.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Tomás Sánchez Santiago - De lo que no se ha ido del todo



DE LO QUE NO SE HA IDO DEL TODO

Me mira una señora en la cola de Pepe el frutero y de inmediato y sin asomo de duda me dice: “Tú eras el que jugabas con los demás en la cuesta de San Vicente”. Me quedó asombrado. Y escarbando con esfuerzo en la memoria ahora puedo verla a ella allí, tan lejos, bajando con su madre de un portal estrecho y oscuro todas las tardes, sí. Pero es la mujer la que tiene muy presente ese tiempo. Y me dice lo que significaba para ella vernos allí jugar, cantar, correr. No lo ha olvidado en absoluto –de ahí que me reconociera al instante- y en su última soledad –tiene 85 años y vive sin compañía ninguna- esas escenas, ya podridas para los demás, a ella aún la amparan. Con toda seguridad, es la única persona que todavía las mantiene vivas, encendidas. Se va a despedir sonriendo pero la veo muy cargada y la acompaño para llevarle la bolsa de la fruta. Se me coge del brazo y allá que vamos los dos, charloteando y haciendo pequeñas paradas retrospectivas, caminando calle adelante y tiempo atrás, en un doble viaje hacia la decrepitud y hacia la infancia.

Yo tenía entonces doce años; y ella no me había vuelto a ver hasta hoy.

Tomás Sánchez Santiago


Música de astillas
[Libreta 2009 / 2010]


Leído en fronterad - revista digital


(Fotografía de José Antonio Pascual Salvador, Niños jugando en una calle de Zamora)



lunes, 18 de noviembre de 2019

Roberto Juarroz - "Levantar el papel donde escribimos..."



Levantar el papel donde escribimos
y revisar mejor debajo

Levantar cada palabra que encontramos
y examinar mejor debajo

Levantar cada hombre
y observar mejor debajo

Levantar a la muerte
y escudriñar mejor debajo

Y si miramos bien
siempre hallaremos otra huella.
No servirá para poner el pie
ni para aposentar el pensamiento
pero ella nos probará
que alguien más ha pasado por aquí.

Roberto Juarroz



(Fotografía de César Augusto V. R.)


domingo, 17 de noviembre de 2019

Fernando Quejas - Mar Eterno




"Esta gravação data de 1959 e pertence à Banda 2 da Face A do disco EP de 45 R.P.M. editado pela marca "Alvorada", etiqueta da "Rádio Triunfo", intitulado "Fernando Quejas - Mornas", em que o cantor da Província Ultramarina de Cabo Verde, de seu nome Fernando Quejas, interpreta variadas canções do seu reportório, principalmente mornas. Esta canção é um clássico da música popular de Cabo Verde, e foi muito célebre em Portugal. Intitula-se "Mar Eterno", e trata-se de uma morna emocionante da autoria de Eugénio Tavares, interpretada pela Orquestra Típica Portuguesa, pelo Coro Feminino e Sexteto Vocal da Emissora Nacional, e pelo cantor de música popular de Cabo Verde, de seu nome Fernando Quejas. Fernando Quejas foi o único cantor cabo-verdiano a ser conhecido em Portugal durante os anos 40 e 50, e graças à Emissora Nacional, que fez com que a música cabo-verdiana fosse muito divulgada pelo país inteiro, mas a maioria do reportório estava submetido à escrita de letras em língua portuguesa, proibindo-se completamente a transmissão de canções na linguagem cabo-verdiana, salvo raras excepções, como foi o caso de "Sangue de Beirona", uma das mais célebres (...)"



viernes, 15 de noviembre de 2019

Stanisław Jerzy Lec - "El rostro del enemigo me espanta más..."


El rostro del enemigo me espanta más cuando veo cuánto se parece al mío.

Stanisław Jerzy Lec


Pensamientos despeinados (Stanisław Jerzy Lec). Traducción de Elzbieta Bortkiewicz y Abraham Gragera. Pre-Textos, 2014.



(Fotografía de Francisco Guardado)



lunes, 11 de noviembre de 2019

Carlos Edmundo de Ory - La mesa limpia


LA MESA LIMPIA

Todo es terror, todo es pasmo. Solo en mi cuarto de alquimista hago cosas como quien hace oro. Cuando quiero escribir la mesa ha de estar vacía completamente, sin nada, tabla rasa. La mesa limpia. Es entonces cuando coloco el papel blanco en mi vieja Olympia. Empieza la charla de los dedos. Escribo, escribo a manos locas.

Para trabajar necesito la soledad completa, la boca muy cerrada. Miro las cuatro paredes desde el techo al suelo. La cabeza llena de ojos viendo teclas en el aire. No se oye lo que hablo. Cosas que suenan como tambores. Detrás de mí alguien sopla en mi nuca. Es una estupidez llamar extrañas las cosas extrañas.

Carlos Edmundo de Ory


La memoria amorosa (Carlos Edmundo de Ory). Prólogo de Jesús Fernández Palacios. Visor, 2011.


(Fotografía de enfilade)