodía de un canto que celebra, más allá del reencuentro de los amantes, la reconciliación de la conciencia.

Francisco Calvo Serraller,  El País (11-10-2003)



(*)