.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

miércoles, 23 de enero de 2013

Un poema de Po Chü-i / Bai Juyi

*


Levantarse tarde y jugar con A-Ts’ui, de dos años

Toda la mañana me he quedado perversamente tumbado en la cama;
Ahora con el crepúsculo me levanto entre bostezos.
Mi caliente estufa no tarda en prender;
Ante el frío espejo, tardo en peinarme.
Con nieve derretida hago un té fragante;
Aderezándolo con requesón, cocino un pastel de leche.
Ante mi pereza y mi glotonería nadie salvo yo se ríe;
Nadie salvo yo conoce mi alegre energía.
El sabor de mi vino es suave y no hace daño;
Las notas de mi arpa son dulces y no provocan a la tristeza.
A las Tres alegrías del libro de Mencio
He añadido la cuarta de jugar con mi hijo.

Po Chü-i


Leído en Cienta setenta poemas chinos. Edición de Lucía Carro Marina. Editorial Biblioteca Nueva, Madrid, 1999 [en esta edición, el nombre del poeta aparece como Po Chü-i]


Bai Juyi (chino: 白居易, pinyin: Bai Juyi, Wade-Giles: Po Chü-i) (Xinzheng, Henan, China; 772 - 846) es un escritor chino de la dinastía Tang.

Influido por el movimiento a favor de la lengua antigua de Han Yu, quiso regresar a una poesía más directa, más sencilla; se inspiró en canciones populares y se dice que se deshacía de todos los poemas que sus sirvientes no entendieran.



2 comentarios:

Paco Campos dijo...

Delicioso y recomendable, aunque no estoy muy seguro de que la señora Merkel estuviese de acuerdo con la propuesta

Paco

Carmen Troncoso dijo...

Suave lujuria de los días tranquilos,