.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

jueves, 30 de abril de 2015

Lluis Llach - Laura




LAURA

I avui que et puc fer una cançó
recordo quan vas arribar
amb el misteri dels senzills,
els ulls inquiets, el cos altiu;
i amb la rialla dels teus dits
vares omplir els meus acords
amb cada nota del teu nom, Laura.

M’és tan difícil recordar
quants escenaris han sentit
la nostra angoixa per l’avui,
la nostra joia pel demà...
A casa enmig de tants companys,
o a un trist exili mar enllà,
mai no ha mancat el teu alè, Laura.

I si l’atzar et porta lluny,
que els déus et guardin el camí,
que t’acompanyin els ocells,
que t’acaronin els estels;
i en un racó d’aquesta veu,
mentre la pugui fer sentir,
hi haurà amagat sempre el teu so, Laura.

Lluis Llach

* * *

LAURA


Y hoy que puedo escribirte una canción
recuerdo cuando llegaste
con el misterio de los sencillos,
inquietos los ojos, el cuerpo altivo.
Con la sonrisa de tus dedos
llenaste mis acordes
con cada nota de tu nombre, Laura.


Me es muy difícil recordar
cuantos escenarios han vivido
nuestra angustia por el hoy,
nuestra alegría por el mañana...
En casa, entre tantos compañeros,
o en un triste exilio allende el mar
nunca ha faltado tu aliento, Laura.


Y si el azar te lleva lejos
que los dioses guarden tu camino,
que te acompañen los pájaros,
que te acaricien las estrellas.
Y en un rincón de esta voz
mientras pueda hacerla oír
siempre estará escondido tu sonido, Laura.



La letra en el catalán original y la versión en castellano proceden de la web oficial de Lluis Llach (© Edicions l’Empordà)



;






(Fotografía de Lou Noble - Flickr)




2 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Laura era la guitarrista que acompañó a Llach durante muchos años. Una interprete extraordinaria.
Saludos
Francesc Cornadó

El transcriptor dijo...

Para mí, en el recuerdo, esta canción va unida a la "Lucía" de Serrat... Dos canciones dedicadas a mujeres, que vienen de Cataluña, una en catalán, otra en castellano; bellísimas ambas.

Salud, Francesc