.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 9 de noviembre de 2015

Góngora y Blas de Otero




Un soneto escrito por Luis de Góngora en 1582.


Suspiros tristes, lágrimas cansadas,
que lanza el corazón, los ojos llueven,
los troncos bañan y las ramas mueven
de estas ramas a Alcides consagradas;

Mas del viento las fuerzas conjuradas,
los suspiros desatan y remueven,
y los troncos las lágrimas se beben,
mal ellos, y peor ellas derramadas;

Y aun de mi tierno rostro aquel tributo
que dan mis ojos, invisible mano
de sombra o viento me lo deja enjuto,

porque aquel ángel fieramente humano
no crea mi dolor, y así es mi fruto
llorar sin premio y suspirar en vano.

Luis de Góngora


Notas:

Alcides es Hércules, y el árbol de Alcides es el álamo. Remover es 'hacer desaparecer'. Tierno significa 'húmedo', en este caso, 'lloroso'. "Porque" tiene el sentido de 'para que'.



HOMBRE

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,
al borde del abismo, estoy clamando
a Dios. Y su silencio, retumbando,
ahoga mi voz en el vacío inerte.

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte
despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo
oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando
solo. Arañando sombras para verte.

Alzo la mano, y tú me la cercenas.
Abro los ojos: me los sajas vivos.
Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.
Ser —y no ser— eternos, fugitivos.
¡Ángel con grandes alas de cadenas!

Blas de Otero


De su libro Ángel fieramente humano (1950)





(Pintura de Lorenzo Costa - Venus (detalle) - 1515-1518)