.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 11 de enero de 2013

Adiós a Lêdo Ivo

*

Lêdo Ivo, periodista, escritor y poeta brasileño, falleció a los 88 años el pasado 23 de diciembre en Sevilla, donde se encontraba pasando unas vacaciones.

Nuestro adiós con su poema "El deseo":


EL DESEO

No quiero la eternidad
La trama interminable de una rueca que hila
Un día tras otro en la duración perpetua
Quiero ser el que pasa
La ligera nube blanca que se deshace en el espacio
La humareda de un reactor en el cielo vacío y claro
No me agrada o seduce vivir después de vivir
Más bien quiero el relámpago que rasga el cielo sombrío
Una hoja de álamo en el suelo de un viaje
Y la lluvia momentánea que cae sobre las ciudades
Prefiero un vuelo de pájaro a todo lo eterno
A todo lo duradero, prefiero lo perecedero
La sombra fugitiva en el día luminoso de los narcisos y rosas
Los instantes que rigen en la noche indecorosa
El amor de los amantes, sus gritos y gemidos
El pétalo fugaz herido por el otoño
Me contenta el trayecto entre una puerta abierta y una puerta cerrada
En plena madrugada o en la mañana más cándida
Mi Dios es relámpago
El breve resplandor antes del gran sueño
Me niego a durar y a permanecer
Nací para no ser y ser lo que no es
Después de tanto soñar y después de tanto vivir

Lêdo Ivo


Poema traducido por El transcriptor

El poema "La llamada eterna" fue publicado en el blog en 2011.

Un librito de Lêdo Ivo (en portugués)



O DESEJO

Não quero a eternidade
A trama interminável de uma roca que fia
Um dia após um dia na duração perpétua
Quero ser o que passa
A leve nuvem branca que se desfaz no espaço
A fumaça de um jato no céu vazio e claro
Não me agrada ou seduz viver após viver
Antes quero o relâmpago que rasga o céu sombrio
Uma folha de álamo no chão de uma viagem
E a chuva momentânea que cai sobre as cidades
Prefiro um voo de pássaro a tudo o que é eterno
A tudo que é durável, prefiro o perecível
A sombra fugidia no dia luminoso dos narcisos e rosas
Os instantes que regem na noite indecorosa
O amor dos amantes, seus gritos e gemidos
A pétala fugaz ferida pelo outono
Contenta-me o trajeto entre uma porta aberta e uma porta fechada
Em plena madrugada ou na manhã mais cândida
O meu Deus é relâmpago
O breve resplendor antes do grande sono
Recuso-me a durar e a permanecer
Nasci para não ser e ser o que não é
Após tanto sonhar e após tanto viver


2 comentarios:

Manuel Marcos dijo...

Bienvenido siempre, Ledo.

El transcriptor dijo...

Manuel, claro que todo adiós a un poeta es una bienvenida también, que nos lleva a releer sus versos.

Un abrazo.