.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 18 de marzo de 2016

Charles Simic - Las nubes se amontonan




LAS NUBES SE AMONTONAN

Parecía ser el tipo de vida que queríamos.
Comíamos frutillas con crema a la mañana.
Entraba el sol en todas las habitaciones.
Paseábamos desnudos por la orilla del mar.

Sentíamos, sin embargo, algunas noches
incertidumbre por lo que pudiera suceder.
Igual que actores trágicos en un teatro en llamas,
con pájaros rondándonos en círculos,
extrañamente quietos los sombríos pinos
y cada piedra bajo nuestros pies roja por el crepúsculo.

Estábamos de vuelta en la terraza tomándonos un vino,
¿por qué siempre el atisbo de un final infeliz?
Unas nubes de aspecto casi humano
se iban amontonando sobre el horizonte;
el resto seguía siendo igual de hermoso:
soplaba suave el viento, el mar en calma.

Cae sobre nosotros de súbito la noche, sin estrellas.
Encendés una vela, y la llevás, desnuda,
a nuestra habitación y la apagás de pronto.
El pasto y los sombríos pinos extrañamente quietos.

Charles Simic



(Traducción de Zaidenwerg)



CLOUDS GATHERING

It seemed the kind of life we wanted.
Wild strawberries and cream in the morning.
Sunlight in every room.
The two of us walking by the sea naked.

Some evenings, however, we found ourselves
Unsure of what comes next.
Like tragic actors in a theater on fire,
With birds circling over our heads,
The dark pines strangely still,
Each rock we stepped on bloodied by the sunset.

We were back on our terrace sipping wine.
Why always this hint of an unhappy ending?
Clouds of almost human appearance
Gathering on the horizon, but the rest lovely
With the air so mild and the sea untroubled.

The night suddenly upon us, a starless night.
You lighting a candle, carrying it naked
Into our bedroom and blowing it out quickly.
The dark pines and grasses strangely still.



(Fotografía de André Josselin - Flickr)