.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 6 de abril de 2015

Adiós a Tomas Tranströmer



El pasado día 26 de marzo falleció en Estocolmo el poeta sueco Tomas Tranströmer, que había recibido el Premio Nobel de Literatura en 2011.

Lo despedimos con un poema en prosa de su libro Para vivos y muertos (1989) y dos haikus de 29 haikus y otros poemas (2003)



MADRIGAL

Heredé un bosque oscuro donde rara vez voy. Pero llegará un día en que muertos y vivos cambien de sitio. Entonces, el bosque se pondrá en movimiento. Aún nos queda esperanza. A pesar del trabajo de numerosos policías, el crimen más grave queda sin resolver. Del mismo modo, hay en algún lugar de nuestras vidas un gran amor sin resolver. Heredé un bosque oscuro, pero hoy camino por otro bosque, el claro. ¡Todo lo viviente que canta serpea se sacude y repta! Es primavera y el aire es muy intenso. Me he graduado en la universidad del olvido y tengo las manos tan vacías como la camisa que cuelga en la cuerda.


* * *


Me ve la muerte:
problema de ajedrez.
Ya lo ha resuelto.



¡Salve, ruiseñor!
Desde lo hondo crece:
vamos ocultos.




Fuente: El cielo a medio hacer (Tomas Tranströmer) Traducción de Roberto Mascaró, Nørdicalibros, 2010.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo maravilloso de "Los Grandes" es que viven para siempre...Me ha encantado!!.

Bicos,

María

El transcriptor dijo...

Adentrémonos en estos bosques septentrionales, María, a ver qué sorpresas nos depara el camino.

Bicos,

Pedro