.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

domingo, 30 de noviembre de 2014

Fernando Assis Pacheco - Respiración asistida




RESPIRACIÓN ASISTIDA

Yo vi la muerte
de noche - niebla blanca -
entre los frascos de suero
rondar mi cama

era un trasgo
y como tal  se había metido
por las rendijas; en otra versión
colándose a través
de los nudos de la madera
o en otra más
imitando a la perfección
el borboteo del agua
en los desagües: yo temblaba
como un cobarde mientras
ella raspaba la pared
con uñas muy lentas

¿yo vi? ¿oí a la muerte?
con toda probabilidad
y por instantes era ella - luz negra -
intentando cegarme

Fernando Assis Pacheco


Pardilhó, 7/9-VII1-94
Lisboa, 27-XI-95

El autor murió el 30 de noviembre de 1995


Traducido por El transcriptor de su libro póstumo Respiração assistida. Assírio & Alvim, Lisboa, 2003.


RESPIRAÇÃO ASSISTIDA

Eu vi a morte
de noite - névoa branca -
entre os frascos do soro
rondar a minha cama

era um trasgo
e como tal metera-se
pelas frinchas; noutra versão
coando-se através
dos nós da madeira
ou noutra ainda
imitando à perfeição
o gorgolejar da água
nos ralos: eu tremia
covardemente enquanto
ela raspava a parede
com unhas muito lentas

eu vi? ouvi a morte?
com toda a probabilidade
e por instantes era ela - luz negra -
tentando cegar-me


Pardilhó, 7/9-VII1-94
Lisboa, 27-XI-95




(Fotografía de Carlos López Cubas)





Fernando Pessoa mais Álvaro de Campos



Fernando Pessoa murió un 30 de noviembre de 1935, a los 47 años, y aparte de un libro publicado en vida (Mensagem) y un gran número de poemas en revistas, dejó un arca con 30000 hojas para dar trabajo en el futuro a los estudiosos de su obra.


Não me digas mais nada. O resto é a vida.
Sob onde a uva está amadurecida.
Moram meus sonos, que não querem nada.
Que é o mundo? Uma ilusão vista e sentida.

Sob os ramos que falam com o vento,
Inerte, abdico do meu pensamento.
Tenho esta hora e o ócio que está nela.
Levem o mundo: deixem-me o momento!

Se vens, esguia e bela, deitar o vinho
Em meu copo vazio, eu, mesquinho
Ante o que sonho, morto te agradeço
Que não sou para mim mais do que um vizinho.

Quando a jarra que trazes aparece
Sobre meu ombro e a sua curva desce
A deitar vinho, sonho-te, e, sem ver-te,
Por teu braço teu corpo me apetece.

Não digas nada que tu creias. Fala
Como a cigarra canta. Nada iguala
O ser um sonho pequeno entre os rumores
Com que este mundo [...]

A vida é terra e o vivê-la é lodo.
Tudo é maneira, diferença ou modo.
Em tudo quando faças sê só tu,
Em tudo quanto faças sê tu todo.

Fernando Pessoa (ele mesmo)



NB. Manuscrito fechado el 12 de septiembre de 1935. Falta por rematar un verso. (v. As canções de beber de Fernando Pessoa)


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * 


APONTAMENTO

A minha alma partiu-se como um vaso vazio.
Caiu pela escada excessivamente abaixo.
Caiu das mãos da criada descuidada.
Caiu, fez-se em mais pedaços do que havia loiça no vaso.

Asneira? Impossível? Sei lá!
Tenho mais sensações do que tinha quando me sentia eu.
Sou um espalhamento de cacos sobre um capacho por sacudir.

Fiz barulho na queda como um vaso que se partia.
Os deuses que há debruçam-se do parapeito da escada.
E fitam os cacos que a criada deles fez de mim.

Não se zanguem com ela.
São tolerantes com ela.
O que era eu um vaso vazio?

Olham os cacos absurdamente conscientes,
Mas conscientes de si mesmos, não conscientes deles.

Olham e sorriem.
Sorriem tolerantes à criada involuntária.

Alastra a grande escadaria atapetada de estrelas.
Um caco brilha, virado do exterior lustroso, entre os astros.
A minha obra? A minha alma principal? A minha vida?
Um caco.
E os deuses olham-no especialmente, pois não sabem porque ficou ali.

Álvaro de Campos


Es difícil escoger, pero... Os 10 melhores poemas de Fernando Pessoa,





sábado, 29 de noviembre de 2014

"Adeus a Manoel de Barros"



Pocas semanas antes de cumplir 98 años, ha fallecido el poeta brasileño Manoel de Barros (Cuiabá, 19-12-1916) el pasado día 13 de este mes.

Agora vai fazer parte mesmo, mais do que dantes, do seu amado pantanal.


Lo despedimos, de momento, con un verso suyo:

A poesia é um desenho verbal da inocência.

La poesía es un dibujo verbal de la inocencia.


Hay unos cuantos versos subrayados más de Manoel de Barros en nuestro blog y estos dos poemas.




En portugués, Os 10 melhores poemas de Manoel de Barros (Revista Bula)


El jabirú es el ave símbolo del pantanal de Mato Grosso



Mísia - Dança de mágoas



Mísia canta "Dança de mágoas", una canción de su disco Garras dos Sentidos (1998). La letra es un poema de Fernando Pessoa.


Como inútil taça cheia
Que ninguém ergue da mesa,
Transborda de dor alheia
Meu coração sem tristeza.

Sonhos de mágoa figura
Só para Ter que sentir
E assim não tem a amargura
Que se temeu a fingir.

Ficção num palco sem tábuas
Vestida de papel seda
Mima uma dança de mágoas
Para que nada suceda.







viernes, 28 de noviembre de 2014

Isabel Escudero - "¿Te acuerdas tú, lejana niña..."




¿Te acuerdas tú, lejana niña,
del balancín aquel donde solías
lanzar al aire como un diábolo
toda la tarde cristalina,
y luego (¿lo recuerdas, niña mía?)
en cabriola de párpados y puntillas
lo recogías en el hilo entre tus brazos
para lanzarla más alto todavía?
Ay, tú no te acuerdas:
                                    Tú lo vivías.

Isabel Escudero



De su libro Cifra y aroma. Ediciones Hiperión, 2002.




(Fotografía de Xabier Otegi)




jueves, 27 de noviembre de 2014

Billie Holiday - All of Me



Una Billie Holiday de 26 años canta, el 21 de marzo de 1941, All of Me. Entre los músicos acompañantes, Lester Young, The Prez, que ejecuta un solo que nos sabe a poco.










(Fotografía de Carla Pérez)


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Ángel González - Para que yo me llame Ángel González




PARA QUE YO ME LLAME ÁNGEL GONZÁLEZ

Para que yo me llame Ángel González,
para que mi ser pese sobre el suelo,
fue necesario un ancho espacio
y un largo tiempo:
hombres de todo mar y toda tierra,
fértiles vientres de mujer, y cuerpos
y más cuerpos, fundiéndose incesantes
en otro cuerpo nuevo.
Solsticios y equinoccios alumbraron
con su cambiante luz, su vario cielo,
el viaje milenario de mi carne
trepando por los siglos y los huesos.
De su pasaje lento y doloroso
de su huida hasta el fin, sobreviviendo
naufragios, aferrándose
al último suspiro de los muertos,
yo no soy más que el resultado, el fruto,
lo que queda, podrido, entre los restos;
esto que veis aquí,
tan sólo esto:
un escombro tenaz, que se resiste
a su ruina, que lucha contra el viento,
que avanza por caminos que no llevan
a ningún sitio. El éxito
de todos los fracasos. La enloquecida
fuerza del desaliento..

Ángel González


De su libro Áspero mundo (1955)




´



martes, 25 de noviembre de 2014

Joan Manuel Serrat - Caminito de la obra




Qué belleza la de la canción que da título a este disco, ...para piel de manzana (1975) de Joan Manuel Serrat, pero hoy nos quedamos con una rumbita, "Caminito de la obra". Alegría... La piel de manzana para el mes que viene.

El vocabulario tiene una cierta dificultad. En el cuadernillo del disco está convenientemente aclarado.

CAMINITO DE LA OBRA

Vale, que se le empasó el porvenir la chala...
Vale, que el sol lo ha marcado con hierro de paleta
y que al nacer le pusieron la trabanqueta.

Vale, que se desayuna con la barrecha
pa' arrancarle a la jornada su corazón de lunes
en un bar tempranero de Casa Antúnez.

Vale, que enchegará la mobilé.
Vale, que son almas que zozobran
caminito de la obra.

Vale, que suben al cielo entre tocho y porlan...
Vale, que lloran sus ojos lágrimas de cemento
viendo escaparse los sueños como los vientos.

Crecen de noche
y en el día se derrumban
los sueños que el olvido mece
por rumbas
en tanto llegue
el día de los elegidos
cuando el eco los devuelva
del olvido.

Escampa en una Vanguardia la fiambrera
y se festeja con media botella de priorato
y se calienta con sol y permanganato.

Y arrepenchao en la sombra duerme la siesta
soñando con hacerle, a su capataz, la vaca
y que gane fuera el Betis y el Barça en casa.

Vale, que donde no hay suerte ni calé
vale, que no hay dios que encuentre el Norte
si no le salva un catorce.

Vale, que cuando el sol plega y baja el andamio
vale, que tiene agujetas en su alma robinada
y que mañana su historia no habrá cambiado nada.

Vale, que se le empasó el porvenir la chala...
Vale, que el sol lo ha marcado con hierro de paleta
y que al nacer le pusieron la trabanqueta.



Carrie in Profile, Paradise Cove - photo by



lunes, 24 de noviembre de 2014

150 aniversario de Toulouse-Lautrec

Abandono (Las dos amigas)


Desnudo recostado (1897)


La clownesse Cha-U-Kao (1895)


La pelirroja con blusa blanca (1889)


Van Gogh (1887)



(Vistos en Ras Marley, Freeparking, Frans Vandewalle y MBell 1975, todos en Flickr)






Lu Yu - En barco en otoño




En barco en otoño

Lejos, lejos me lleva la vela de mi ligero bote.
Mi corazón salta con gran alegría.
Veo a través de las ramas desnudas el templo en el bosque.
Sobre el tortuoso arroyo señorea el puente de piedra.
Bajan por los caminos de hierba ovejas y bueyes:
En la brumosa aldea chillan grullas y urracas.

De vuelta a casa bebo una taza de vino
y no tengo por qué temer la voracidad del viento del anochecer.

Lu Yu (1125-11209 d.C.)




Ciento setenta poemas chinos. Edición de Lucio Carro Marina. Biblioteca Nueva, Madrid, 1999



domingo, 23 de noviembre de 2014

sábado, 22 de noviembre de 2014

Händel para Santa Cecilia




"Lascia ch'io pianga" es un aria para soprano de Georg Friedrich Händel. La melodía para la canción comenzó como una danza asiática en la ópera Almira, de 1705. Como un aria fue usada por primera vez en 1708 en el oratorio Il trionfo del Tempo e del Disinganno, con un texto distinto y bajo el nombre "Lascia la spina, cogli la rosa". (Wikipédia)



Un detalle de Santa Cecilia, de Rafael








viernes, 21 de noviembre de 2014

Pierre Louys - El pasado que pervive




EL PASADO QUE PERVIVE

Dejaré el lecho como ella lo ha dejado, deshecho y quebrantado, revueltas las sábanas, a fin de que la forma de su cuerpo quede impresa junto a la del mío.

Hasta mañana no iré al baño, ni vestiré vestidos, ni peinaré mis cabellos, porque temo borrar sus caricias.

Ni en la mañana, ni en la tarde, comeré y no pondré en mis labios ni carmín ni afeites a fin de que su beso perdure.

Dejaré los postigos cerrados y no abriré la puerta porque temo que el viento arrastre los recuerdos que quedan.

Pierre Louys

De Las canciones de Bilitis (1894)




LE PASSÉ QUI PERVIT

Je laisserai le lit comme elle l'a laissé, défait et rompu, les draps mêlés, afin que la forme de son corps reste empreinte à côté du mien.

Jusqu'à demain je n'irai pas au bain, je ne porterai pas de vêtements et je ne peignerai pas mes cheveux, de peur d'effacer les caresses.

Ce matin, je ne mangerai pas, ni ce soir, et sur mes lèvres je ne mettrai ni rouge ni poudre, afin que son baiser demeure.

Je laisserai les volets clos et je n'ouvrirai pas la porte, de peur que le souvenir resté ne s'en aille avec le vent.





(Fotografía de Helmut Newton)



Una ilustración de Georges Barbier para este libro.



miércoles, 19 de noviembre de 2014

martes, 18 de noviembre de 2014

Una foto de Michal Chelbin




Michal Chelbin es un fotógrafo israelí. 


Su página web es michal chelbin photographer.




(Vista en 2photoru)






lunes, 17 de noviembre de 2014

Dámaso Alonso y Abel Santos




INSOMNIO

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas).
A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este nicho en el que hace 45 años que me pudro,
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz de la luna.
Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid,
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.
Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?

Dámaso Alonso

De su libro Hijos de la ira (1944)

* * * * * * *

CUENTAS LA SUERTE A PULSO

Madrid de 2009 es una ciudad de medio millón de parados
según las últimas estadísticas

A veces, en la noche de mi cuarto alquilado,
yo me revuelvo y me incorporo
y voy de trabajo en trabajo por días sueltos
porque 190 pulsaciones
no son bastantes para las 200 que requería
el puesto de grabador de datos.

Desde que tenía 16, he tendido los ojos para siempre
a este hermano imbécil o santo del poema,
que dijo Raúl Núñez.

Así que descargo mobiliario escolar
en colegios tipo el club de los poetas muertos
con trofeos y jardines y mucha luz...
Y le pido cuentas, a mis 33 años, a la poesía
que me ha llevado a estar ganándome así el pan
junto a estudiantes de 20.

200 pupitres a músculo en 150 minutos.

La situación, me dicen, está peor
de lo que habíamos imaginado
para que alguien de tu edad trabaje con nosotros.
Ellos fuman y hablan con optimismo
de las fiestas universitarias en Salamanca
con jóvenes y copas hasta arriba,
de drogas que probarían
y de besarse con chicas en lugares
sin demasiado peligro de vida o de cansancio.

400 sillas de futuros economistas a la espalda.

Y entonces comprendo
que me pesan más los errores y la espera
de reconocimiento y jardines y mucha luz...

Hay miles de premios, por suerte,
para seguir escribiendo.

Yo pienso en ti,
en cómo tus abrazos me arman de paciencia
en las tibias e insolventes tardes otoñales,
y en cómo mi corazón es ahora un guerrero distinto
que se está ganando a pulso la eternidad contigo
en este contrato basura con el tiempo.

Donde el amor siempre cuenta.


Abel Santos


De su libro Todo descansa en la superficie. Ediciones Vitruvio, 2013; publicado también en la antología En legítima defensa. Poetas en tiempo de crisis. Bartleby Editores, 2014.


Demasiado joven para el blues, blog de Abel Santos




(Fotografía de Juan Juanatey)




domingo, 16 de noviembre de 2014

Tommy Flanagan - All the Things You Are (and more...)


Recordamos al pianista y compositor Tommy Flanagan, que se fue tal  día como hoy hace trece años. Interpreta aquí All the Things You Are, un estándar, acompañado al bajo por Red Mitchell. 





Y teniendo en cuenta que Flanagan acompañó con su trío en numerosas ocasiones  a Ella Fitzgerald, he aquí un tema de Cole Porter, My Heart belongs to Daddy, interpretado en directo:





"As pessoas nascem com as palavras que lhes pertencem na barriga..."




As pessoas nascem com as palavras que lhes pertencem na barriga,
e morrem quando as disserem todas.

[Da sabedoria africana, conduzida por Teolinda Gersão]



("Las personas nacen con las palabras que les pertenecen en la barriga,
y mueren cuando las digan todas")



(Leído en O cheiro dos livros)




(Fotografía: © Eric Laforgue. Cinema Monumental de Benguela, Angola)



sábado, 15 de noviembre de 2014

Red Garland - It's impossible



It's impossible, es decir, Somos novios, de Armando Manzanero –como se titula la versión en inglés de este bolero– en las manos de Red Garland, pianista de jazz que ya ha estado varias veces en este blog, acompañando a John Coltrane (I Want to Talk about You) o a Miles Davis (It Never Entered My Mind), entre otros temas.

Suena bien, ¿no? Seguro que a Manzanero le gustaba.











viernes, 14 de noviembre de 2014

Hans Magnus Enzensberger - "No sé, ¿se defiende la roca...?"




No sé, ¿se defiende la roca
del liquen?
No la fuerza,
la habita,
la hace habitable.

Hans Magnus Enzensberger



XIV

Ich weiß nicht, wehrt sich der Fels
gegen die Flechte?
Sie sprengt ihn nicht,
sie bewohnt ihn,
macht ihn bewohnbar.






(Fotografía de Jacinta Lluch Valero)





jueves, 13 de noviembre de 2014

Una luz rara




Ignoro el autor de esta fotografía que se titula Una luz rara.




miércoles, 12 de noviembre de 2014

Vitorino - Contos do Príncipe Real





CONTOS DO PRÍNCIPE REAL

No jardim do Príncipe Real
(ainda hoje tenho de lá ir)
Encontrei-me com fulana de tal
Pus-me a ver as estrelas a luzir

Trocámos silêncios de mãos dadas
Conversámos com os olhos e o pensar
Espreitavam-nos do quarto da criada
Do Palácio Italiano com portal

Mas um dia perdeu-se o coche vermelho
Que a Princesa levava sempre ao jardim
Meteu-se por caminhos que não têm fim
Perco a esperança de à noite tornar a vê-lo

Novembro maldito mês das almas,
nesse ano nem o azul do céu poupaste,
Carregaste com nuvens de negro corte.
Mas vamos rapazes depressa ao vinho,
porque ao vinho não o vence nem a Morte!
porque ao vinho não o vence nem a Morte!


Letra e musica de Vitorino.
Músicos, Júlio Pereira, Pedro Caldeira Cabral, Yório, Elsa Bruxelas e Carlos Vieira.
Arranjo e direcção musical de Pedro Caldeira Cabral.


De su disco Não há terra que resista (1979)






martes, 11 de noviembre de 2014

Mario Sánchez Ramos en el "blend café" de Londres



A Mario Sánchez Ramos le gustaría dedicarse plenamente a la pintura, y no en los tiempos libres que le deja su trabajo; pero mientras tanto... Ahora anda por Londres y tiene abierta una exposición hasta fin de mes en el blend café, al norte de la ciudad (587 Green Lanes London N8 0RG). Amablemente nos ha enviado estas imágenes de la misma. 


Un montaje fotográfico suyo publicado en nuestro blog: "En el espacio y en el tiempo"


























The Who - Cut my Hair




CUT MY HAIR

Why should I care
If I have to cut my hair?
I've got to move with the fashions
Or be outcast.
I know I should fight
But my old man he's really alright,
And I'm still living at home
Even though it won't last.

Zoot suit, white jacket with side vents
Five inches long.
I'm out on the street again
And I'm leaping along.
I'm dressed right for a beach fight,
But I just can't explain
Why that uncertain feeling is still
Here in my brain.

The kids at school
Have parents that seem so cool.
And though I don't want to hurt them
Mine want me their way.
I clean my room and my shoes
But my mother found a box of blues,
And there doesn't seem much hope
They'll let me stay.

Zoot suit, [etc.]

Why do I have to be different to them?
Just to earn the respect of a dance hall friend,
We have the same old row, again and again.
Why do I have to move with a crowd
Of kids that hardly notice I'm around,
I have to work myself to death just to fit in.

I'm coming down
Got home on the very first train from town.
My dad just left for work
He wasn't talking.
It's all a game,
'Cos inside I'm just the same,
My fried egg makes me sick
First thing in the morning.






lunes, 10 de noviembre de 2014

Luis Cernuda - Las islas





LAS ISLAS

Recuerdo que tocamos puerto tras larga travesía,
y dejando el navío y el muelle, por callejas
(entre el polvo mezclados pétalos y escamas),
llegué a la plaza, donde estaban los bazares.
Era grande el calor, la sombra poca.

Con el pecho desnudo iba, distraído
como si familiares fuesen la villa y sus costumbres,
y miré en un portal al mercader de sedas
que desplegaba una, color de aurora, fría a los ojos,
sintiendo sin tocarla la suavidad escurridiza.

Ante un ciego cantor estuve largo espacio,
único espectador, y parecía cantar para mí solo.
Compré luego a una niña un ramo de jazmines
amarillentos, pero en su olor ajado tuvo alivio
la dejadez extraña que empezaba a aquejarme.

Desanudada la faja en la cintura,
unos muchachos que pasaban, reían,
volviendo la cabeza. Acaso me creyeron
Ebrio. Los ojos de uno de ellos eran
como la noche, profundos y estrellados.

La humedad de la piel pronto se disipaba
por el aire ardoroso, a cuyo influjo
mi pereza crecía. Me detuve indeciso,
acariciando el cuerpo, sintiendo su tibieza
lisa, como si acariciara un cuerpo ajeno.

Seguí, por parajes nunca vistos,
mas presentidos, igual a quien camina
hacia cita amistosa. Deponía la tarde
su fuerza, cuando al fin quise
buscar reposo ante un umbral cerrado.

Era un barrio tranquilo. Mis párpados pesaban
(acaso dormí mucho), y al abrirlos de nuevo
ya el sol estaba bajo en el muro de enfrente.
Una presencia ajena pareció despertarme,
porque al volver la cara vi una mujer, y sonreía.

Como si de mi anhelo fuese proyección, respuesta
ante demanda informulada, me miraba, insegura;
aunque yo nada dije, con gesto silencioso,
invitándome adentro, me tomó de la mano.
La seguí, con recelo más débil que el deseo.

La sala estaba oscura (ya caía la tarde).
Sobre la estera había almohadas, un cestillo
anidando manojos de magnolias mojadas,
de excesiva fragancia. filtró la celosía
unas palabras de la calle: «Le encontraron muerto».

Las pensé referidas a un camarada,
quizá presagio de mi sino. Pero ella,
atrayéndome a sí, sobre la alfombra
el ropaje tiró, como cuchillo sin la vaina,
fría, dura, flexible, escurridiza.

Mis manos en sus pechos, su cintura
quebrarse pareció al extenderme sobre ella,
y en el silencio circundante, al ritmo
de los cuerpos, oí su brazalete,
queja del ave fabulosa que escapaba.

La oscuridad llenó la sala toda
cuando saciado y satisfecho quise irme.
En la puerta (ella como mi sombra me seguía),
al cruzar su dintel, sentí que entre mis dedos
quedaba el brazalete, ahora inerte y mudo.

Mucho tiempo ha pasado. No aceptara
revivir otra vez esta existencia.
Mas no sé qué daría por sólo aquel instante
revivirlo. Bien sé que apenas tengo con qué tiente
al destino, ni el destino tentarse dejaría.

Cuando el recuerdo así vuelve sobre sus huellas
(¿no es el recuerdo la impotencia del deseo?).
Es que a él, como a mí, la vejez vence;
y acaso ya no tengo lo único que tuve:
Deseo, a quien rendida la ocasión le sigue.

Luis Cernuda

De su libro Vivir sin estar viviendo (1944-49), incluído en La realidad y el deseo




(Fotografía de Ioannis D. Giannakopoulos)




domingo, 9 de noviembre de 2014

Beethoven - Concierto para piano núm 1 en do mayor













Reiner Kunze - El muro

El muro (desde el este hacia el oeste) - Fotografía de © fo Tomek



EL MURO

Cuando lo demolimos no imaginamos
lo alto que es
en nosotros

Nos habíamos acostumbrado
a su horizonte

Y a la calma

A su sombra
nadie arrojaba sombra

Ahora estamos desnudos
en cualquier excusa

Reiner Kunze


Traducción de José Luis Reina Palazón


*



DIE MAUER

Als wir sie schleiften, ahnten wir nicht,
wie hoch sie ist
in uns

Wir hatten uns gewöhnt
an ihren horizont

Und an die windstille
In ihrem schatten warfen
alle keinen schatten

Nun stehen wir entblößt
jeder entschuldigung


Reiner Kunze (Oelsnitz/Erzgeb, 1933)




viernes, 7 de noviembre de 2014

Vladimir Horowitz interpreta a Mozart




La Sonata en do mayor K330 de Mozart, interpretada por Vladimir Horowitz, de quien se cumplieron 25 años de su fallecimiento el pasado 5 de noviembre.




Luis Suñén - Ese Nabokov que odiaba la música



Otro de esos recortes que aparecen de vez en cuando entre las páginas de un libro.



ESE NABOKOV QUE ODIABA LA MÚSICA

En el capítulo segundo de Habla, memoria dice Vladímir Nabokov: "La música, siento decirlo, me afecta sólo como una sucesión arbitraria de sonidos más o menos irritantes. En determinadas circunstancias emocionales, llego a soportar los espasmos de un buen violín, pero los conciertos de piano, así como todos los instrumentos de viento, me aburren en dosis pequeñas y me desuellan vivo en las mayores". Hay pocas percepciones tan pobres -paupérrima es ésta- de la música en un escritor como la que sale de la pluma de uno de los más grandes del siglo XX. Nabokov no teoriza, pues su arrogancia -ese "siento decirlo"- le impide ir más allá en lo que, siendo una carencia, transforma en la actitud incontestable de quien desprecia lo que ignora. Simplemente expone su práctica de la escucha con la misma naturalidad con la que afirmaría lo contrario de su interés por las mariposas o por el ajedrez. Sólo unas líneas más allá se explaya -vía el recuerdo de una madre adorada- en la ética y la estética de recoger setas, de ponerlas sobre una mesa formando semicírculos, de descartar las que no sirven para el plato. La música, sin embargo, no le merece mayor cuidado. Su experiencia tiene que ver con lo que le "afecta" y el discurso musical le parece arbitrario, es decir, le adjudica lo que jamás predicaría de la buena literatura mientras niega la mayor -el orden- y gradúa la irritación como consecuencia inmediata. El aburrimiento -y hasta el desuello como al pobre san Bartolomé- es, al fin, la condensación de una experiencia que, curiosamente, le aleja de la pasión por la música que sentía Serguéi, su hermano homosexual cuyo diario descubriera un día a los quince años, y del camino que emprendiera su hijo Dimitri, quien debutara como cantante de ópera en Reggio Emilia, en el papel de Colline en La bohéme de Puccini el mismo día en que Luciano Pavarotti hacía lo propio en el de Rodolfo. Una casualidad más en su vida, como que sus gatos fueran nietos de los de Chéjov. Algo tendría que decir el doctor Freud de esta relación insana con la música -la ataca como si usara la defensa Luzhin, que se inventó él mismo en una novela pero que no existe en el ajedrez- que se mezcla con la familia, los miedos y las fobias, el pasado y el porvenir. Y, sin embargo, ya lo creo que hay música en Nabokov. Su estilo, su fraseo, su ritmo -él mismo dijo que el ritmo es espacio- lo aproximan a la música más allá de cualquier juego de pura sinestesia y, desde luego, de su desdén. Rodrion Shchedrin -lástima que no fuera otro- hizo una ópera sobre Lolita que no pasará a la historia. La música no necesita vengadores pero no estaría mal que alguien le diera una buena lección al gran Nabokov aunque sea después de muerto. De vivo no lo hubiera soportado.

Luis Suñén


(El País, 8-8-2009)



A modo de epílogo, un poco de Glinka para Nabokov...









miércoles, 5 de noviembre de 2014

António Zambujo - Lambreta





LAMBRETA

Vem dar uma voltinha na minha lambreta
Deixa de pensar no tal Vilela
Que tem carro e barco à vela
O pai tem a mãe também
Que é tão tão
Sempre a preceito
Cá para mim no meu conceito
Se é tão tão e tem tem tem
Tem de ter algum defeito

Vem dar uma voltinha na minha lambreta
Vê só como é bonita
É vaidosa , a rodinha mais vistosa
Deixa um rasto de cometa
É baixinha mas depois
Parece feita para dois
Sem falar nos eteceteras
Que fazem de nós heróis

Eu sei que tenho estilo gingão
Volta e meia vai ao chão
Quando faz de cavalinho
Mas depois passa-lhe a dor,
Endireita o guiador
E regressa de beicinho
Para o pé do seu amor

Vem dar uma voltinha na minha lambreta
Eu juro que eu guio devagarinho
Tu só tens de estar juntinho
Por razões de segurança
E se a estrada nos levar
Noite fora até mar
Páro na beira da esperança
Com a luzinha a alumiar

E deixar de pensar no tal Vilela
Em que tem carro e barco à vela
O pai tem a mãe também
Que é tão tão
Sempre a preceito
Cá para mim no meu conceito
Se é tão tão e tem tem tem,
Tem que ter algum defeito
Se é tão tão e tem tem tem,
Tem que ter algum defeito
Se é tão tão e tem tem tem,
Tem que ter algum defeito ...



¿Lambretta o Vespa?




lunes, 3 de noviembre de 2014

Un haiku otoñal






Ya es otoño: ahí
en mi espejo el rostro está
de mi padre hoy.








Nota. Recuerdo haber leído este haiku en una página o libro de García Calvo, pero no es suyo.




(Fotografía de Vincenzo Caico)



domingo, 2 de noviembre de 2014

Entramos en noviembre con Godard y Martial Solal



Al pasar ayer la página del calendario, apareció esta imagen de Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg. Lo de abajo, de propina