.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

martes, 30 de junio de 2015

Elis Regina - Cadeira vazia




Elis Regina canta Cadeira vazia, una samba canción de 1950. ¿Quién se sienta en esta silla vacía? Ay, esa voz... Como não ficar de rastos?

Ha sido una casualidad. La última entrada del 30 de junio del año pasado fue Elis cantando Sentimental eu fico. ¡Viva Elis!



CADEIRA VAZIA

Entra, meu amor, fica à vontade
E diz com sinceridade o que desejas de mim
Entra, podes entrar, a casa é tua
Já te cansastes de viver na rua
E os teus sonhos chegaram ao fim
Eu sofri demais quando partiste
Passei tantas horas triste
Que nem quero lembrar esse dia
Mas de uma coisa podes ter certeza
O teu lugar aqui na minha mesa
Tua cadeira ainda está vazia
Tu és a filha pródiga que volta
Procurando em minha porta
O que o mundo não te deu
E faz de conta que sou teu paizinho
Que há tanto tempo aqui ficou sozinho
A esperar por um carinho teu
Voltaste, estás bem, fico contente
Mas me encontraste muito diferente
Vou te falar de todo coração

Eu não te darei carinho nem afeto
Mas pra te abrigar podes ocupar meu teto
Pra te alimentar podes comer meu pão


Sobre esta canción de Lupicínio Rodrigues y Alcides Gonçalves, ver aquí.



José Ángel Valente - A Pancho, mi muñeco





A PANCHO, MI MUÑECO

Perdona, viejo Pancho, el no ser por mi culpa
más que esto que eres,
el muñeco de un hombre.

Jamás podrás decir cómo te he obligado
a hacerme compañía:
sea nuestro secreto.

Yo te he liberado de una muerte temprana
(perdóname de nuevo)
entre la ingenua flor de la juguetería.
Te he librado por pena,
acaso por terror,
acaso por creer
(comprendo que no es cierto)
que me pertenecías.

Viejo Pancho de trapo,
de dulce trapo verde,
escribo este poema
copiándote de cerca,
del natural. ¡A ti!
A ti: quién lo diría.
Qué pocos lo dirían
que no te conociesen.

Y esto eres ahora,
el muñeco de un hombre.
Ya sé yo que aquel día
jamás te hubiese visto
a no ser por tus labios,
por tus inmensos labios
y tu enorme nariz
y tus zapatos, Pancho.

Porque tú, Pancho mío, no estabas esperándome.

Esperabas los ojos asombrados de un niño,
el paquete cerrado con lazos cuidadosos,
el grito de alegría.
                              ¿Pero acaso -contesta-
no me has hecho mirarte
con los ojos remotos de otro niño olvidado?

Tú callas.
                 Sí, no ignoro
que no puedo engañarte.
Aquel niño no existe.
Acompañas a un hombre
que te obliga a durar
entre papel y días
y libros y sus sueños.

Qué historia, viejo Pancho,
durar a duras penas
de un lunes a otro lunes,
de un otoño a otro otoño,
mudar la risa en llanto,
el llanto en vida nueva,
los días en más días.
Te digo que estoy vivo,
en suma. Ya me entiendes.

Tú tienes tu casaca
con un remiendo sólo,
tu cuello almidonado
con su lazo impasible,
el gorro siempre puesto
(no te descubras nunca)
la negra piel de trapo
y los brazos abiertos
casi crucificados.
                              Porque también a ti
te hicieron (¡tan grotesco!)
hermoso Pancho mío, a nuestra imagen.

José Ángel Valente


De su libro La memoria y los signos (1966)




Gene Tierney en color y en blanco y negro

 1940




1944




Lorenzo Costa - Venus







Una Venus de Lorenzo Costa (1460-1535)



(Vista en *Huismus - Flickr)





lunes, 29 de junio de 2015

Amancio Prada / A. García Calvo - La cara del que sabe




Como sabemos, la letra de esta canción es un poema del libro Canciones y soliloquios (1ª ed., 1976, La gaya ciencia; 2ª, 1982, Lucina), de Agustín García Calvo, a partir del cual Amancio Prada elaboró un disco espléndido con el mismo título (1983). Él compuso la música de siete de las canciones, como ésta de hoy (nº 111 del libro) ; y la de las otras tres fue escrita por Chicho Sánchez Ferlosio.


La cara del que sabe

Cuando veas al hombre de banca
dinámico y grave
que en la ranura de su coche
introduce la llave,
mientras habla con un cliente
importante,
y con mano segura
agarra el volante,
verás, si te fijas, en el cristal
la cara del que sabe.

En la escuela, al salir de recreo
al patio empujándose,
si ves a uno que lo llaman
el Capacobardes
que le escupe en la oreja al tonto
de la clase
y se planta aguardando
que el otro se arranque,
helados de vidrio verás allí
los ojos del que sabe.

O si ves por la turbia ventana
de frente a su amante
a la querida que, ya seca,
se aferra al cadáver
de su amor, y a cuchillo dice
«Como escapes,
te lo juro, aquí mismo
me siego el gaznate»,
grabado verás en la blanca piel
el signo del que sabe.

En la foto del jefe de estado
que fija el instante
en que él, sentado ante un decreto
de muerte de alguien,
en penoso deber la pluma
de oro blande,
cuando firme la firma
de un trazo la trace,
trazada en su frente la puedes ver
la marca del que sabe.

O si no, en el neón del espejo
del bar de 'My darling'
si ves al chulo que a su rubia
le dice, fumándole
de nariz, «Que nanay, nenita,
que tu padre,
y cuidao con el rímel,
que no se te empaste»,
posada en sus párpados la verás
la fuerza del que sabe.

Y si asomas, en fin, al estudio
de altos cristales
donde el cerebro de la empresa
dibuja los planes
de la ruta futura, y corre
recto el lápiz
y a derecho y a regla
los borra los árboles,
guiada verás de la pura ley
la mano del que sabe.

Todos tienen su idea: son ellos
los reyes del aire.
Y si tú ves que, cuando a todos
los cierre en la cárcel
de los versos y que la música
ya se apague,
yo me quedo a las nubes
mirando distante,
recuérdame y dime «La veo ahí
la cara del que sabe.





"Agustín García Calvo, Chicho Sánchez Ferlosio y Amancio Prada en el Teatro Español. Canciones y soliloquios. Ciclo Intérpretes Musicales, nº 3. Madrid, 19 y 20 de Noviembre de 1982. La disponibilidad de esta grabación es una gentileza de Amancio Prada."






García Calvo recita un fragmento de 'Sermón de ser y no ser'







Portada de la primera edición (1972)





Agustín García Calvo - Sonetos teológicos




Agustín García Calvo es uno de los autores con más entradas en este blog. Hoy tenemos los Sonetos teológicos, incluídos en su Sermón de ser y no ser (1ª edición, Visor, 1972)


Sonetos teológicos

I

Enorgullécete de tu fracaso,
que sugiere lo limpio de la empresa:
luz que medra en la noche, más espesa
hace la sombra, y más durable acaso.

No quiso Dios que dieras ese paso,
y ya del solo intento bien le pesa;
que tropezaras y cayeras, ésa
es justicia de Dios: no le hagas caso.

¿Por lo que triunfo y lo que logro, ciego,
me nombras y me amas?: yo me niego,
y en ese espejo no me reconozco.

Yo soy el acto de quebrar la esencia:
yo soy el que no soy. Yo no conozco
más modo de virtud que la impotencia.



y II

Pero no cejes; porque no se sabe
cuándo pierde el amor, dónde la tierra
volteando camina, ni qué encierra
mensaje del que nadie tiene clave.

Pues el Libro Mayor (y eso es lo grave)
del Debe y el Haber nunca se cierra,
y acaso acierte el que con tino yerra;
ni es nada el mundo hasta que el mundo acabe.

Si te dicen que Dios es infinito,
di que entonces no es; y si finito,
que lo demuestre pués y que concluya.

Pero no hay Dios ni hay Ley que a contradanza
no se pueda bailar. Tu muerte es tuya.
Tu no saber es toda tu esperanza.

Agustín García Calvo



Nodo 50


La posada del Sol de Medianoche - Blog de Alfredo J. Ramos




sábado, 27 de junio de 2015

Tres lanzadoras de jabalina

Friedrich Seidenschtücker



František Drtikol



La lanzadora de jabalina uruguaya Lerin Franco,
fotografiada por Scott Heavey (© Getty Images)





Alberto Sughi - Balcón sobre el mar (1995)









(*Huismus - Flickr)




Jacques Henri Lartigue - Florett, Paris (1944)










Ornella Vanoni - Senza fine



Recuperamos esta composición de Gino Paoli, ya escuchada aquí, interpretada hoy por Ornella Vanoni en directo.


SENZA FINE

Senza fine, tu trascini la nostra vita
senza un'attimo di respiro per sognare
per potere ricordare
perche abbiamo gia' vissuto

Senza fine, tu sei un attimo senza fine
non hai ieri non hai domani
tutto e' ormai nelle tue mani
mani grandi, mani senza fine

Non m'importa della luna
non m'importa delle stelle
tu per me sei luna e stelle
tu per me sei sole e cielo
tu per me sei tutto quanto
tutto quanto voglio avere

Senza fine, tu sei un attimo
senza fine non hai ieri non hai domani
tutto e' ormai nelle tue mani, mani grandi
mani senza fine

Non m'importa della luna
non m'importa delle stelle
tu per me sei luna e stelle
tu per me sei sole e cielo
tu per me sei tutto quanto
tutto quanto voglio avere






Entradas ya publicadas en Como cantaba mayo...: Senza paura y Anema e core.



viernes, 26 de junio de 2015

Brigitte Fassbaender - Youkali





YOUKALI

C'est presque au bout du monde
Ma barque vagabonde
Errant au gré de l'onde
M'y conduisit un jour
L'île est toute petite
Mais la fée qui l'habite
Gentiment nous invite
A en faire le tour

Youkali, c'est le pays de nos désirs
Youkali, c'est le bonheur, c'est le plaisir
Youkali, c'est la terre où l'on quitte tous les soucis
C'est dans notre nuit
Comme une éclaircie
L'étoile qu'on sui,
C'est Youkali !

Youkali, c'est le respect de tous les vœux échangés
Youkali, c'est le pays des beaux amours partagés
C'est l'espérance
Qui est au cœur de tous les humains
La délivrance

Que nous attendons tous pour demain
Youkali, c'est le pays de nos désirs
Youkali, c'est le bonheur, c'est le plaisir
Mais c'est un rêve, une folie
Il n'y a pas de Youkali !
Mais c'est un rêve, une folie
Il n'y a pas de Youkali !

Et la vie nous entraîne
La sente quotidienne
Mais la pauvre âme humaine
Cherchant partout l'oubli
A pour quitter la terre
Su trouver le mystère
Où nos rêves se terrent
En quelque Youkali

Youkali, c'est le pays de nos désirs
Youkali, c'est le bonheur, c'est le plaisir
Youkali, c'est la terre où l'on quitte tous les soucis
C'est dans notre nuit
Comme une éclaircie
L'étoile qu'on suit
C'est Youkali !

Mais c'est un rêve, une folie
Il n'y a pas de Youkali !
Mais c'est un rêve, une folie
Il n'y a pas de Youkali !


Música de Kurt Weill y letra de Roger Fernay




Una foto de Elliott Erwitt (1950)



Wilmington, Carolina del Norte (1950). Una fotografía de uno de lo más grandes fotógrafos vivos, el norteamericano Elliott Erwitt (París, 1928).










Marlon Brando durante el rodaje de 'Hombres'




Marlon Brando en el rodaje de Hombres (The Men, 1950), de Fred Zinnemann.






"Quite an experience to live in fear, isn't it?"




Lo que viene después, aquí.


Batty: Quite an experience to live in fear, isn't it? That's what it is to be a slave.





miércoles, 24 de junio de 2015

Una foto de Vincenzo Balocchi

*



Más fotografías de Vincenzo Balocchi en "Vincenzo Balocchi o cómo jugar con la inteligencia del espectador" (xatakafoto) y en Cultura inquieta.





Harper Lee - " Atticus told me to delete the adjectives..."




 Atticus told me to delete the adjectives and I’d have the facts.


Harper Lee, To Kill a Mockingbird (1960. Premio Pulitzer)











(Fotografia de Emily Coghlan)



Camarón y Paco de Lucía - Esa gitana morena








(Fotografía de Luigi Cuna)










Camarón y Paco por bulerías (1976)












lunes, 22 de junio de 2015

Adiós a Laura Antonelli

Laura Antonelli, abril 1979 - © Fabian Cevallos - Sygma - Corbis


Ha muerto Laura Antonelli. Muchos la recordarán por películas como Malizia. Aquí la recordamos por la última película de Luchino Visconti, El inocente (L'innocente, 1976), basada en la novela de Gabriele D'Annunzio.



Giancarlo Giannini, Visconti y Laura Antonelli
















Elis Regina - Sabiá





SABIÁ

Vou voltar
Sei que ainda vou voltar
Para o meu lugar
Foi lá e é ainda lá
Que eu hei de ouvir cantar
Uma sabiá

Vou voltar
Sei que ainda vou voltar
Vou deitar à sombra
De um palmeira
Que já não há
Colher a flor
Que já não dá
E algum amor
Talvez possa espantar
As noites que eu não queira
E anunciar o dia

Vou voltar
Sei que ainda vou voltar
Não vai ser em vão
Que fiz tantos planos
De me enganar
Como fiz enganos
De me encontrar
Como fiz estradas
De me perder
Fiz de tudo e nada
De te esquecer

Vou voltar
Sei que ainda vou voltar
E é pra ficar
Sei que o amor existe
Não sou mais triste
E a nova vida já vai chegar
E a solidão vai se acabar
E a solidão vai se acabar



Y también cantada por Nara Leão.




Sabiá-laranjeira (Turdus Rufiventris)




Kostas Karyotakis - Noche




NOCHE

Los niños jugando en la tarde de primavera
--un grito lejano--,
la brisa que susurra con los labios de las rosas
palabras, y perdura;

las ventanas abiertas que respiran el tiempo,
mi cuarto vacío,
un tren que llega desde un país extraño,
mis sueños perdidos;

las campanas que cesan, y la noche que cae
sin tregua en la ciudad,
en los rostros de la gente, en el espejo del cielo,
ya en toda mi vida...

Kostas Karyotakis

De su libro Elegías y sátiras (1927)


(Traducción de Juan Manuel Macías en su blog las diosas y las nubes)


***

ΒΡΑΔΥ

Τα παιδάκια που παίζουν στ' ανοιξιάτικο δείλι
μια ιαχή μακρυσμένη --
τ' αεράκι που λόγια με των ρόδων τα χείλη
ψιθυρίζει και μένει,

τ' ανοιχτά παραθύρια που ανασαίνουν την ώρα,
η αδειανή κάμαρά μου,
ένα τραίνο που θα 'ρχεται από μια άγνωστη χώρα,
τα χαμένα όνειρά μου,

οι καμπάνες που σβήνουν, και το βράδυ που πέφτει
ολοένα στην πόλη,
στων ανθρώπων την όψη, στ' ουρανού τον καθρέφτη,
στη ζωή μου τώρα όλη...





(Fotografía de Ioannis D. Giannakopoulos: isla de Hidra)



domingo, 21 de junio de 2015

Grieg - Canción de Solveig (x 2)



Más música para el Día de la Música. Un fragmento de la suite Peer Gynt, de Grieg, en versión instrumental y vocal; esta última es interpretada por Kirsten Flagstad. Una grabación original de 1929.


Kanske vil der gå både Vinter og Vår,
og næste Sommer med, og det hele År,
men engang vil du komme, det ved jeg vist,
og jeg skal nok vente, for det lovte jeg sidst.

Gud styrke dig, hvor du i Verden går,
Gud glæde dig, hvis du for hans Fodskammel står.
Her skal jeg vente til du kommer igjen;
og venter du hist oppe, vi træffes der, min Ven!


Puede pasar el invierno y desaparecer la primavera,
desaparecer la primavera
el verano tambien se irá y después el año entero
Pero lo que sé seguro es que volverás de nuevo,
volverás otra vez
y que como prometí entonces me encontrarás esperándote,
me encontrarás esperándote

Oh-oh-oh ….

Que Dios te ayude cuando deambules por tu camino a solas,
por tu camino a solas
Que Dios te garantice su fuerza mientras te arrodillas ante su trono,
mientras te arrodillas ante su trono,
si estas ahora en el cielo esperándome,
esperándome en el cielo,
y podremos encontrarnos de nuevo y no separarnos jamás,
y no separarnos jamás

Oh-oh-oh ….


Extraído de loff.it (Fermín Guisado)











Louis Malle y Miles Davis



Uno de los aspectos más importantes que marca el ambiente de esta película de Louis Malle, Ascensor para el cadalso (Ascenseur pour l'echafaud, 1958) es la música de Miles Davis, que se encontraba entonces en París. Según iban viendo la película, Miles y sus compañeros improvisaban.








Lee Remick en 'Un rostro en la multitud'




Lee Remick en Un rostro en la multitud (A Face in the Crowd, 1957), de Elia Kazan.








Aurora Luque - Anunciación del verano




ANUNCIACIÓN DEL VERANO

Una avioneta blanca sobrevuela la costa
con su estela de lona casi en blanco.
Anúnciese en el aire. Desde el apartamento
los parasoles verdes, naranjas y morados

hacen que el mar se vista a estas alturas
una túnica pop. Se hunde aquel barco
centímetro a centímetro, sus tribales quehaceres
de antigua pesquería. Este verano

nos deslumbra el blanquísimo poliéster
de un yate sobre el puzzle inacabado
de un movedizo mar turquesa, malva.
Descienden las gaviotas. ¿No está la vida acaso

bajo un inmenso toldo de luz que la protege
del ardor del vacío, de su abrazo,
de las ondas violetas de la muerte,
de su quehacer tribal, del viejo pacto?

Aurora Luque



(Fotografía de Berta Pfirsich)




sábado, 20 de junio de 2015

Grace Kelly




 Grace Kelly, fotografiada por  Milton Greene en 1953.





Chico Buarque - Joana Francesa



Ó Chico, caro amigo, você vai voltar mais vezes em julho por estas bandas!



JOANA FRANCESA

Tu ris, tu mens trop
Tu pleures, tu meurs trop
Tu as le tropique
Dans le sang et sur la peau
Geme de loucura e de torpor
Já é madrugada
Acorda, acorda, acorda, acorda, acorda

Mata-me de rir
Fala-me de amor
Songes et mensonges
Sei de longe e sei de cor
Geme de prazer e de pavor
Já é madrugada
Acorda, acorda, acorda, acorda, acorda

Vem molhar meu colo
Vou te consolar
Vem, mulato mole
Dançar dans mes bras
Vem, moleque me dizer
Onde é que está
Ton soleil, ta braise

Quem me enfeitiçou
O mar, marée, bateau
Tu as le parfum
De la cachaça e de suor
Geme de preguiça e de calor
Já é madrugada
Acorda, acorda, acorda, acorda, acorda










Aretha Franklin - Misty (1966)





Misty, el tema que todo amante de jazz identifica al punto con su compositor, Errol Garner, interpretado por Aretha Franklin. Por si alguien se anima, hay en el blog dos versiones de Sarah Vaughan y una del propio Garner en trío.



Misty (Sarah Vaughan + Errol Garner)


Sassy canta 'Misty' en directo (1964) 





viernes, 19 de junio de 2015

Soledad Bravo - Ay, Carmela

Robert Capa




De un recital de Soledad Bravo, grabado en el Ateneo de Caracas, el 24 de junio de 1972







Una foto de Heinrich Riebesehl










Fernando Assis Pacheco - 'Trabalhos e paixões de Benito Prada'



Cuando el panadero viejo de Casdemundo estuvo seguro de que Manolo Cabra había deshonrado a su hermana, en dos segundos decidió todo. Esa misma noche lo mató en una emboscada, arrastró el cadáver al pajar y fue a encender el horno con unas vides que había comprado para las empanadas de la fiesta de San Bartolomé.
El hermano del medio se encargó de cortarle la cabeza al muerto, el panadero viejo lo preparó y después lo chamuscó bien chamuscado. A las dos de la mañana untó a Cabra de arriba abajo con el aliño, metiéndole un espeto por las nalgas. A las cinco estaba asado.
“¡Caramba”, dijo el hermano del medio, que admiraba todas las invenciones del mayor, “es a la segoviana!”
“Pero no le hincas el diente”, atajó el otro.
Mientras tanto, el más joven, vuelto ya de Pereiro, adonde había ido a avisar al Padre Mestre, manifestó deseos de capar a Manolo Cabra. El del medio miró muy serio al panadero viejo. Éste escupió enojado y decretó:
“Es todo para los perros. Ahora traed la ropa del fiel difunto, que ya no sirve para nada salvo en el infierno.”
Si le hubiesen preguntado al panadero viejo por lo qué más deseaba en ese momento, habría respondido:
“Asarle hasta la memoria.”


Primer capítulo del libro Trabalhos e paixões de Benito Prada, de Fernando Assis Pacheco. Edições ASA, abril de 1997, 6ª edição. Traducido por El transcriptor.



jueves, 18 de junio de 2015

Otras fotos de Berta Vicente Salas









Otras tres fotografías de Berta Vicente Salas, B erta en Flickr. En diciembre de 2012 estuvo por aquí.