.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 1 de septiembre de 2014

Dos poemas de Claudio Rodríguez




SOMBRA DE LA AMAPOLA

Antes de que la luz llegue a su ansia
muy de mañana,
de que el pétalo se haga
voz de niñez,
vivo tu sombra alzada y sorprendida
de humildad, nunca oscura,
con sal y azúcar,
con su trino hacia el cielo,
herida y conmovida a ras de tierra.

Junto a la hierbabuena,
este pequeño nido
que está temblando, que está acariciando
el campo, dentro casi
del surco,
amapola sin humo,
tú, con tu sombra, sin desesperanza,
estás acompañando
mi olvido sin semilla.
Te estoy acompañando.
No estás sola.


***********************


GIRASOL

Esta cara bonita,
este regazo que fue flor y queda
tan pronto encinta y yo la quiero, y ahora
me lo arrimo, y me entra
su luminosa rotación sencilla,
su danza que es cosecha,
por el alma esta tarde
de septiembre, de buena
ventura porque ahora tú, valiente
girasol de tan ciega
mirada, tú me hacías mucha falta
con tu postura de perdón tras esa
campaña soleada
de altanería, a tierra
la cabeza, vencida
por tanto grano, tan loca empresa.


Claudio Rodríguez


Siempre nos quedará su claridad, artículo de Tomás Sánchez Santiago en La Opinión de Zamora (21-7-2014)





(Fotografía de Markus Sperling)