.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 4 de octubre de 2013

Simon Jean y Neil Young - Heart of gold



El título de esta fotografía de Simon Jean es "Heart of gold". De inmediato me acordé de una canción con el mismo título de Neil Young en su álbum Harvest, un disco magnífico.


HEART OF GOLD

I want to live,
I want to give
I've been a miner
For a heart of gold.
It's these expressions
I never give
That keep me searching
For a heart of gold
And I'm getting old.
Keeps me searching
For a heart of gold
And I'm getting old.

I've been to Hollywood
I've been to Redwood
I crossed the ocean
For a heart of gold
I've been in my mind,
It's such a fine line
That keeps me searching
For a heart of gold
And I'm getting old.
Keeps me searching
For a heart of gold
And I'm getting old.

Keep me searching
For a heart of gold
You keep me searching
For a heart of gold
And I'm getting old.
I've been a miner
For a heart of gold.








5 comentarios:

Paco Campos dijo...

No sé si el corazón, que no se ve, es de oro, pero lo que se ve... me recuerda la primera frase (creo) que pronuncia Igor, el simpático y entrañable jorobado de "El jovencito Frankenstein". ¿Alguien la recuerda?

¡Ay, Señor... cuántos circunloquios ("requilorios" o "reviravoltas" en galego) para no ser políticamente incorrecto!
Paco

Paco Campos dijo...

Perdón, es que se me fue la "olla" con tanto metal precioso: magnífica canción la de "Heart of Gold" (¡qué bien suena esa armónica), aunque mi preferida del viejo pero joven y combativo Neil (fue de los pocos que le hicieron frente a Mr. Bush cuando lo de Irak y grabó un álbum contra las mentiras que contaron), decía que mi preferida es "Harvest moon", la luna de la cosecha, cima del country.

Paco

El transcriptor dijo...

Lo de Igor tenía que ver con esas argollas grandes para llamar a las puertas, ¿no, Paco?

Me gusta lo de "requilorios" y "reviravoltas".

En relación con con tus palabras sobre el corazón y lo que se ve, me acuerdo de unos versos del "Romance de la pena negra" de Lorca, donde de Soledad Montoya se dice:

Yunques ahumados sus pechos,
gimen canciones redondas.

Bella metáfora.

Yo le tengo especial cariño a este disco entero de Neil Young porque lo conocí a través de él cuando tenía 15 años o así, y me gusta todo, todo. Después vinieron otros discos suyos, pero éste siempre tiene un hueco especial en la memoria.

A propósito de gallego, quería publicar aquí otra de las historias de Álvaro Cunqueiro, de su libro "Os outros feirantes", pero en galego, a palo seco, porque no tengo tiempo ahora para traducirlo.

Le tengo especial cariño a ésta (http://lo-bueno-si-breve.blogspot.com.es/2009/10/tristan-garcia-alvaro-cunqueiro.html), pero hay más tesoros en él.

Unha aperta, Paco

Pedro

Paco Campos dijo...

creo que la frase (en el doblaje en castellano) era: ¡vaya par de aldabas! (¿ o tal vez eran argollas?)

Cunqueiro es él solo un océano, como lo es Pessoa.

Boa fin de semana

Paco

El transcriptor dijo...

Exacto, esa era la frase, la de las aldabas, pero ahora no estoy seguro de si la decía Igor. Yo creo que era el doctor Fronkostin y que la bella lo entendía como un piropo, y así se lo agradecía.

Viva Cunqueiro, pois.


Bom fim de semana