.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 13 de mayo de 2013

Joan Margarit - Principios y finales

Fotografía de  Seren Coşkun



PRINCIPIOS Y FINALES

Un tiempo fui una chica con futuro.
Podía leer a Horacio y a Virgilio en latín
y recitar a Keats completo de memoria.
Al entrar en sus cuevas, los adultos
me capturaron: comencé a parir
hijos de un hombre estúpido y creído.
Ahora cuando puedo lleno el vaso
y lloro al recordar algún verso de Keats.
Una no sabe, cuando es joven,
que no hay lugar alguno
donde poder quedarse para siempre.
Y le parece extraño si no llega
aquel o aquella en quien hallar descanso.
Una ignora, de joven, que los principios
no se parecen nunca a los finales.

Joan Margarit


Leído en Rua das Pretas





Página de Joan Margarit



PRINCIPIS I FINALS

Un temps, vaig ser una noia de futur.
Podia llegir Horaci i Virgili en llatí,
recitar de memòria tot Keats.
Però, entrant en les coves dels adults,
em van caçar i vaig començar a parir
els fills d’un home estúpid i cregut.
Ara m’empleno el vas sempre que puc
i ploro si recordo un vers de Keats.
Una no sap, de jove, que cap lloc
no és el lloc on podrà restar per sempre.
També s’estranya quan no arriba mai
aquell o aquella en qui trobar descans.
Una ignora, de jove, que els principis
no tenen res a veure amb els finals.


2 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Creo que ya te comenté que Joan Margarit fue mi profesor de Cálculo de Estructuras, un privilegio haber tenido un poeta de profesor de cálculo.
La obra de Margarit es extraordinaria, de una sensibilidad matemática deliciosa.
Salud
Francesc Cornadó

El transcriptor dijo...

Lamentablemente, yo conocí tarde a Margarit. Fue con " Casa de Misericordia", que me sorprendió y encantó. Quisiera comprar otro.

Acabo de echar un vistazo a su bibliografía, y veo que tiene una obra titulada "Cáculo de estructuras", precisamente, la anterior a "Casa de Misericordia". Exacta palabra la de "privilegio" para definir lo que cuentas.

Salud, Francesc.