.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 1 de febrero de 2013

Günter Eich - Vivo casi sin dolor

Günter Eich en los años sesenta
(© Stiftung Haus der Geschichte der Bundesrepublik Deutschland)


"Günter Eich fue el poeta en lengua alemana más influyente de la posguerra. Paradójicamente, su obra vive hoy en un injusto olvido. Una edición bilingüe recupera ahora el trabajo de un autor que buscó la expresión subversiva en medio de un lenguaje pervertido por los nazis." 

(De la reseña de Cecilia Dreymüller citada más abajo, 5-noviembre-2005)



VIVO CASI SIN DOLOR

Hay quien tiene recuerdos,
hay quien tiene deseos,
y los pensamientos no se detienen.
No pienso en nada.
Camino sin dolor
por un paisaje en el que quizás
los árboles sólo son sombras de bosques más lejanos.
Oh luces, cuya luz viene quizás de las estrellas,
oh arena que piso al andar, ¿de dónde vienes?

Mis pies andan, mis ojos ven.
De vez en cuando se me ocurren cosas que no he visto.
Un prado, se me ocurre, que es mi amante,
un viento, se me ocurre, que sopló hace años.

Günter Eich


De su libro El legado escrito de Johann Gottfried Seume (Nach Seumes Papieren, 1972), incluído en Poesías completas (Günter Eich) introducción, prólogo, traducción y notas de Aina Torrent-Lenzen. Edición bilingüe. La Poesía, señor hidalgo, 2005.

Reseña de esta excelente edición en El País (5-11-2005) escrita por Cecilia Dreymüller.

Günter Eich (Lebus (Brandeburgo), 1 de febrero de 1907 – Salzburgo, 20 de diciembre de 1972). Poeta, dramaturgo y compositor de obras para radio que fue miembro del Grupo 47.




ICH LEBE FAST OHNE SCHMERZEN

Manche haben Erinnerungen,
manche haben Wünsche,
und Gedanken hören nicht auf.
Ich denke an nichts.
Ich gehe onhe Schmerzen
in eine Landschaft, wo vielleicht
die Bäume nur Schatten sind von entfernteren Wäldern.
O Lichter, deren Licht vielleicht aus Sternen kommt –
o Sand, auf den ich trete, woher kommst du?

Es gehen meine Füße, meine Auge sehen.
Zuweilen fallen mir ungesehene Dinge ein.
Eine Wiese fällt mir ein, die meine Geliebte ist,
ein Wind fällt mir ein, der von Jahren wehte.