.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 31 de enero de 2014

Y adiós a Félix Grande...


Vaya semana... Empezó con José Emilio Pacheco, luego fue el turno de Pete Seeger y ahora le han dado la vez a Félix Grande, que ha muerto ayer en Madrid, a  los 74 años.

No tengo ningún libro de Félix Grande, pero buscando he dado con este poema, que recuerdo haber leído hace mucho en alguna antología o revista.

Sic tibi terra levis.



DAME UNGÜENTO DE CARNE, LOBA

La prisa despareja con que miro tu piel
la premura apretada con que altero tu cuerpo
y este desasosiego en que empapo mi lengua
para hablarle a tu carne y lamer a tu voz
son como ávidas gotas de estaño compasivo
que busca aminorar las grietas de la muerte

La planta de la edad nos chupa nuestros días
abriéndose como una flor negra, abominable
y en este esplendor de hoy se oculta la simiente
de una desposesión calcinada y perversa
como la del desierto. En el calcio del tacto
hay una lenta caries que nos invade desde
el fin aterrador del tiempo y de la vida

Presuroso y perdido unto en mí tu persona
y soy un bulto de hombre y de loco y de perro
que corre por tu cuerpo y a la vez por un túnel
despavoridamente lamiendo en las tinieblas


Leído en Poemas del alma, donde hay, además, una breve biografía.


Adiós a Félix Grande: Caeré diciendo que era buena la vida, Javier Rodríguez Marcos (El País, 30-1-2014)

Huffington Post



Y aquí unos versos escritos en 1974, Poética, recitados por Grande en noviembre de 2013: 




Presentación del ciclo de Poética y Poesía ofrecido por Félix Grande el 26 y 28 de noviembre de 2013 en la Fundación Juan March.


POÉTICA

Tal como están las cosas
tal como va la herida

puede venir el fin
desde cualquier lugar

Pero caeré diciendo
que era buena la vida

y que valía la pena
vivir y reventar

Puedo morir de insomnio
de angustia o de terror

o de cirrosis o de
soledad o de pena

Pero hasta el mismo fin
me durará el fervor

me moriré diciendo
que la vida era buena

Puedo quedar sin casa
sin gente sin visita

descalzo y sin mendrugo
ni nada en mi alacena

Sospecho que mi vida
será así y ya está escrita

Pero caeré diciendo
que la vida era buena

Puede matarme el asco
la vergüenza o el tedio

o la venal tortura
o una bomba homicida

ni este mundo ni yo
tenemos ya remedio

Pero caeré diciendo
que era buena la vida

Tal como están las cosas
mi corazón se llena

de puertas que se cierran
con cansancio o temor

Pero caeré diciendo
que la vida era buena:

La quiero para siempre
con muchísimo amor


(Fuente: Blog Poéticas - Poesía sobre poesía)


Aunque nacido en Merida, creció en Tomelloso, así que hablar de poeta extremeño es como decir que León Felipe era un poeta zamorano por haber nacido en Tábara y pasado allí un breve tiempo de su primera infancia. Mejor dejar las etiquetas.

Sin embargo, como despedida, vaya desde esta tierra, aquí al lado de la frontera portuguesa, Camarón cantando unos tangos extremeños, dado que Grande era un gran amante del flamenco y experto flamencólogo.