.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 14 de enero de 2013

Juan Ramón Jiménez - El recuerdo

Desmemoria (Ilustración de Erika Kuhn)


EL RECUERDO

Como médanos de oro,
que vienen y que van, son los recuerdos.
El viento se los lleva,
y donde están, están,
y están donde estuvieron,
y donde habrán de estar... –Médanos de oro–.
Lo llenan todo, mar
total de oro inefable,
con todo el viento en él... –Son los recuerdos–.

Juan Ramón Jiménez

De su libro Piedra y cielo (1919)




2 comentarios:

Paco Campos dijo...

médano.

(Del ár. hisp. máydan, y este del ár. clás. maydān, explanada [de arena, propia para combatir]; cf. port. médão).


1. m. duna.

2. m. Montón de arena casi a flor de agua, en un paraje en que el mar tiene poco fondo.

Este Juan Ramón..., vaya palabrita: médano.
Se cuenta una anécdota (no sé si cierta, pero que encaja muy bien en el "perfil" del poeta): iba un día Don Juan Ramón caminando por la calle acompañado de un dilecto discípulo y de repente se detuvo, el poeta, y le preguntó a su acompañante: "¿has visto qué flores más bellas, cómo se llamarán?". "Son los heliotropos que usted tan a menudo cita en sus poemas, maestro".
Se desconoce si el discípulo siguió conservando la condición de dilecto.

Paco

El transcriptor dijo...

Gracias por el comentario, Paco. Yo conozco la anécdota con otros protagonistas y otra palabra.

Unamuno y Villaespesa pasean por el Retiro y éste le pregunta al primero. "Don Miguel, usted que sabe tanto, qué flores son esas del estanque?", a lo que respondió el maestro vasco: "Esas flores, querido amigo, son los nenúfares que tanto aparecen en sus versos"

Un saludo,

Pedro