.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

martes, 31 de enero de 2012

Un verso de Bertolt Brecht

Fotografía de Jana Zimmermann


Un verso de Bertolt Brecht:


Todo fue hermoso en aquella tarde única.




Alles was schön an diesen einziegen Abend.



(Traducción de Vicente Forés, Jesús Munárriz y Jenaro Talens)



Mujer con loro (Courbet)



Abrimos el mes de enero con Courbet y lo cerramos con él; de mujer a mujer: hoy,  La mujer con loro (1866).

(Visto en Gandalf's Gallery - Flickr)



lunes, 30 de enero de 2012

Contextualizaciones temporales (Senhor Ricardo)




"Hoy fue mañana y será ayer" dice el texto de esta obra del director artístico e ilustrador portugués Senhor Ricardo, cuyo título es Contextualizaciones temporales.






Principio y fin (Eloy Sánchez Rosillo)

Fotografía de Inma Doval


PRINCIPIO Y FIN

Puede ser que te digas: "El verano que viene
quiero volver a Italia", o: "El año que hoy empieza
tengo que aprovecharlo; con un poco de suerte
acabaré mi libro", y también: "Cuando crezca
mi hijo, ¿qué haré yo sin el don de su infancia?".
Pero el verano próximo, en verdad, ya ha pasado;
terminaste hace muchos años el libro aquel
en el que ahora trabajas; tu hijo se hizo un hombre
y siguió su camino, lejos de ti. Los días
que vendrán ya vinieron. Y luego cae la noche.
A la vez respiramos la luz y la ceniza.
Principio y fin habitan en el mismo relámpago.

Eloy Sánchez Rosillo


Versos leídos en el blog portugués Rua das Pretas, donde, como ya dije otra vez, además de un buen número de poetas portugueses sobre todo, y brasileños, puede encontrarse buena poesía hecha en nuestra lengua más su versión en la lengua lusa.


El título de este poema me recuerda uno de Manuel Machado titulado Alfa y Omega. Avec le temps..., como cantaba Leo Ferré.




domingo, 29 de enero de 2012

La paciencia (Balthus)



Una obra de 1955 de Balthasar Kłossowski de Rola, Balthus, La paciencia.


(Visto en *Huismus - Flickr)




Garúa (Roberto Goyeneche)






GARÚA


Qué noche llena de hastío y de frío,
el viento trae un extraño lamento,
parece un pozo de sombras la noche,
y yo en las sombras camino muy lento
Mientras tanto la garúa se acentua con sus púas,
en mi corazón.

En esta noche tan fr
ía y tan mía
pensando siempre en lo mismo me abismo
y por más que quiera odiarla,
desecharla y olvidarla
la recuerdo más...

Garúa!....
solo y triste por la acera
va este corazón transido
con tristeza de tapera
sintiendo...tu hielo
porque aquella con su olvido
hoy le ha abierto una gotera
Perdido!..
como un duende que en la sombra
más la busca y más la nombra
Garúa...tristeza
hasta el cielo se ha puesto a llorar!....

Qué noche llena de hast
ío y de frvo
hasta el botón se piantó la esquina
sobre la calle la hilera de focos,
lustra el asfalto con luz mortecina
Y yo voy como un descarte, siempre solo
siempre aparte, esperándote...

Las gotas caen en el charco de mi alma
hasta los huesos calados y helado..
Y humillando este tormento
todav
ía pasa el viento...
empujándome!......

Garúa!....
solo y triste por la acera
va este corazón transido
con tristeza de tapera
sintiendo...tu hielo
porque aquella con su olvido
hoy le ha abierto una gotera
Perdido!..
como un duende que en la sombra
más la busca y más la nombra
Garúa...tristeza
hasta el cielo se ha puesto a llorar!....




Una foto de Imogen Cunningham



Saint Germain, París, 1960. Una fotografía de Imogen Cunningham.

(Vista en Café Central)

sábado, 28 de enero de 2012

The Man I Love (Sarah Vaughan)


Una auténtica joya esta canción compuesta por George y Ira Gershwin e interpretada por Sarah Vaughan. Un lujo.

THE MAN I LOVE

Someday he'll come along, the man I love
And he'll be big and strong, the man I love
And when he comes my way
I'll do my best to make him stay

He'll look at me and smile, I'll understand
Then in a little while, he'll take my hand
And though it seems absurd
I know we both won't say a word

Maybe I shall meet him Sunday,
Maybe Monday, maybe not
Still I'm sure to meet him one day
Maybe Tuesday will be my good news day

He'll build a little home, that's meant for two
From which I'll never roam, who would, would you
And so all else above
I'm dreaming of the man I love






Brujas a mediodía (Claudio Rodríguez)

Fotografía de González-Alba

Fueron publicados aquí dos versos de "Brujas a mediodía" de Claudio Rodríguez y el poema entero en un comentario a esa entrada, pero vale la pena "hacerlo más visible"  para releerlo. Es el primer poema del libro Alianza y condena (1965).

Este blog echó a andar un 28 de enero de 2009, como recordamos en la entrada anterior, y lo hizo bajo el amparo de este verso visionario del poeta zamorano: Cómo cantaba mayo en la noche de enero, que procede de un poema titulado "La mañana del búho", perteneciente a su último libro, Casi una leyenda (1991)



BRUJAS A MEDIODÍA (HACIA EL CONOCIMIENTO)

I

No son cosas de viejas
ni de agujas sin ojo o alfileres
sin cabeza. No salta,
como sal en la lumbre, este sencillo
sortilegio, este viejo maleficio. Ni hisopo
para rociar ni vela
de cera virgen necesita. Cada
forma de vida tiene
un punto de cocción, un meteoro
de burbujas. Allí, donde el sorteo
de los sentidos busca
propiedad, allí, donde
se cuaja el ser, en ese
vivo estambre, se aloja
la hechicería. No es tan sólo el cuerpo
con su leyenda de torpeza, lo que
nos engaña; en la misma
constitución de la materia, en tanta
claridad que es estafa,
guiños, mejunjes, trémulo
carmín, nos trastornan. Y huele
a toca negra y aceitosa, a pura
bruja este mediodía de septiembre;
y en los pliegues del aire,
en los altares del espacio, hay vicios
enterrados, lugares
donde se compra el corazón, siniestras
recetas para amores. Y en la tensa
maduración del día, no unos labios
sino secas encías,
nos chupan la sangre
el rezo y la blasfemia,
el recuerdo, el olvido,
todo aquello que fue sosiego o fiebre.
Como quien lee en un renglón tachado
el arrepentimiento de una vida,
con tesón, con piedad, con fe, aún con odio,
ahora, a mediodía, cuando hace
calor y está apagado
el sabor, contemplamos
el hondo estrago y el tenaz progreso
de las cosas, su eterno
delirio, mientras chillan
las golondrinas de la huida.


II

La flor del monte, la manteca añeja,
el ombligo de niño, la verbena
de la mañana de San Juan, el manco
muñeco, la resina,
buena para caderas de mujer,
el azafrán, el cardo bajo, la olla
de Talavera con pimienta y vino,
todo lo que es cosa de brujas, cosa
natural, hoy no es nada
junto a este aquelarre
de imágenes que, ahora,
cuando los seres dejan poca sombra,
da un reflejo: la vida.
La vida no es reflejo
pero, ¿cuál es su imagen?
Un cuerpo encima de otro
¿siente resurrección o muerte? ¿Cómo
envenenar, lavar
este aire que no es nuestro pulmón?
¿Por qué quien ama nunca
busca verdad, sino que busca dicha?
¿Cómo sin la verdad
puede existir la dicha? He aquí todo.

Pero nosotros nunca
tocamos la sutura,
esa costura (a veces un remiendo,
a veces un bordado),
entre nuestros sentidos y la cosas,
esa fina arenilla
que ya no huele dulce sino a sal,
donde el río y el mar desembocan,
un eco en otro eco, los escombros
de un sueño en la cal viva
del sueño aquel por el que yo di un mundo
y lo seguiré dando. Entre las ruinas
del sol tiembla
un nido con calor nocturno. Entre
la ignominia de nuestras leyes se alza
el retablo con viejo
oro y vieja doctrina
de la nueva justicia. ¿En qué mercados
de altas sisas el agua
es vino, el vino sangre, sed la sangre?
¿Por qué aduanas pasa
de contrabando harina
como carne, la carne
como polvo y el polvo
como carne futura?

Esto es cosa de bobos. Un delito
común este de andar entre pellizcos
de brujas. Porque ellas
no estudian sino bailan
y mean, son amigas
de bodegas. Y ahora,
a mediodía,
si ellas nos besan desde tantas cosas,
¿dónde estará su noche,
dónde sus labios, dónde nuestra boca
para aceptar tanta mentira y tanto
amor?


Tres años


Marilyn sopla la vela de la tarta de su trigésimo cumpleaños el 1 de junio de 1956. Si dividimos 30 entre 10 nos da tres, que son los años que este blog lleva en el aire.

Saludos y gracias a los asíduos y a los que llegan por primera vez.



viernes, 27 de enero de 2012

Retrato de un joven (Kazimir Malevich)


Retrato de un joven (1933) del pintor ruso Kasimir Malevich.


(Visto en Ras Marley - Flickr)


"Cosas, Celalba mía, he visto extrañas" (Góngora)




Cosas, Celalba mía, he visto extrañas:
cascarse nubes, desbocarse vientos,
altas torres besar sus fundamentos
y vomitar la tierra sus entrañas;

duras puentes romper, cual tiernas cañas,
arroyos prodigiosos, ríos violentos,
mal vadeados de los pensamientos
y enfrenados peor de las montañas;

los días de Noé, gentes subidas
en los más altos pinos levantados,
en las robustas hayas más crecidas.

Pastores, perros, chozas y ganados
sobre las aguas vi, sin forma y vidas,
y nada temí más que mis cuidados.

Luis de Góngora


Escrito en 1596 con motivo del desbordamiento del río Guadalquivir.


Una cita de Kafka

Alegoría del Tiempo gobernado por la Prudencia, de Tiziano

Todo lo que las alegorías tratan de decir es simplemente que lo incomprensible es incomprensible, y eso ya lo sabemos. Pero los problemas con que nos enfrentamos todos los días son otra cuestión.

Franz Kafka


(Leída en Estudiantes de Doxa)



jueves, 26 de enero de 2012

Charlotte Rampling en 'El portero de noche'



El portero de noche (Il portiere di notte, 1973), de Liliana Cavani.






"Do I make you nervous?"



Un lugar en el sol (A Place in the Sun, 1951), de George Stevens.





"Lying is the most fun..." - Closer, Mike Nichols



Closer (1994) deMichael Nichols.



miércoles, 25 de enero de 2012

Una belleza oriental (Charles Dubreuil)



Un cuadro de Charles Dubreuil.titulado Belleza oriental.


(Visto en Art & Vintage - Flickr)




"Veánte mis ojos / y muérame yo luego..."

Lucrecia, de Maestro

En pocas palabras, la denominada  poesía a lo divino consistía en transformar poesía amorosa profana en poesía amorosa religiosa durante el Renacimiento español. Estos versos, un ejemplo entre muchos, sirven de muestra.



Véante mis ojos
y muérame yo luego,
dulce amor mío
y lo que yo más quiero.

Jorge de Montemayor, escritor portugués en lengua española



Véante mis ojos
dulce Jesús bueno,
véante mis ojos,
muérame yo luego.

Santa Teresa



martes, 24 de enero de 2012

La revolución silenciosa: leer como acto de rebeldía (Pep Bruno)


A continuación, un artículo de Pep Bruno publicado en el Boletín de la Red de Bibliotecas Municipales de Salamanca, en el nº 55 de su 2ª época (diciembre 2011). Gracias a Isabel por el envío.


LA REVOLUCIÓN SILENCIOSA: LEER COMO ACTO DE REBELDÍA

Podría decir que leo por costumbre, pues leer es un hábito que arraigó en mí desde bien niño y que he seguido cultivando a lo largo de mi vida.

También podría asegurar que leo por placer: son muchas las páginas que disfruto intensamente, muchas las que me han dado un gozo inolvidable.

Incluso podría afirmar que leo por puro egoísmo, porque leer es una experiencia honda, íntima, que me alimenta y calma mi sed.

En verdad todo esto podría decir. Y decirlo sin mentir: porque leo por hábito, leo por placer, leo por egoísmo.

Pero pienso que el motivo último de mi militancia en el equipo de los lectores recalcitrantes es porque leer, hoy en día, se ha convertido en una actividad revolucionaria. Leer es un modo de rebeldía, un frente abierto contra el conformismo, una guerra de guerrillas contra los días grises y las noches frías.

Leer frente al ritmo.

Vivimos de manera trepidante, con los bofes fuera, siempre a la carrera y sin un instante para recuperar el resuello. Estos son los días que dicen que nos han tocado: días de frenético tejer/destejer, de agotamiento crónico y de velocidad sin tregua.

Días en los que no hay tiempo para el cese del movimiento, la parada, la quietud: mirar cómo las hojas amarillean y caen de los árboles, ver cómo el viento las arrastra, palpitar con el atardecer, sentarse en la calle y sentir cómo el frío se clava en la piel. Sentir, mirar, parar.

Frente al ritmo atropellado de los días leer se convierte en un acto de rebeldía: sentarse y abrir un libro es detener el reloj, es abrir una puerta que da a otro tiempo, a otros días, a otras vidas.

Leer es un insólito acto de rebeldía, un palo entre las ruedas del engranaje incesante, un torpedo en la línea de flotación de la maquinaria que alimenta la cinta sinfín bajo nuestros pies.

Leer es romper el espejo, hacerlo añicos, y cruzar al otro lado.

Leer frente al ruido.

Estos días que vivimos no tienen cabida para el silencio: el ruido, todo él, habita entre nosotros. Ruido en la calle, ruido en las casas, ruido en los corazones; pantallas que hablan, motores que suenan, ascensores que desafinan... no hay un hueco de silencio entre la mañana y la noche ni entre la noche y la mañana.

El perpetuo ruido se ha incrustado en nuestra cabeza, como un taladro ha llegado al centro de todo y allí se ha convertido en un zumbido constante, severo, contumaz.

Es más: el ruido que hemos tragado y tragado y tragado ahora nos habita y mana, incluso, de nosotros. Ni siquiera bajo el agua es uno capaz de sentir la blanca estepa del silencio, de percibir la sólida presencia del silencio, de dejarse acariciar por el teciopelo suavísimo del silencio.

El ruido es el rey de nuestros días.

Y frente al ruido incontenible leer se convierte en un acto de rebeldía: sentarse y abrir un libro es acallar todas las voces estridentes, es quebrar la continuidad del ruido, meterlo en un saco y lanzarlo al fondo del pozo y entonces permitir que, de nuevo, aparezca el silencio. Abrir un libro es tumbarse en una pradera en calma, territorio fértil para soñar historias, para imaginar, para escuchar y escucharnos.

Abrir un libro es llenar el mundo de silencios, de esos silencios imprescindibles para la emoción, para sentir que respiramos, que cerramos los ojos, que somos.

Leer frente al dogma.

Son tiempos de uniforme, son tiempos de globalizar(nos), son tiempos de cáscaras brillantes y fondos someros. Son tiempos de pocas preguntas y mucho dogma: este es el mundo que nos ha tocado vivir, resignación.

Y estos son los días que vivimos, días de idénticos gustos, de idénticos deseos, de idénticos pensamientos, días en los que la fábrica de ideas alumbra eslóganes futiles y vistosos para alimentar nuestras bocas y rellenar de palabras prefabricadas nuestros sueños. El deseo, nuestro deseo, está en manos del mercado y en este teatrillo nosotros somos los títeres que habitan en un sueño. O en una pesadilla.

La doctrina entra por el ojo y la oreja y se agarra firme adentro. El mercado nos hace iguales: somos carne de tarjeta visa.

Y frente al adoctrinamiento exitoso leer se convierte en un acto de rebeldía: sentarse y abrir un libro es alimentarse de palabras, es rumiar ideas, es discutir y reflexionar y pensar y crecer y criticar.

Así pues, leer es un enorme acto de rebeldía que nos hace críticos, inconformistas, diferentes, preguntones, inquietos... Leer es romper la maquinaria de los moldes iguales, de las identidades manipulables, de la carne de mercado. En especial leer esos libros que no alimentan las calderas de ese mercado.

¡Si hasta se pueden leer libros gratis cogidos en préstamo en las bibliotecas públicas! ¡Dónde se ha visto acción tan revolucionaria en el reinado del consumismo y la globalización!

Leer frente a la inacción.

Son tiempos incomprensibles, nos dicen. Pasan cosas inevitables, insisten. Nada podemos hacer, afirman. Y mientras tanto nos invitan a sentarnos y ver pasar los días: resiste, aguanta, agacha la cabeza, un poco más, resiste, aguanta, mira la televisión... tú aún eres de los afortunados, te recuerdan. Resiste. Aguanta.

Y quieto, no vayas a mover ni un dedo, ni pestañees, no sea que se altere el universo, se rompa el equilibrio, se abran las compuertas y te arrastre la corriente hasta lo hondo.

Frente a la quietud humillante leer un libro se convierte en un acto de rebeldía: coger un libro activa el músculo, activa el ojo, activa el cerebro, activa la voluntad de ser partícipe, la responsabilidad, la implicación de quien lee. El libro exige al lector, da por ciento lo que exige pero exige. Pide ¡calla!, pide ¡escucha!, pide ¡atento!... y el lector participa y se hace responsable de eso que sucede en ese instante de lectura. Ser responsables y protagonistas de lo que nos sucede es, sin lugar a dudas, la mayor de todas las rebeldías imputables al libro.

Sí, podría decir que leo por hábito, que leo por placer, que leo por egoísmo.

Pero cada vez estoy más convencido de que leo porque pertenezco a la Resistencia, porque soy un rebelde. Y pienso que hay muchas cosas todavía que deben cambiar. Con un libro en la mano soy peligroso: pienso, sueño, hago preguntas, soy responsable, habito el tiempo... inicio la revolución silenciosa que hará otro mundo mejor.

Seguro.

Pep Bruno





lunes, 23 de enero de 2012

En una estación de metro (Ezra Pound)

Fotografía de Ritwik Dey


EN UNA ESTACIÓN DE METRO

La aparición de estos rostros entre la muchedumbre;
pétalos sobre una rama negra, húmeda.

Ezra Pound

Traducción: Zaidenwerg



IN A STATION OF THE METRO

The apparition of these faces in the crowd ;
Petals on a wet, black bough.




domingo, 22 de enero de 2012

Calas (Tina Modotti)



Calas, una fotografía de 1927 de Tina Modotti.


(Vista en Photo Tractatus - Flickr)


sábado, 21 de enero de 2012

Primer desnudo, 1918 (Edward Weston)



Uno de los más grandes fotógrafos norteamericanos, Edward Weston.




viernes, 20 de enero de 2012

Una cita de June Mansfield

June Mansfield

Una cita de June Mansfield, segunda mujer del escritor Henry Miller, que encontramos en leon_aptdo21, donde pueden verse algunas imágenes  extraídas de la película Henry y June (1990), protagonizada por Uma Thurman y Maria de Medeiros.

"I've done the vilest things, foulest things. But i've done them superbly. And i fell innocent now."




Eslabones idénticos (Antonio Martínez Sarrión)

Fotografía de César Augusto V. R.


ESLABONES IDÉNTICOS

Como la tea, que sirvió una vez
para alumbrar en el festín de bodas
y prender, de la novia, la pira funeraria,
con similar presura, desfilaron tus años.
Ni siquiera una ráfaga de viento
concedió tregua alguna a los instantes
que ahora, encadenados, se recuerdan.
Fue, asimismo, ilusoria suspensión
amar, leer, escribir y viajar. Y embriagarte.

Antonio Martínez Sarrión

De su libro Cordura (1999). Leído en A media voz


jueves, 19 de enero de 2012

30 años sin Elis Regina - Romaria


Mais uma da Elis! Romaria, una canción de Renato Teixeira, interpretada en el Festival de la Radiotelevisión Portuguesa de 1978.  Beleza pura.

Hoy se cumplen 30 años de la muerte de esta inmensa cantante brasileña, Elis Regina ¡Tan difícil elegir una de sus interpretaciones! En este blog hemos podido escucharla en otras cuatro ocasiones; y vendrá más veces.


ROMARIA

É de sonho e de pó
O destino de um só
Feito eu perdido
Em pensamentos
Sobre o meu cavalo

É de laço e de nó
De jibeira o jiló
Dessa vida
Cumprida a só

Sou caipira, pirapora
Nossa Senhora de Aparecida
Ilumina a mina escura e funda
O trem da minha vida (2x)

O meu pai foi peão
Minha mãe solidão
Meus irmãos
Perderam-se na vida
À custa de aventuras

Descasei, joguei
Investi, desisti
Se há sorte
Eu não sei, nunca vi

Sou caipira, Pirapora
Nossa Senhora de Aparecida
Ilumina a mina escura e funda
O trem da minha vida (2x)

Me disseram, porém
Que eu viesse aqui
Prá pedir de
Romaria e prece
Paz nos desaventos

Como eu não sei rezar
Só queria mostrar
Meu olhar, meu olhar
Meu olhar

Sou caipira, pirapora
Nossa Senhora de Aparecida
Ilumina a mina escura e funda
O trem da minha vida (2x)


Alida Valli (1947)




(Vista en pictosh - Flickr)



miércoles, 18 de enero de 2012

Ava en la época de 'La condesa descalza'



Ava Gardner, fotografiada por Virgil Arper, en la época del rodaje de La condesa descalza (The Barefoot Contessa, 1954), película dirigida por Joseph L. Mankiewicz, en la que Ava compartía protagonismo con Humphrey Bogart.


(Fotografía: Galería de Alice Japan - Flickr)





Guia (António Zambujo)



¡Qué agradable sorpresa la voz del alentejano António Zambujo con esta canción! Y tiene más...


GUIA

Atravessei o oceano
Sem o teu amor de guia
Só o tempo no meu bolso
E o vento que me seguia

Venci colinas de lágrimas
Desertos de água fria
Tempestades de lembranças
Mas tu já não me querias mais, mais
Tu já não me querias mais

Procurei a terra firme
Em cada onda que subia
O sol cegava meus olhos
Toda a noite eu te perdia

Lá dentro no pensamento
Virou tudo nostalgia
Água, sal e sofrimento
Porque tu não me querias mais
Tu não me querias mais

Já era Agosto, quando acordei na praia
E vi chegar a primavera, fiz nova cama de flores
Lembrei de todas as cores, cantei baixinho pra elas

Hoje falo em segredo, nessa paixão esquecida
Pra não acordar saudade, pra não despertar o medo,
Pois um amor de verdade, sonha pró resto da vida.

Mas tu já não me querias mais,
Tu já não me querias mais...
Tu já não me querias mais...


Denise (Carlos Edmundo de Ory)

Fotografía de Valeria Cerchi



DENISE

Cuando pongo mis manos de metal
mis manos primitivas sin destreza
en tu pelo abundante donde empieza
tu cuerpo que respira amor mortal.

Cuando tocan mis dedos tu total
altura de los pies a la cabeza
sin que me tiemble el pulso, amo la pieza
maravillosa de tu ser carnal.

Y entonces de quietud y roce puro
tu mirada me vence llena de aguas
y tu silencio femenino me arde.

De repente de acción me transfiguro
desciendo mi contacto a tus enaguas
y te desnudo y te amo y se hace tarde

Carlos Edmundo de Ory


(París, 25 de octubre de 1961)



martes, 17 de enero de 2012

Una foto publicitaria de 'Sabrina' (1954)


Audrey Hepburn fotografiada por Bill Avery (fotógrafo de la Paramount) para publicidad de la película de Billy Wilder, Sabrina (Junio 1954).

(Vista en skorver1 - Flickr)




Wera Ouckama Knoop


La bailarina Wera Ouckama Knoop, de 19 años, inspiró a Rilke su obra Los sonetos a Orfeo (1922).



lunes, 16 de enero de 2012

Antes el vuelo del ave que pasa (Pessoa / Caeiro)

Fotografía de Daniel Riehl


Antes el vuelo del ave que pasa y no deja rastro,
que el paso del animal, que deja su recuerdo en el suelo.
El ave pasa y se olvida, y así debe ser.
El animal, donde ya no está y por eso de nada sirve,
muestra que ya estuvo, lo que no sirve para nada.

El recuerdo es una traición a la naturaleza,
porque la naturaleza de ayer no es naturaleza.
Lo que fue no es nada, y recordar es no ver.

¡Pasa, ave, pasa, y enséñame a pasar!

Fernando Pessoa / Alberto Caeiro


(Traducido por El transcriptor)


Antes o vôo da ave, que passa e não deixa rasto,
Que a passagem do animal, que fica lembrada no chão.
A ave passa e esquece, e assim deve ser.
O animal, onde já não está e por isso de nada serve,
Mostra que já esteve, o que não serve para nada.

A recordação é uma traição à Natureza,
Porque a Natureza de ontem não é Natureza.
O que foi não é nada, e lembrar é não ver.

Passa, ave, passa, e ensina-me a passar!


domingo, 15 de enero de 2012

sábado, 14 de enero de 2012

A la nieve con Janet Leigh



La actriz Janet Leigh en 1947.

(Vista en Alice Japan - Flickr)




viernes, 13 de enero de 2012

Álamos (Maurice de Vlaminck)


Álamos (c. 1908) es el título de este cuadro del pintor Maurice de Vlaminck.


(Visto en *Huismus - Flickr)



Le obliga a que la mire (José Agustín Goytisolo)

Desnudo femenino en sillón (1935), de T.W. Salomon


LE OBLIGA A QUE LA MIRE

Es fruto agraz al paladar
y sedoso para los labios
que han conocido su contorno
y percibieron la afluencia.

Ella jugaba aquella noche
cautivada por la ternura
de una voz que a su decisión
sólo dijo: si tú lo quieres...

Ahora le obliga a que la mire,
para que vea lo que es suyo
y lo que luego ha de perder
cuando se aparte de sus ojos.

José Agustín Goytisolo

De su libro La noche le es propicia. Editorial Lumen, 1992.



jueves, 12 de enero de 2012

miércoles, 11 de enero de 2012

Epitafio para R.M. Rilke (José Tolentino Mendonça)

Rainer Maria Rilke por Emil Orlik (1917)


EPITAFIO PARA R.M. RILKE

cuando las palabras
busquen amparo
en tu secreto canto

todavía serás
el único pastor
de mi silencio

José Tolentino Mendonça


De su libro Os dias contados (1990). Traducido por El transcriptor




EPITÁFIO PARA R.M. RILKE

quando as palavras
buscarem amparo
em teu secreto canto

serás ainda
o único pastor
do meu silêncio




martes, 10 de enero de 2012

El caminante sobre el mar de nubes (Caspar David Friedrich)



El caminante sobre el mar de nubes (1818), de Caspar David Friedrich.




lunes, 9 de enero de 2012

Un verso de Franz Baermann Steiner




Un verso del poeta checo Franz Baermann Steiner (1909-1952):


En el mundo en llamas la palabra es lo único que nos pertenece

Uns gehört nur das wort in der lodernden welt


(Traducción: Ela Fernández-Palacios)



Ilustración: Raoul Hausmann, Der Geist Unserer Zeit - Mechanischer Kopf (La cabeza mecánica: el espíritu de nuestro tiempo



domingo, 8 de enero de 2012

Y otra de Lauren Bacall







Una foto de Virna Lisi y Jack Lemmon



Virna Lisi y Jack Lemmon en 1965, durante el rodaje de How to Murder your Wife.


(Vista en otro_rob - Flickr)




sábado, 7 de enero de 2012

As praias desertas (Morelenbaum²/Sakamoto)



Esta versión de "As praias desertas", canción compuesta por el maestro Antônio Carlos Jobim, se encuentra en el disco Casa (2000). Los músicos son Paula Morelenbaum, que canta, Jaques Morelenbaum, al chelo, y Ryuichi Sakamoto, al piano.


AS PRAIAS DESERTAS

As praias desertas continuam
Esperando por nós dois
A este encontro eu não devo faltar
O mar que brinca na areia
Está sempre a chamar
Agora eu sei que não posso faltar
O vento que venta lá fora
O mar onde não vai ninguém
Tudo me diz
Não podes mais fingir
Porque tudo na vida
Há de ser sempre assim
Se eu gosto de você
E você gosta de mim
As prais desertas continuam
Esperando por nós dois"





Playa desierta en Ceará (Fotografía de Helena Braga)



viernes, 6 de enero de 2012

My Melancholy Baby (Evans y Konitz + Parker y Gillespie)



Piano - Bill Evans
Saxo alto - Lee Konitz
Bajo - Niels-Henning Ørsted Pedersen
Batería - Alan Dawson


Y aquí Charlie Parker y Dizzy Gillespie:






Algunos músicos de jazz, como Lester Young, decían que había que conocer la letra de las canciones que interpretaban. Por eso, ahí va la letra de My Melancholy Baby, escrita por George A. Norton; la música es de Ernie Burnett. Y tiene un siglo, nada menos: fue compuesta en 1912.




Portada de la partitura (1912)




Una foto de Rita Hayworth




(Vista en Kate Gabrielle Scans - Flickr)




Una muchacha de Schiele



Muchacha de rodillas con vestido rojo anaranjado (1910), de Egon Schiele.


(Vista en kraftgenie - Flickr)