.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

sábado, 24 de febrero de 2018

"Cantai raparigas, viva a Liberdade!"



Repito esta publicación de 24 de enero de 2015. Parece que casi, como dice esta canción popular portuguesa adaptada por nuestro amigo Vitorino, "ya no tengo libertad ni de poner el pie en la calle". ¡Qué país, Miquelarena!, proclamo, con el querido Forges.


CARBONÁRIAS

Liberdade, Liderdade,
Quem a tem chama-lhe sua,
Já não tenho liberdade
Nem de pôr o pé na rua.

Liberdade, Liderdade,
Quem a tem chama-lhe dela,
Já não tenho liberdade
Nem de me pôr à janela.

São tão bonitas as Carbonárias,
São tão catitas as Libertárias,
Oh que lindo rancho da mocidade,
Cantai raparigas, viva a Liberdade!







Stefan Zweig - El mundo de ayer


Se cumplen 78 años del fallecimiento por suicidio del escritor austríaco Stefan Zweig (28 de noviembre de 1881, Viena - 22 de febrero de 1942, Petrópolis, Brasil). Así que con dos días de retraso...


Así empieza el primer capítulo de su libro El mundo de ayer (Die Welt von Gestern„Erinnerungen eines Europäers“1942)



EL MUNDO DE LA SEGURIDAD

Educados en el silencio, la tranquilidad y la austeridad,
de repente se nos arroja al mundo;
cien mil olas nos envuelven,
todo nos seduce, muchas cosas nos atraen,
otras muchas nos enojan, y de hora en hora
titubea un ligero sentimiento de inquietud;
sentimos y lo que sentimos
lo enjuaga la abigarrada confusión del mundo.

Goethe


Si busco una fórmula práctica para definir la época de antes de la Primera Guerra Mundial, la época en que crecí y me crié, confío en haber encontrado la más concisa al decir que fue la edad de oro de la seguridad. Todo en nuestra monarquía austríaca casi milenaria parecía asentarse sobre el fundamento de la duración, y el propio Estado parecía la garantía suprema de esta estabilidad. Los derechos que otorgaba a sus ciudadanos estaban garantizados por el Parlamento, representación del pueblo libremente elegida, y todos los deberes estaban exactamente delimitados. Nuestra moneda, la corona austríaca, circulaba en relucientes piezas de oro y garantizaba así su invariabilidad. Todo el mundo sabía cuánto tenía o cuánto le correspondía, qué le estaba permitido y qué prohibido. Todo tenía su norma, su medida y su peso determinados. Quien poseía una fortuna podía calcular exactamente el interés que le produciría al año; el funcionario o el militar, por su lado, con toda seguridad podían encontrar en el calendario el año en que ascendería o se jubilaría. Cada familia tenía un presupuesto fijo, sabía cuánto tenía que gastar en vivienda y comida, en las vacaciones de verano y en la ostentación y, además, sin falta reservaba cuidadosamente una pequeña cantidad para imprevistos, enfermedades y médicos. Quien tenía una casa la consideraba un hogar seguro para sus hijos y nietos; tierras y negocios se heredaban de generación en generación; cuando un lactante dormía aún en la cuna, le depositaban y a un óbolo en la hucha o en la caja de ahorros para su camino en la vida, una pequeña « reserva» para el futuro. En aquel vasto imperio todo ocupaba su lugar, firme e inmutable, y en el más alto de todos estaba el anciano emperador; y si éste se moría, se sabía (o se creía saber) que vendría otro y que nada cambiaría en el bien calculado orden. Nadie creía en las guerras, las revoluciones ni las subversiones. Todo lo radical y violento parecía imposible en aquella era de la razón.

Stefan Zweig



El mundo de ayer. Memorias de un europeo. Traducción de J. Fontcuberta y A. Orzeszek. Mayo  de 2009, 13ª reimpresión de la 1ª edición en Acantilado, mayo de 2001.




viernes, 23 de febrero de 2018

Sérgio Godinho - "Eh Zeca Afonso..."




Eh Zeca Afonso
canto para ti
ainda era moço
quando te ouvi

Convite à dança
fizeste a quem
era criança
soube-me bem

Eh Zeca Afonso
mal tu sabias
que duro osso
que então roías

Menino de oiro
no teu trenó
foi mau agoiro
deixar-te só

As mafarricas
vieram todas
pobres ou ricas
celebram bodas

Disparam tiros
de tudo comem
até vampiros
e um lobisomem

E os surdos mudos
tapam os olhos
sopram canudos
catam piolhos

Coçam sovacos
abrem a cova
metem em sacos
a tua trova

Mas não te afobes
quem te amofina
só fez que sobes
na nossa estima

Há nas janelas
do teu olhar
duas donzelas
ainda a espreitar

Olham para o mundo
para o alecrim
respiram fundo
cantas assim

Senhor arcanjo
Vamos dançar
afina o banjo
pelo luar

Sérgio Godinho



José Afonso y Sérgio Godinho


Éste y otros poemas de diferentes autores, dedicados al cantautor portugués, en associação JOSÉ AFONSO.



José Afonso - O cavaleiro e o anjo




O CAVALEIRO E O ANJO

Passos da noite
Ao romper do dia
Quantos se ouviram
Marchando a par
Batem à porta
Da hospedaria
Se for o vento
Manda-o entrar
Vejo uma espada
De sombra esguia
Se for o vento
Que venha só
Quem está lá fora
Traz companhia
Botas cardadas
Levantam pó
Venho de longe
Sem luz nem guia
Sou estrangeiro
Nao sou ninguém
Na flor queimada
Na cinza fria

Nunca se passa
Uma noite bem
Foge estrangeiro
Da morte escura
Pega nas armas
Vem batalhar
E enquanto a lua
Não se habitua
Dorme ao relento
Até eu voltar
Há muito tempo
Que te nao via
(Um anjo negro
Me vem tentar)
Batem à porta
Da hospedaria
É aqui mesmo
Que eu vou ficar


O Cavaleiro e o Anjo. Álbum: Cantares do Andarilho
Letra e música de José Afonso
Acompanhamento à viola de Rui Pato.

"Com este disco inicia a ligação á editora Orfeu, é também a fase mais interveniente, politica e culturalmente, da sua arte.
A propósito deste disco, escreveu Urbano Tavares Rodrigues: [...José Afonso, trovador, é, o mais puro veio de água que torna o presente em futuro, que a tradição arranca à chama do amanhã...] e [...a primeira voz da massa que avança em lume de vaga, a mais alta crista e a mais terna faúlha de luar na praia cólera da poesia , da balada nova...]"

in Viriato Teles "As voltas de um andarilho"



José Manuel Cerqueira Afonso dos Santos (Aveiro, 2 de Agosto de 1929 — Setúbal, 23 de Fevereiro de 1987), foi um cantor e compositor português. É também conhecido pelo diminutivo familiar de Zeca Afonso, apesar de nunca ter utilizado este nome artístico.