.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Haikus de otoño


Fotografía de Aurelio Asiaín



De Bashô (1644-1694):

Este camino
ya nadie lo recorre,
salvo el crepúsculo.



Nunca olvido
el sabor del rocío
(blanco y solitario)



Tan bermejo está el sol,
tan implacable
(pero el viento es de otoño)





De Busson (1716-1784):

¿Ya es otoño?
(mira sorprendido
el adivino)





De Issa (1763-1827):

Oscurece y el monte
le roba a los arces
su tono granate





De Shiki (1867-1902):

Los fuegos terminaron
La gente se dispersa
Las tinieblas avanzan



Una vela prendida a los dioses
y el lamento de un ciervo
mientras retorno.





(Leídos en El libro del haiku, de Alberto Silva, Colección Visor de Poesía, 2008)




No hay comentarios: