.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 22 de agosto de 2016

Charles Simic - El monstruo ama su laberinto. Cuadernos




Volví de comer cinco minutos más tarde y mi jefe en la compañía de seguros donde trabajaba me llamó públicamente la atención, diciendome que era un irresponsable delante de otros veinte o treinta esclavos. Estuve un rato echando humo en mi cubículo, pero entonces me incorporé lentamente, me colgué la bufanda del cuello, me puse los guantes a la vista de todo el mundo y salí de la oficina sin mirar atrás. No tenía abrigo y en la acera caía la nieve, pero me sentí loco de alegría, casi mareado por ser libre.

* * * * *

Todas las vidas son extrañas, pero las vidas de los inmigrantes y los exiliados lo son aún más. Mis padres murieron muy lejos de donde nacieron. Sus vidas no fueron como las habían imaginado. Hasta cuando tenía ochenta y ocho años y se alojaba en una residencia de ancianos de Dover, New Hampshire, mi madre seguía perpleja. ¿Qué sentido tiene todo? Lo que la aterrorizaba era la probabilidad de que no tuviera ninguno.


Charles Simic


El monstruo ama su laberinto. Cuadernos (Charles Simic). Traducción de Jordi Doce. Epílogo de Seamus Heaney. Vaso Roto Ediciones, 2015.




"Boceto de Charles Simic", de Antonio Muñoz Molina (El País, 10-5-2008)