el sabroso oficio / del dulce mirar

Góngora

sábado, 31 de octubre de 2009

Hanne Van Der Woude





















Hanne van der Woude es una joven fotógrafa holandesa nacida en Nijmegen en 1982.




Schiele + Trčka

1912



1912


Fotografía de Josef Trčka


¡Qué poquito vivió Egon Schiele! Un 31 de octubre de 1918, tres días después que su mujer, Edith, murió a los veintiocho años. Aquí lo tenemos a los 22 en esos dos fabulosos autorretratos y a los 24 en un retrato del fotógrafo vienés Josef Trčka, siguiendo las indicaciones del propio Schiele.



viernes, 30 de octubre de 2009

¿Habéis agradecido bastante? (Carlos Edmundo de Ory)


¿HABÉIS AGRADECIDO BASTANTE?

Yo siempre sí agradezco
A la mayoría les he dado las gracias personalmente
Di las gracias a la paloma por ser paloma
Y al mar por su astucia y su belleza
Agradecí a los niños su niñez
Y a los hombres su fragilidad
Dije a la Tierra —gracias
Y a las estrellas —gracias estrellas
A la mujer agradecí en silencio
su gran ternura
Con todos estoy en deuda

Carlos Edmundo de Ory



Samba triste (Baden Powell)


Baden Powell de Aquino, conocido como Baden Powell (1937-2000) fue un guitarrista brasileño, sin duda uno de los mejores a nivel mundial, nacido en Varre-Sai, estado de Río de Janeiro. Recibió ese nombre por ser su padre un seguidor enfervorizado del general británico que fundó el movimiento scout.

Exploró de manera radical los límites de su instrumento, lo que lo transformó en una rara estrella nacional que acabó por alcanzar el éxito en innumerables países. Conoció a Vinicius de Moraes en 1962, con quien formó equipo, creando maravillas tales como "Samba da Bênção", "Samba em Prelúdio", "Deixa" e "Canto de Ossanha". Grandes cantantes brasileños cantaron sus composiciones.

Reproduzco unas notas de una edición moderna de su disco À vontade, que nos deja una buena descripción de su estilo:

"Su innovador y espectacular estilo (por su velocidad de ejecución y su peculiar técnica de tocar las notas bajas parecía que tocaban dos guitarristas) cautivó a legos e influyó a guitarristas del mundo entero. Pero su virtuosismo técnico iba acompañado de un gran sentido melódico y rítmico e introdujo la influencia afro en la nueva música brasileña de los 60. À vontade, de finales de 1962, fue su primera grabación (aunque no la primera en ser publicada), y continúa siendo una de las mejores de su extensísima biografía."


Brazil on guitar es una completa página alemana, a la que puede accederse en varios idiomas, dedicada a Baden Powell: vida, grabaciones, partituras... (aunque no hay música suya).


jueves, 29 de octubre de 2009

Tristán García (Álvaro Cunqueiro)

"Tristan e Isolda compartiendo la poción" de John William Waterhouse, 1916

Una historia verdaderamente deliciosa y emocionante la de este Tristán buscando a su Isolda. El libro de Álvaro Cunqueiro Os outros feirantes al que pertenece, contiene un puñado de breves historias maravillosas con unos personajes tan curiosos y tratados con tanto cariño por su narrador, como "O cabalo de Alberte Merlo", "Hermelina da Ponte", "Anxeliña de Prado", "Padín de Carracedo" o el "Tristán García" de hoy. Sin olvidar el humor de Cunqueiro. Me gustaría traer por aquí algún día a "Marcelino Pardo", a quien las visitas del gatipedro en su infancia le hicieron pasar más de un mal rato.

Perdón si la traducción al castellano no transmite lo que el texto original en gallego a mí me dijo.


TRISTÁN GARCÍA

Este Tristán del que hablo nunca se supo por qué le habían puesto este nombre en el sacramento de bautismo, ni conocía a nadie que se llamase como él.

Un tío suyo que trabajaba de camarero en un restaurante muy famoso de Lisboa, le decía que en Portugal conocía a dos o tres caballeros de ese nombre, y que todos ellos eran ricos. Tristán fue a cumplir el servicio militar a León, y allí, un día, en un quiosco, compró por dos reales, "La verdadera historia de los amantes Tristán e Isolda" con los enamorados muy abrazados en la portada del folletín. Al fin iba a saber quien había sido aquel Tristán cuyo nombre llevaba. Cuando llegó al final de la historia, con la muerte de ambos enamorados, Tristán García vertió unas lágrimas. Y desde aquel día le dio por cavilar que andando él por mundo conocía a una mujer llamada Isolda, y se gustaban, y se hacían novios, y se casaban, y vivían muy felices en Viana do Bolo, de donde Tristán era natural. A todos sus compañeros del Regimiento de Burgos nº 38, les preguntaba si por un casual habría en su pueblo una muchacha que se llamase Isolda. No la había. Había alguna Isolina suelta, pero Isolina no era lo mismo que Isolda. Tristán se dolía de no dar con esa Isolda, porque si no la encontraba ahora en León, donde había tantas familias, no la iba a encontrar en Viana do Bolo, trabajando en el campo. Un día lo mandó llamar un sargento llamado Recuero.

- ¿Tú eres ése que anda con la manía de encontrar una mujer llamada Isolda?
- Sí, señor.
- Pues en Venta de Baños hay una viuda con ese nombre.
- ¿Joven o vieja?
- No sé, creo que es churrera.

Tanto se le había metido en el magín a nuestro Tristán la novela famosa, que no pudo dudar de que aquella Isolda de Venta de Baños fuese joven y hermosa. En todo caso, si era vieja, tendría una hija o una sobrina que la siguiese en el nombre, y si era churrera como ella podía seguir con el negocio en Orense o en Viana, donde ya era hora que diesen en los bares chocolate con churros. Le dieron un permiso a Tristán, y con los veinte pesos que tenía ahorrados cogió en León el tren para Venta de Baños. Ya en aquel empalme preguntó por la churrería de Isolda. La churrería estaba cerca de la estación. Y la señora Isolda era aquella que estaba envolviendo unos churros a un cura. Era una viejecita con el pelo blanco, hermosos ojos negros, la piel tersa, las manos muy graciosas poniendo los churros en el papel de estraza y espolvoreando azúcar por encima. Tristán dudó entre hablar con ella o no, pero ya llevaba gastadas cuarenta y siete pesetas en el billete de ida y vuelta.

- ¡Buenos días! ¿Usted es la señora Isolda?
- ¡Servidora!, le respondió la viejecita, sonriéndole.
- ¡Es que yo soy Tristán y venía a conocerla!

La viejecita cerró los ojos, y se agarró al mostrador para no caerse. Lágrimas rodaban por sus mejillas.

- ¡Tristán! ¡Tristán querido!, pudo decir al fin. ¡Toda mi juventud esperando conocer a un muchacho que se llamase Tristán! ¡Y como no aparecía, me casé con un tal Ismael, que era de Madrid!

Tristán saludó militarmente, y despacio se volvió a la estación a esperar el primer tren para León. Cuando éste llegó y Tristan subía al vagón de tercera, apareció la señora Isolda, con un paquete de churros. Se lo dio a Tristán y le besó la mano. No se dijeron nada.

Cosas así sólo pasan en los grandes amores.


Álvaro Cunqueiro (1911-1981) fue un novelista, poeta, dramaturgo, periodista y gastrónomo español, considerado uno de los grandes autores gallegos, tanto en gallego como en castellano.


TRISTÁN GARCÍA

Este Tristán do que conto nunca soubo por que lle puxeran este nome no sacramento do bautismo, nin coñecía ninguén que se chamase como el.

Un tío de seu que traballaba como camareiro nun restaurante moi famoso de Lisboa, dicíalle que en Portugal coñecía dous ou tres cabaleiros dese nome, e que todos eles eran ricos. Tristán foi cumprir o servizo militar a León, e alí, un día, nun quiosco, mercou por dous reais "La verdadera historia de los amantes de Tristán e Isolda", cos namorados moi abrazados na portada do folletín. Ao fin ía saber quen fora aquel Tristán cuxo nome levaba. Cando chegou ao final da historia, coa morte de ambos os dous namorados, Tristán García verteu unhas bágoas. E dende aquela deu en matinar que andando polo mundo atopaba unha muller chamada Isolda, e gustábanse, e facíanse noivos, e casábanse, e vivían moi felices en Viana do Bolo, de onde Tristán era natural. A todos os seus compañeiros do Rexemento de Burgos 38, preguntáballes se por un casual habería no seu lugar unha rapaza que se chamase Isolda. Non a había. Había algunha Isolina solta, pero Isolina non era o mesmo que Isolda. Tristán doíase de non dar con esa Isolda porque se non a atopaba agora en León, onde había tanta familia, non a ía atopar en Viana do Bolo, traballando na terra. Un día mandouno chamar un sarxento chamado Recuero.

- Ti es ese que anda coa teima de atopar unha muller que se chame Isolda?
- Si, señor.
- Pois en Venta de Baños hai unha viúva dese nome.
- Nova ou vella?
- Que sei eu! Coido que é churreira...

Tanto tiña metida no seu maxín o noso Tristán a novela famosa, que non puido dubidar que aquela Isolda de Venta de Baños fose nova e fermosa. En todo caso, se era vella, tería unha filla ou unha sobriña que a seguise no nome, e se era churreira como ela podía seguir co negocio en Ourense ou en Viana, onde xa era hora que deran nos bares chocolate con churros. Tivo Tristán un permiso, e cos vinte pesos que tiña aforrados tomou en León o tren para Venta de Baños. Xa naquel empalme preguntou pola churrería da Isolda. Estaba a churrería preto da estación. E a señora Isolda era aquela que estaba envolvéndolle uns churros a un señor cura. Era unha velliña co cabelo branco, fermosos ollos negros, a pel tersa, as mans moi graciosas pondo os churros no papel de estraza e esparexendo o azucre por derriba deles. Tristán dubidou entre falarlle ou non, pro xa levaba gastadas corenta e sete pesetas no billete de ida e volta.

- ¡Bos días! ¿Vostede é a señora Isolda?
- ¡Servidora!, respondeulle a velliña, sorríndolle.
- ¡É que eu son Tristán e viña a coñecela!

A velliña pechou os ollos, e agarrouse ao mostrador para non caer. Bágoas rodaban polas súas meixelas.

- ¡Tristán! ¡Tristán querido!, puido dicir ao fin. ¡Toda a miña mocidade agardando a coñecer un mozo que se chamase Tristán! ¡E como non viña, casei cun tal Ismael, que era de Madrid!

Tristán saudou militarmente, e devagar volveuse á estación a agardar o primeiro tren para León. Cando este chegou e Tristán subía ai vagón de terceira, apareceu a señora Isolda, cun paquete de churros. Deullo a Tristán e bicoulle a man. Non se non dixeron nada.

Cousas así só pasan nos grandes amores .

(Traducido por El transcriptor)



Estatua de Alvaro Cunqueiro sentado, observando la catedral de su Mondoñedo natal.


miércoles, 28 de octubre de 2009

2 obras de Sergei Luppov


Cita, oleo sobre cartón (1920)



Mujer de negro (acuarela sobre cartón)


Sergei Luppov (1883-1977) fue un pintor ruso.

Los ojos (Antonio Machado)



LOS OJOS

I

Cuando murió su amada
pensó en hacerse viejo
en la mansión cerrada,
solo, con su memoria y el espejo
donde ella se miraba un claro día.
Como el oro en el arca del avaro,
pensó que guardaría
todo un ayer en el espejo claro.
Ya el tiempo para él no correría.

II

Mas pasado el primer aniversario,
¿Cómo eran - preguntó -, pardos o negros,
sus ojos? ¿glaucos?...¿grises?
¿Cómo eran ¡Santo Dios! que no recuerdo?

III

Salió a la calle un día
de primavera, y paseó en silencio
su doble luto, el corazón cerrado...
De una ventana en el sombrío hueco
vio unos ojos brillar. Bajó los suyos,
y siguió su camino...¡Cómo esos!


Antonio Machado

De Nuevas canciones (1917-1930)


martes, 27 de octubre de 2009

Anna Karina deux fois pour Meryone







Vivre sa vie, Jean-Luc Godard, 1962.



Un oficio despreciable (Rabí Nisim)

Plano de Barcelona a fines de la Edad Media


UN OFICIO DESPRECIABLE

Un santo varón pidió a Dios que le revelara quién iba a ser su compañero en el Paraíso. La respuesta vino en sueños: «El carnicero de tu barrio.» El hombre se afligió sobremanera por tan vulgar e indocto personaje. Hizo ayuno y tornó a pedir, en oración. El sueño se reiteró: «El carnicero de tu barrio.»
Lloró el piadoso, oró y rogó. Nuevamente lo visitó el sueño: «En verdad que si no fueras tan piadoso, serías castigado. ¿Qué hallas de despreciable en un hombre cuya conducta desconoces?» Fue a ver al carnicero y le preguntó por su vida. El otro le dijo que repartía sus ganancias entre los pobres y las necesidades de su casa y convino en que esto muchos lo hacían; recordó entonces que una vez redimió a una cautiva de la soldadesca a cambio de un gran esfuerzo de dinero. La educó y la halló apropiada para darla en matrimonio a su único hijo, cuando llegó un joven forastero que se veía angustiado y que manifestó que había soñado que allí se hallaba su prometida desde niña, la que había sido secuestrada por unos soldados. Sin vacilar, el carnicero le entregó a la joven.
«¡Verdaderamente eres un hombre de Dios!», dijo el santo curioso y soñador. En las entretelas de su alma, deseó verse una vez más con Dios, para agradecerle en sueños el buen compañero que le había sido destinado para la eternidad. Dios fue parco:
«No hay oficio despreciable, amigo mío.»

Rabí Nisim Gerundi (1300 - 1360)


Nació en Barcelona en el año 5060. Estudió con su padre Rabí Reuben y también fue discípulo de Rabí Perez Hacohen (Kore Hadorot) personalidad que Rabí Nisim Gerundi mencionaba en sus libros con el título "Mi Maestro y Rabino".
Rabí Nisim fue también un gran doctor en medicina y también era Sofer. Fue famoso por su obra de explicación del Código de Rabí Itzjak Elfasi escrita de forma clara y comprensible. Fue gran Posek (legislador que expone la decisión del din) y su opinión era a veces diferente a la de Rashi y Rabenu Tam y a veces a la de Rambam.
Superó por su ciencia a todos los sabios de su época. Siendo aún joven ya era el gran Rabino de la Ieshivá de Barcelona. Se dirigían a él de todas partes de Europa y aun de Eretz Israel para cuestiones de Halajá, que aclaraba con gran sabiduría. Aparte de sus obras sobre el Talmud, escribió una obra sobre la ciencia de la Cábala.
Rabi Nisim Gerundi murió en Barcelona el año 5120.

(Datos tomados de www.es.chabad.org)




lunes, 26 de octubre de 2009

"Desgraciado Catulo, deja de hacer locuras" (Catulo)


¡Cómo nos habla un clásico como Catulo cuando lo hace de la mano de un gran poeta como Aníbal Núñez! Él nos dio esta versión tan viva del VIII poema del autor veronés, "Miser Catulle, desipnas ineptire". Y no se me olvida que también ha de venir con sus propios versos.


VIII. MISER CATULLE, DESINAS INEPTIRE

Desgraciado Catulo, deja de hacer locuras
y lo que ves perdido, dalo por perdido.
Fulgieron antes días luminosos
cuando acudías a donde ella dijese,
la muchacha querida por nosotros
como ninguna lo será.
Gozos sin cuento entonces eran
y lo que tú querías ella también quería.
Fulgieron, en verdad, días luminosos.
Ahora ella no quiere; tú —no seas
débil— tampoco quieras; y no sigas
a quien huye, ni tristemente vivas,
sino mantén tu ánimo, aguanta:
Adiós, muchacha, ya Catulo aguanta:
no te irá a buscar más
ni irá a rogarte contra tu voluntad.
¡Lo que vas a sufrir cuando nadie te ruegue!
Malvada, ¡ay de ti! ¿La vida que te espera!
¿Quién se te va a acercar? ¿Quién te va a ver bonita?
¿A quién vas a amar tú? ¿De quién diras que eres?
¿A quién vas a besar? ¿Morderás en qué labios?
Y tú, Catulo..., aguanta.




VIII. MISER CATULLE, DESINAS INEPTIRE

Miser Catulle, desinas ineptire
et quod vides perisse perditum ducas.
Fulsere quondam candidi tibi soles,
cum ventitabas quo puella ducebat
amata nobis quantum amabitur nulla.
Ibi illa multa cum iocosa fiebant,
quae tu volebas nec puella nolebat,
fulsere vere candidi tibi soles.
Nunc iam illa non vult; tu quoque impotens noli
nec quae fugit sectare nec miser vive,
sed obstinata mente perfer, obdura.
Vale puella, iam Catullus obdurat
nec te requiret nec rogabit invitam.
At tu dolebis, cum rogaberis nulla,
scelesta, vae te, quae tibi manet vita?
quis nunc te adibit? cui videberis bella?
quem nunc amabis? cuius esse diceris?
quem basiabis? cui labella mordebis?
At tu, Catulle, desinatus obdura.



Cincuenta poemas (Catulo), Selección, versión y notas de Aníbal Núñez, colección Visor de poesía, 1984 —edición no bilingüe—.


domingo, 25 de octubre de 2009

Paula Rego











Paula Rego (1935) es la pintora portuguesa viva más reconocida a nivel internacional. Cuando era pequeña, su profesora de primaria le decía que no sabía dibujar. Cosas que pasan.

Mezcla diferentes técnicas con pintura y collage, juega con imágenes infantiles, fetichistas y traumáticas, las cuales seránn fundamentales en su estilo de madurez. Formó parte del London Group, con quienes participó en exposiciones colectivas junto a artistas de la talla de David Hockney y R. B. Kitaj. Rego desarrolló un estilo más ilustrativo y figurativo. Relacionada con Francis Bacon y Lucian Freud pero con una fuerte influencia de Beatrix Potter y sus libros de cuentos de hadas.

Su trabajo ofrece a menudo una cara siniestra, acentuando la dominación maliciosa y la subversión del orden natural.


En el número 218 de la revista portuguesa Sábado, la pintora era entrevistada el mes pasado y transcribo aquí, traducida, una de las preguntas y respuestas, que hace referencia al Museu Casa das Histórias Paulo Rego, inaugurado el 18 de septiembre en Cascais.

¿Cómo imagina esta Casa de las Historias?

No hay cuadros sin historias. Nosotros, los portugueses, tenemos una tradición extraordinaria de cuentos tradicionales escritos por Leite de Vasconcelos, Adolfo Coelho, Teófilo Braga, pero el más grande de todos es Vasconcelos. Historias de una belleza y de una brutalidad extraordinarias, no son cuentos de hadas. Nuestros cuentos no son blandos o sentimentales, no cansan y yo los admiro profundamente. Son más importantes que los cuadros. Los cuadros siguen esas historias de otra manera.





Gracias a Carmen Pascual por las reproducciones de obras de Paula Rego
en su blog, "CarmenSabes Poesía y arte", uno de nuestros favoritos.


sábado, 24 de octubre de 2009

Fotografía y olvido: 9000


Obras de 9000


Max Dupain


The Sunbaker (1937)





















Maxwell Spencer Dupain, conocido como Max Dupain (1911-1992), fue un reconocido fotógrafo australiano nacido en Sydney. Estudió dibujo y pintura en el East Sydney Technical College y en el Julian Ashton Art School al mismo tiempo que trabajaba de aprendiz en un estudio fotográfico. De 1934 a 1939 ejerció como fotógrafo independiente. Durante la II Guerra Mundial sirvió en la Royal Australian Air Force. Después de la guerra, entre 1945 y 1947, hizo muchos viajes para el Ministerio de Información y tomó fotografías publicitarias de Australia. En 1947 montó su propio negocio fotográfico. Sus últimos trabajos incluyen muchos encargos sobre obras de arquitectura y construcciones industriales tales como el proyecto de la Ópera de Sydney, el cual le impulsó a dar un enfoque formalista a sus trabajos.

Al principio Dupain adoptó un estilo modernista inconfundible que contrastaba con el pictorialista que estaba entonces tan en boga. Sus fotos fueron haciéndose cada vez más abstractas, al utilizar variados enfoques y luces de contra que destacaban las siluetas y la simetría. Las formas geométricas de su conocida imagen "Sunbaker" (1937) eran típicas de su estilo.

(Datos de Encarta)


Max Dupain en 1938







viernes, 23 de octubre de 2009

Sánchez Ferlosio canta a Durruti




POR ALLÍ VIENE DURRUTI

Por allí viene Durruti
con una carta en la mano,
donde pone la miseria
de este pueblo soberano;

por allí viene Durruti
con un libro en el morral,
donde apunta los millones
que ha robado el capital.

Por allí viene Durruti
con catorce compañeros
y le dice a los patronos
lo que quieren los obreros;

por allí viene Durruti
con un pliego de papel,
a decirle a los soldados
que se salgan del cuartel.

Por allí viene Durruti
sin carroza y sin dinero,
saludando a todo el mundo,
campesino y jornalero;

por allí viene Durruti
con las tablas de la ley
pa que sepan los obreros
que no hay patria, Dios ni rey.


Letra de canciones, poemas y otros textos de chicho sánchez ferlosio, poesía Hiperión, 2008.




Gracias a Isla Kokotero por la idea ("Hoy, día 23 de octubre, a las 21 horas en el teatro El Albeitar, de León, (...) homenaje a Buenaventura Durruti que organiza la Confederación General del Trabajo, CGT").





Ver por primera vez (Pessoa / Caeiro)


Fotografía de Sabela Pez Gata (saca-grapas en Deviant)




Unos versos de un poema de Alberto Caeiro, heterónimo de Fernando Pessoa, a quien el autor portugués consideraba su maestro.

Vale más la pena ver una cosa siempre por primera vez que conocerla,
Porque conocer es como no haber visto nunca por primera vez,
Y no haber visto nunca por primera vez es sólo haber oído contar.


Vale mais a pena ver uma coisa sempre pela primeira vez que conhecê-la.
Porque conhecer é como nunca ter visto pela primeira vez,
E nunca ter visto pela primeira vez é só ter ouvido contar.



jueves, 22 de octubre de 2009

Soy un antiguo analfabeto (Mohamed Chukri)


SOY UN ANTIGUO ANALFABETO

Soy un antiguo analfabeto autodidacta que, más tarde, deseó transmitir a los demás aquello que había aprendido. Pero hoy resultaría bastante difícil para un analfabeto tener la misma trayectoria que yo seguí en aquella época. Además, de esta forma, he aprendido mucho más de los alumnos que de los profesores.

A la edad de 20 años, tuve la disyuntiva entre convertirme en contrabandista o ir a estudiar árabe y español a El Harache.

Leí mucho a los malditos, pero en Literatura no existe un único Dios, hay varios... ¡En el cielo, es otra cosa!

En mi vida me he enfrentado a tres desafíos: aprender a leer y a escribir, salir de esa clase social denigrada y, por último, sublimar mi vida a través de la escritura.

Cuando era más joven, vivía en una choza. Cuando comía, siempre había un ratón delante de mí que pedía algo de comer. Yo era el gran amigo de las cucarachas y de los ratones.

Frecuentaba el café Continental de Tetuán. Veía a un hombre que siempre llegaba muy elegante, bien arreglado, y al que todo el mundo saludaba.

Yo asistía a la Escuela Normal de Profesores. Vivía en una choza pero llevaba pajarita, quería ascender de categoría social. Un día, pregunté la identidad de ese señor. Me respondieron que era Mohamed Sabbag, el escritor más importante de la época. Era un poeta que escribió prosa poética, unos libritos que se leen en dos días.

Me dije: si escribiendo cosas así uno se vuelve muy importante en una sociedad, yo también voy a hacerme escritor.

Así es como decidí convertirme en escritor.


El artículo entero de Mohamed Chukri, publicado en Babelia el 29-3-2003.