.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

miércoles, 30 de julio de 2014

Lila Downs - El bracero fracasado




EL BRACERO FRACASADO

Cuando yo salí del rancho
no llevaba ni calzones,
pero sí llegue a Tijuana
de puritos aventones.

Como no traía dinero,
me paraba en las esquinas,
para ver a quien gorreaba
los pescuezos de gallina.

Yo quería cruzar la línea
de la unión americana,
yo quería ganar dinero
porque esa era mi tirada.

Como no traía papeles,
mucho menos pasaportes,
me aventé cruzando cerros
yo solito y sin coyotes.

Después verán como me fue:
Llegue a Santa Ana con las patas bien peladas, los huaraches que llevaba se acabaron de volada, el sombrero y la camisa los perdí en la correteada que me dieron unos "gueros" que ya mero me agarraban.

Ya llegué a la carretera,
muerto de hambre y desvelado,
me subí en un tren carguero
que venía de Colorado.

Y con rumbo a San Francisco,
de un vagón me fui colado,
pero con tan mala suerte
que en Salinas me agarraron

Después verán cómo me fue:
Llegó la migra, de la mano me agarraron, me decían no sé qué cosas, en inglés me regañaron, me dijeron los gabachos: "Te regresas pa' tu rancho", pero yo sentí buen gacho regresar pa' mi terruño, de bracero fracasado sin dinero y sin hilacho, de bracero fracasado sin dinero y sin hilacho...






(Fotografía de Guillermo Buelna: Amanecer en Tijuana)