.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

domingo, 31 de julio de 2016

Martín López-Vega - Las bañistas




LAS BAÑISTAS

Me pregunto si alguna vez duerme el deseo,
si es posible, por ejemplo, contemplar
a esas bañistas del río que componen
un cuadro de extraña belleza
y escuchar tan sólo la secreta música del instante,
el arrullo del río, la perfecta composición
de los tres cuerpos y ese árbol solitario
de la orilla.
              Admirar por sí misma
la curva fluvial de sus pechos, de sus nalgas ,
la canción de su juventud y la de la risa
que comparten
                          tras algo que ha dicho una de ellas.
Observar
                quieto
                            cómo otra se suelta los negros cabellos
salpicando a las demás,
que vuelven a reír,
                          conscientes de haber alcanzado
alguna secreta armonía con el mundo.

Contemplar la escena
                                        en sí misma,
la canción salvaje de sus cuerpos al sol,
sin pensar en mi hipotética presencia en ella,
que habría de romper esa armonía,
sin pensar en acariciar esos muslos y esos pechos,
ni en besar los labios que apenas se adivinan
en la escondida distancia.

Me pregunto si alguna vez duerme el deseo,
y si duerme alguna vez la memoria:
                                                        si sería posible también
contemplar esa escena
                                        y no reconocer un río recordado,
el lunar estratégico de otro cuerpo amado,
la risa que una vez provocamos en ciertos labios.

¿Duerme el deseo? ¿Duerme la memoria?
No duerme la pregunta.


Martín López-Vega



(Fotografía: Raoul Hausmann, c. 1930)