.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

martes, 15 de octubre de 2013

Bernini - El éxtasis de Santa Teresa






"Human sexuality or even the senses cannot have the primacy for Bernini which they do for us. The shocking reciprocal movement which grabs our attention so forcibly is not intended as sensational; it aims to jar us into another place entirely." 

Robert Harbison


(Texto y fotografías, de autor desconocido, en Photo Tractatus - Flickr)




2 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

preciosa escultura.

Bernini fue un gran artista, un escultor, arquitecto y pintor de notable talento. El joven Gian Lorenzo evolucionó desde el manierismo que había aprendido de su padre hasta un barroco depurado.

Gracias al rigor que exige la práctica de la arquitectura, su arte fue más acrisolado que el de los maestros barrocos que le habían precedido, Caravaggio, Carracci o Rubens que, con su magnífica y delicuescente expresión de cartón, habían abierto la senda del barroco más mórbido y sensual.

Gian Lorenzo Bernini sufrió los efectos colaterales del Concilio de Trento. En efecto, con el martillo de la Contrarreforma y con el cincel de hierro del dogma destruyó, a golpes de mazo, el orden riguroso del arte del Renacimiento -de Brunelleschi, de Botticelli, de Rafael, de Miguel Ángel.

Los artistas florentinos amigos de Ficino, buscaban la sustancia espiritual dentro de la materia, esculpían mármoles, arrancaban lo que sobraba del bloque marmóreo para dejar el alma al descubierto.

Bernini quiso superar la idea neoplatónica y para ello se agenció de mallos jesuíticos y, con el escoplo de la Contrarreforma, acometió a trancazos contra las piedras y retorció columnas convirtiendo un orden compuesto en un fuste salomónico. Exageró la retórica, los ropajes y las filigranas y con todo este material, atenuando la expresión, dispuso bajo unos rayos de oro un Éxtasis de Santa Teresa que es una muestra de exudación sensiblera.

El transcriptor dijo...

Chapeau, Francesc. Gracias por la lección.

¡Salud!