.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 13 de abril de 2015

Adiós a Eduardo Galeano



¡Vaya una manera de empezar la semana! Hoy han muerto Günter Grass y Eduardo Galeano. Hace unos dias fue Tomas Tranströmer.

Adiós, Eduardo, adiós.



Abril
13

No supimos verte

En el año 2009, en el atrio del convento de Maní de Yucatán, cuarenta y dos frailes franciscanos cumplieron una ceremonia de desagravio a la cultura indígena:

Pedimos perdón al pueblo maya, por no haber entendido su cosmovisión, su religión, por negar sus divinidades; por no haber respetado su cultura, por haberle impuesto durante muchos siglos una religión que no entendían, por haber satanizado sus prácticas religiosas y por haber dicho y escrito que eran obra del Demonio y que sus ídolos eran el mismo Satanás materializado.

Cuatro siglos y medio antes, en ese mismo lugar, otro fraile franciscano, Diego de Landa, había quemado los libros mayas, que guardaban ocho siglos de memoria colectiva.


El texto elegido para despedir a Eduardo Galeano pertenece a Los hijos de los días, Siglo XXI de España, 2012. La obra consta de tantos breves capítulos como días tiene el año.



Este libro tiene como epígrafe inicial estos versos de "El Génesis, según los mayas":

Y los días se echaron a caminar.
Y ellos, los días, nos hicieron.
Y así fuimos nacidos nosotros,
los hijos de los días,
los averiguadores,
los buscadores de la vida.