.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Teseo, al teléfono (David Mourão-Ferreira)

Fotografía de Paul Smits

TESEO, AL TELÉFONO

Laberinto de neón y de viento,
noche en estas calles, bajo la lluvia...
En la cabina telefónica busco,
entre miles de hilos, uno solo.

Con su cuerpo de toro, la tormenta,
con su rostro de persona la tentación,
ya en las esquinas lóbregas trabaron,
conmigo, cuerpo a cuerpo, tal combate,

que tan sólo si encuentro ese hilo,
el de la voz de Ariadna, podré entero
conducirme de nuevo a mi destino.

Y a través de este círculo de números
voy tanteando el acceso al parapeto
—que desde aquí no se ve porque está oscuro.

David Mourão-Ferreira



TESEU, AO TELEFONE

Labirinto de néon e de vento,
noite por estas ruas, sob a chuva...
Na cabina telefónica procuro,
entre milhares de fios, um somente.

Com seu corpo de touro, a tempestade,
com seu rosto de gente, a tentação,
já nas esquinas lóbregas travaram,
comigo, corpo-a-corpo, tal combate

que somente encontrando aquele fio,
o da voz de Ariana, poderei
reconduzir-me inteiro ao meu destino.

E através deste círculo de números
vou tentando o acesso ao parapeito
- que daqui se não vê, porque está escuro.


(Traducido por El transcriptor)






No hay comentarios: