.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 24 de octubre de 2014

Eugenio Montejo - Los árboles




LOS ÁRBOLES

Hablan poco los árboles, se sabe.
Pasan la vida entera meditando
y moviendo sus ramas.
Basta mirarlos en otoño
cuando se juntan en los parques:
sólo conversan los más viejos,
los que reparten las nubes y los pájaros,
pero su voz se pierde entre las hojas
y muy poco nos llega, casi nada.
Es difícil llenar un breve libro
con pensamientos de árboles.
Todo en ellos es vago, fragmentario.
Hoy, por ejemplo, al escuchar el grito
de un tordo negro, ya en camino a casa,
grito final de quien no aguarda otro verano,
comprendí que en su voz hablaba un árbol,
uno de tantos,
pero no sé qué hacer con ese grito,
no sé cómo anotarlo.

Eugenio Montejo





(Foto de Gustavo Gomes)




3 comentarios:

Anónimo dijo...

...Los árboles nos hablan (yo les hablo...) ah!, cuántas historias podría contar si tuviera el don de unir palabras y sentimientos...

Adoro las fotografías de otoño,

Bicos, Pedro.

María

El transcriptor dijo...

Y tienes la suerte de vivir en una región con muchos árboles, mucho verde, María.

Que puedas contar algún día esas historias.

Beijinhos,

Pedro

Nicky Sciavo dijo...

Qué bello escrito.
Si pudiéramos oír lo que dicen, lo que nos dicen... no sé si nos dirían cosas buenas y bellas, si nos contarían tantas y tantas historias maravillosas o nos reprocharían tanto...

Quizá si prestáramos más atención....
Quizá con "otro tipo" de oídos...

Hermoso.
Gracias por compartirlo.

Buen finde.