.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 4 de septiembre de 2015

Adiós a Carlos Sahagún



El pasado 28 de agosto murió el poeta Carlos Sahagún. Hacía mucho, mucho tiempo que no lo leía, y a raíz de la noticia, estoy releyendo algunos de sus versos, como estos.

Sit tibi terra levis.





Aquí empieza la historia. Fue una noche
en que se habían puesto las palomas
más blancas, más tranquilas. Como siempre
salí al jardín. Alrededor no había
nadie: la misma flor de ayer, la misma
paz, las mismas ventanas, el sol mismo.
Alrededor no había nadie: un árbol,
un estanque, ceniza de aquel monte
lejano. Alrededor no había nadie.
Pero ¿qué es este viendo, quién me coge
el corazón y lo levanta en vilo? Una
muchacha azul en la orfandad del aire
ordenaba los pájaros. Sus manos
acariciaban con piedad el árbol,
y el estanque, y aquel lejano monte
ceniciento. El jardín ardía al sol.
La miré. Nada. La miré de nuevo,
y nada, y nada. Alrededor, la tarde.


* * * * * * * * * *


Soneto

Están doblando a madre las campanas
y el corazón está sonando a llanto.
Un niño, en los senderos del espanto,
huye a unas faldas limpias y lejanas.

El pasado nos abre las ventanas
y penetran sus sombras con el canto.
Al niño de mi historia lo levanto
hasta la luz de todos los mañanas.

Están doblando a madre las palmeras
de mi ciudad. Y yo, en Madrid. Tan lejos
que se me perderán en el camino

todas estas palabras verdaderas.
Madre en el fondo azul de los espejos
de este hotel, donde el llanto es clandestino.




Carlos Sahagún es un poeta español, nacido el 4 de junio de 1938 en Alicante. A los 24 años dejó su ciudad para completar la carrera de Filosofía y Letras en Madrid, donde tiempo después obtuvo la licenciatura en Filología Románica. Trabajó como Catedrático de Lengua y Literatura Española en diversas universidades, y estuvo a cargo de la planificación del programa de enseñanza de español y de los exámenes orales en la Universidad de Exeter, Inglaterra. Ha recibido importantes premios, como son el Nacional de Poesía, el Adonais y el Boscán.

Su poesía se caracteriza por poseer una estructura formal y balanceada; sea que hable de la tierna infancia como de las dificultades de la vida adulta, o incluso en poemas donde los elementos racionales escasean en pos de figuras propias de los sueños y la fantasía, el paso del tiempo parece ser una carga de la cual el escritor no ha sabido deshacerse. También se notan en sus versos las cicatrices propias de quien ha vivido la Guerra Civil y la posguerra, a pesar de haber nacido en medio de dicho conflicto. Entre sus libros publicados, encontramos "Hombre naciente", "Profecías del agua" y "Como si hubiera muerto un niño".


(Datos y primer poema: Poemas del alma). El soneto, en A media voz, donde puede leerse casi una treintena de sus poemas)



"Carlos Sahagún, un poeta en la frontera", de Ángel Luis Prieto de Paula, en POEMAD, revista de poesía.