.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

jueves, 30 de enero de 2014

80 aniversario de Claudio Rodríguez

Fotografía de Gorka Lejarcegi


El 30 de enero de 1934 nació en Zamora, la bien cercada, el poeta Claudio Rodríguez, que nos dejó el 22 de julio de 1999 en Madrid.

A su amparo nació este blog que lleva como título ese verso fulgurante del poema "La mañana del búho", incluido en su último libro, Casi una leyenda (1991): 

Como cantaba mayo en la noche de enero.

Aquí seguimos, escuchando ese canto. Alcemos un vaso de buen tinto de Toro por él. Quién pudiera beberlo en la Calle de los Herreros. ¡Salud, Claudio! A falta de tu verbo vivo, tus versos nos siguen iluminando.



Fotografía de Ojos que ven - Deviant


TAN SÓLO UNA SONRISA

Sólo se pierde lo que no se ama.
¿O aquello que se ama?
Cuando el remordimiento llega al conocimiento,
altas tapias por fuera
y ventanas por dentro, llega a veces
una sonrisa pasajera, como
la tuya de ahora.
Aunque no te conozco, niña apenas,
pero con carne prieta de mujer,
tengo la silenciosa
llave febril con la que estoy entrando,
sin claridad y sin fijeza,
y quizas a deshora,
en tu boca entornada
sólo por un momento, como el amor del aire
o la sorpresa de la soledad.

Y la columna del aliento,
tan fugitiva e imperecedera,
el movimiento oculto de tus labios carnosos,
con demasiado aplomo y embusteros,
me hacen vivir en ellos:
en tus encías, en tus dientes, no
en tus ojos.

Contemplo tu sonrisa
que me hilvana y me cose,
con esa libertad tan misteriosa
que es juventud y casi menosprecio.

Adiós, adiós. Recordaré, a la sombra
de otros labios más claros que los tuyos,
esta aventura silenciosa.
No ha sido nada: sólo una sonrisa.

Claudio Rodríguez


De su libro El vuelo de la celebración, Visor, 1976.



Un milagro llamado Claudio Rodríguez, Javier García Marcos (El País, 14-8-2010)


"hablar de las palabras es perder las palabras", entrevista de Javier Ochoa Hidalgo (1999)






3 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

No solo he alzado el vaso, me lo he bebido. Por él, por sus palabras, por la palabra.
Salud-os

Pedro Alonso dijo...

Felicidades. Suscribo el comentario anterior. Sigue así. Un abrazo

El transcriptor dijo...

Amando, Pedro,

gracias a vosotros, y a vuestra salud también.

Pedro