.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 11 de diciembre de 2015

Os Mutantes - Le premier bonheur du jour





Esto fue escrito en 1999 por Martín Pérez, pero sirve como presentación del grupo brasileño Os Mutantes, que aparecen por primera vez en el blog, si bien cantando en francés, no en portugués: Le prémier bonheur du jour, año 1968.


"Hace treinta años, los hermanos Arnaldo y Sergio Dias Baptista y una joven llamada Rita Lee Jones formaron Os Mutantes. Apenas empezaron a tocar, fueron silbados hasta el cansancio y reclutados por Gilberto Gil y Caetano Veloso cuando el Tropicalismo se enfrentaba a la dictadura brasilera. Durante casi una década, fueron la banda de rock más popular de Brasil. Se separaron en 1976. Rita Lee se transformó en la madre del rock brasilero y Arnaldo, en el Syd Barret paulista. Venerados por Kurt Cobain, Beck y los Beastie Boys, con una reciente reedición a cargo de David Byrne, el mundo empieza a descubrir el secreto mejor guardado del rock latinoamericano."


Y de lo que sigue en su artículo, otro fragmento:


Autodidactas pop sin censura cultural alguna, su música de entonces suena hoy desde los compacts recién reeditados como un collage estilístico capaz de rivalizar con la obra de los más reverenciados y atrevidos artistas del pop actual, como Beck o los Beastie Boys, que han confesado su admiración por el conjunto brasileño. “Os Mutantes hicieron a fines de los 60 el pop en technicolor más increíble del mundo”, escribió el mensuario norteamericano Details en mayo de este año. “Se llamaban a sí mismos Os Mutantes e hicieron todo para merecer semejante nombre: en su mejor momento, a fines de los 60, eran sólo tres jóvenes brasileños tratando de unir a los Beatles con John Cage”, se lee en la revista Ray Gun. “En los 60, se produjo en Brasil una explosión creativa que aún reverbera en todo el mundo. Y Os Mutantes fue la banda más extrema de aquel período. Su canibalismo creativo produjo gemas psicodélicas como pocas”, escribió David Byrne.


Martín Pérez, desde Argentina, en Radar.


 © Paul Almasy/CORBIS