.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

viernes, 20 de febrero de 2009

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais"


"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir."

I’ve seen things you people wouldn’t believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched C-beams glitter in the dark near the Tannhauser gate. All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die.

Este es uno de los parlamentos más famosos de la historia del cine y uno de sus finales más hermosos. El libro que sirvió de base para el guión de esta película, Blade Runner, se hizo famoso por ella, pero es una obra menor en la carrera del escritor estadounidense de novelas de ciencias ficción Philip K. Dick. Sin embargo, esas palabras no aparecen en la novela. Al parecer fue algo improvisado por el actor, el alemán Rutger Hauer. ¿Será verdad o será una leyenda urbana?


¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (en inglés: Do Androids Dream of Electric Sheep?) es una novela corta, perteneciente al género de la ciencia ficción, escrita en 1968 por Philip K. Dick (1928-1982).

El clásico del cine de ciencia ficción, Blade Runner, dirigido por Ridley Scott en 1982 se basa en esta novela. Dick murió ese mismo año, antes de que se estrenara la película.

La acción se sitúa en un mundo cubierto de polvo radiactivo, tras una guerra nuclear que ha matado a casi todos los animales, por lo que la gente tiene animales eléctricos. El protagonista es Rick Deckard, un ex-policía y experto Blade Runner (aunque en la novela no tiene este nombre, sino el de «cazador de bonificaciones»), que debe eliminar a un grupo de Nexus 6 — androides de última generación casi idénticos a seres humanos— que ha llegado hasta la Tierra, huyendo desde una colonia espacial debido a las terribles condiciones de vida a las que estaban sometidos.


La novela, uno de los clásicos de Dick, trata temas como el impreciso límite entre lo artificial y lo natural, la decadencia de la vida y la sociedad, y aborda diversos problemas éticos sobre los androides. También, dado su estética y descripciones de un mundo destruido, abandonado, donde la tecnología es omnipresente, se la puede enmarcar en el género del cyberpunk.

(Wikipedia)



1 comentario:

carmensabes dijo...

Una de mis pelis de culto, no sabía que la idolatrada frase se le había ocurrido a Rutger Hauer...