.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 31 de agosto de 2016

Ángel González - Así nunca volvió a ser




ASÍ NUNCA VOLVIÓ A SER

Como llevaba trenza
la llamábamos trencita en la tarde del jueves.
Jugábamos a montarnos en ella y nos llevaba
a una extraña región de la que nunca volveríamos.
Porque es casi imposible abandonar
aquel olor a tierra de su cabello sucio,
sus ásperas rodillas todavía con polvo
y con sangre de la última caída
y, sobre todo,
la nacarada nuca donde se demoraban
unas gotas de luz cuando ya luz no había.
Allí me dejó un día de verano
y jamás regresó
a recoger mi insomne pensamiento
que desde entonces vaga por sus brazos
corrigiendo su ruta, terco y contradictorio,
lo mismo que una hormiga que no sabe salir
de la rama de un árbol en el que se ha perdido.

Ángel González


Breves acotaciones para una biografía (1971)




(Fotografía de ïsThaVision - Flickr)



Thelonious Monk - I Love You (Sweetheart of All My Dreams)

Fotografía de William Claxton











Una foto y una cita de David Hurn



“Life as it unfolds in front of the camera is full of so much complexity, wonder and surprise that I find it unnecessary to create new realities. There is more pleasure, for me, in things as they are.”

David Hurn


David Hurn (1934) en Magnum Photos




(Fuente: La beauté de Pandore)




Un cuadro de Tracey Sylvester Harris (2014)




Tracey Sylvester Harris, Amigas en la playa (2014)




(iArt)



Tadeusz Konwicki - El último día del verano (1958)




El último día del verano (Ostatni dzień lata), 1958, de Tadeusz Konwicki.






Natalie Cole - That Sunday, That Summer




THAT SUNDAY, THAT SUMMER

If I had to choose just one day...

If I had to choose just one day
To last my whole life through
It would surely be that Sunday
The day that I met you

Newborn whippoorwills were calling from the hills
Summer was a-coming in but fast
Lots of daffodils were showing off their skills
Nodding all together, I could almost hear them whisper
"Go on, kiss her, go on and kiss her"

And if I had to choose one moment
To live within my heart
It would be that tender moment
Recalling how we started
Darling, it would be when you smiled at me
That way, that Sunday, that summer

Newborn whippoorwills were calling from the hills
Summer was a-comin' in but fast
Lots of daffodils were showin' off their skills
Nodding all together, I could almost hear them whisper
"Go on, kiss her, go on and kiss her"

If I had to choose one moment
To live within my heart
It would be that tender moment
Recalling how we started
Darling, it would be when you smiled at me
That way, that Sunday, that summer

If I had to choose just one day









(Fotografía de André de Dienes)



lunes, 29 de agosto de 2016

Edvard Munch - Noche de verano, sirena (1893)







(Kundst)


Una foto de Rachel Hulin









Una foto de Karl Henirk Endlung









(Adreciclarte)




Una foto de Louise Dahl-Wolfe




La modelo Jean Patchett, fotografiada en Granada en 1953 por Louise Dahl-Wolfe.



(Kafka's Apartment)





Un cuadro de Jossef Presser




Desnudo femenino sentado (ca. 1940), de Josef Presser (1909-1967)




"Born in Lublin, Russian Poland, Josef Presser came to Boston, MA at the age of 12 where he received a scholarship to the Boston Museum of Fine Arts."

(Sigue en Fletcher Gallery)



domingo, 28 de agosto de 2016

Una foto de Gillian Laub




Gillian Laub (1975, Chappaqua, New York)





Una foto de Emiel van Moerkerken




© Emiel van Moerkerken





Carmen Souza y Théo Pascal - Moonlight Serenade




A pesar de lo que se lee encima, el tema interpretado por Carmen Souza y Théo Pascal es el famoso Moonlight Serenade de Glen Miller y no el compuesto por el pianista Horace Silver.


"Carmen Souza à la guitare et Théo Pascal à la basse interprètent "Moonlight Serenade de Glenn Miller" extrait de leur nouvel album "Epistola" le 10 septembre 2015 dans la matinale de France Musique."


Página de Carmen Souza


"Carmen Souza (Lisboa, 1981) é uma cantora luso-caboverdiana.

Filha de pais cabo-verdianos, fala crioulo e português. Iniciou a carreira num grupo de gospel de Portugal. Aos 17 anos, conheceu o baixista Theo Pascal, que passou a ser seu produtor. Juntos, os dois criaram um estilo unindo a cultura cabo-verdiana aos ritmos tradicionais africanos e ao jazz."

(Wikipédia)




sábado, 27 de agosto de 2016

Stephanie McNiel - The Hitchhiker, DEW issue 5




Stephanie McNiel, The Hitchhiker, DEW issue 5


(fashionishing.com)



Futuras estrellas de cine francesas en 1960



Primera fila de izquierda a derecha: Catherine Spaak (16 años), Joëlle LaTour (17 años), Daliah Lavi (18 años), Michèle Verez (18 años).

Segunda fila: Anne-Marie Bellini (16 años), Geneviève Grad (15 años).

Tercera fila: Danièle Gaubert (16 años), Catherine Deneuve (15 años), Giselle Sandre (18 años), Mireille Darc (20 años).



Fotografía de Raymond Depardon, en Sophia/skorver1 - Flickr)




Cecil Beaton - Baba d'Erlanger




Cecil Beaton, Baba d'Erlanger, Princesa Jean-Louis de Faucigny-Lucinge, años veinte.




'So long' definitivo, Marianne...

Leonard Cohen y Marianne Ihlen en la isla de Hidra (Grecia) EN. Foto: James Burke


"Leonard Cohen se despide de Marianne", Diego Manrique (El País, 5-8-2016)



SO LONG MARIANNE

Come over to the window, my little darling,
I'd like to try to read your palm.
I used to think I was some kind of Gypsy boy
before I let you take me home.
Now so long, Marianne, it's time that we began
to laugh and cry and cry and laugh about it all again.

Well you know that I love to live with you,
but you make me forget so very much.
I forget to pray for the angels
and then the angels forget to pray for us.

Now so long, Marianne, it's time that we began ...

We met when we were almost young
deep in the green lilac park.
You held on to me like I was a crucifix,
as we went kneeling through the dark.

Oh so long, Marianne, it's time that we began ...

Your letters they all say that you're beside me now.
Then why do I feel alone?
I'm standing on a ledge and your fine spider web
is fastening my ankle to a stone.

Now so long, Marianne, it's time that we began ...

For now I need your hidden love.
I'm cold as a new razor blade.
You left when I told you I was curious,
I never said that I was brave.

Oh so long, Marianne, it's time that we began ...

Oh, you are really such a pretty one.
I see you've gone and changed your name again.
And just when I climbed this whole mountainside,
to wash my eyelids in the rain!

Oh so long, Marianne, it's time that we began ...









viernes, 26 de agosto de 2016

Bebo Valdés y Javier Colina - Siboney




En directo, en el Village Vanguard de Nueva York, Bebo Valdés y Javier Colina, mano a mano, con todo un clásico: Siboney.





Con Mihaela Noroc en La Habana




Fotografía de Mihaela Noroc en La Habana.


"El atlas de la belleza de la fotógrafa Mihaela Noroc" (Heraldo de Aragón)


"En busca de la belleza española" (El Mundo, 28-12-2015)




Otra foto de Marylise Vigneau en La Habana



 Marylise Vigneau es la autora de esta fotografía, hecha en La Habana en junio de 2014.



El año pasado, "Una foto de Marylise Vigneau"




José Lezama Lima - Esperar la ausencia




ESPERAR LA AUSENCIA

Estar en la noche
esperando una visita,
o no esperando nada
y ver cómo el sillón lentamente
va avanzando hasta alejarse de la lámpara.
Sentirse más adherido a la madera
mientras el movimiento del sillón
va inquietando los huesos escondidos,
como si quisiéramos que no fueran vistos
por aquellos que van a llegar.
Los cigarros van reemplazando
los ojos de los que no van a llegar.
Colocamos el pañuelo
sobre el cenicero para que no se vea
el fondo de su cristal,
los dientes de sus bordes,
los colores que imitan sus dedos
sacudiendo la ausencia y la presencia
en las entrañas que van a ser sopladas.
La visita o la nada
cubiertas por el pañuelo,
como el llegar de la lluvia
para oídos lejanos,
saltan del cenicero,
preparando la eternidad
de sus pisadas o se organizan
inclinándose sobre un montón de hojas
que chisporrotean sobre el jarrón
de la abuela,
huyendo del cenicero.

14 de mayo de 1974


José Lezama Lima


Fragmentos a su imán,  Editorial Lumen, Colección El Bardo, 1ª ed. en esta editorial, 1978.


Lezama murió en agosto de 1976. "Un año después apareció su novela póstuma e inacabada, Oppiano Licario, secuela de Paradiso; y en 1978 Fragmentos a su imán, su último poemario, con un prólogo de Cintio Vitier." (Wikipedia).

La edición de Lumen tiene también un prólogo de José Agustín Goytisolo, "La espiral milagrosa".



jueves, 25 de agosto de 2016

Edward Weston en las dunas de Océano, California (1936)












Otra de Bernard Plossou en México




Bernard Plossu y Karina estuvieron en julio, y vuelven ahora, cuando agosto empieza a dar sus últimas boquedas. ¡Que calor!


"Bernard Plossu - Karina, México, 1966"





Sean Connery y Ursula Andress




Sean Connery y Ursula Andress en Agente 007 contra el  Dr. No (1962).








Una foto de Hannah Starkey





Hannah Starkey (Belfast, 1971)



Cada día un fotógrafo




Aretha Franklin - Chain of Fools

1967


"Chain of Fools is a song written by Don Covay. Aretha Franklin first released the song as a single in 1967 and subsequently it appeared on many of her albums." (Wikipedia)







 ***



José Emilio Pacheco - Los elementos de la noche





LOS ELEMENTOS DE LA NOCHE

Bajo el mismo imperio que el verano ha roído
Se deshacen los días.
En el último valle
La destrucción se sacia
En ciudades vencidas que la ceniza afrenta.
La lluvia extingue
El bosque iluminado por el relámpago.
La noche deja su verano.
Las palabras se rompen contra el aire.
Nada se restituye ni devuelve
El verdor a la tierra calcinada.
Ni el agua en su destierro sucederá a la fuente
Ni los huesos del águila volverán por las alas.

José Emilio Pacheco


(Fotografía: Cow Skull, O'Keeffe's Abiquiu House, New Mexico, 1960, by Todd Webb*)




miércoles, 24 de agosto de 2016

Ornella Vanoni y Toquinho - Samba para Vinícius




Composición de Toquinho y Chico Buarque, Samba para Vinícius, interpretada por Ornella Vanoni y Toquinho, a los que se une el propio Vinicius de Moraes al final.





Un retrato de Arthur Riedel




Un retrato del pintor suizo Arthur Riedel (1888-1953), Mujer con pelota (1932).




(terminus ante quem)



Côte d'Azur, 1955



Sin nombre del autor. Cote d'Azur, 1955.  Últimos días del verano.




Chet Baker y Philip Catherine + Bruno Martino - Estate





Estate (verano, en italiano) había estado aquí de la mano del cantante brasileño João Gilberto, pero no habíamos oído la versión original, la de Bruno Martino, que se me ha venido a la cabeza después de encontrarme con esta versión de Chet Baker y Philip Catherine.



ESTATE

Estate sei calda come i baci che ho perduto
Sei piena di un amore che è passato
Che il cuore mio vorrebbe cancellare
Estate il sole che ogni giorno ci scaldava
Che splendidi tramonti dipingeva
Adesso brucia solo con furore
Tornerà un altro inverno
Cadranno mille petali di rose
La neve coprirà tutte le cose
E forse un po' di pace tornerà
Estate che hai dato il tuo profumo ad ogni fiore
L'estate che ha creato il nostro amore
Per farmi poi morire di dolore.
Odio l'estate...




Bruno Martino (1960)



martes, 23 de agosto de 2016

Amélia Muge - Quem vier que venha (saudação)






Amélia Muge - "Quem vier que venha (saudação)", del álbum Não sou daqui (2007).





Adiós a Toots Thielemans


The original 1962 debut version, from the out-of-print "The Whistler & His Guitar" with Arnold Fishkind (b), Sol Gubin or Don Lamond (d), Toots Thielemans (gtr & whistling), Dick Hyman (org).


"Muere Toots Thielemans, armonicista y leyenda del jazz, a los 94 años", Chema García Martínez (El País, 23-8-16)

El músico fallece a los 94 años en un hospital de su Bruselas natal. Colaboró con maestros del género como Charlie Parker o Ella Fitzgerald





Bluesette con armónica, mejor...





Un retrato de Lucien Freud




Joven con un perro blanco (1951-52), de Lucien Freud.




Una foto de Annelie Vandendael




Annelie Vandendael, Pez rojo.







Marcin Baran - Inscripción copta





INSCRIPCIÓN COPTA

Bendito sea el desgaste del cuerpo,
gracias a él lo imperfecto no dura.
Y lo que existe más allá de la roca del tiempo sigue
estando a prueba de la acción y del abandono.

Marcin Baran
(n. 1963)



Poesia a contragolpe. Antología de poesa polaca contemporánea (autores nacidos entre 1960 y 1980). Selección y traducción de Abel Murcia, Gerardo Beltrán y Xavier Farré. Prensas Universitarias de Zaragoza, 2012.




(Fotografía de Kimuak, Koptos)


lunes, 22 de agosto de 2016

Sonny Rollins - Lady Bird





Sonny Rollins (ts), Henry Grimes (b), Kenny Clarke (ds)
Album:“Sonny Rollins / Contemporary Leader - Aix En Provence 1959”
Recorded:France, March 11, 1959




Charles Simic - El monstruo ama su laberinto. Cuadernos




Volví de comer cinco minutos más tarde y mi jefe en la compañía de seguros donde trabajaba me llamó públicamente la atención, diciendome que era un irresponsable delante de otros veinte o treinta esclavos. Estuve un rato echando humo en mi cubículo, pero entonces me incorporé lentamente, me colgué la bufanda del cuello, me puse los guantes a la vista de todo el mundo y salí de la oficina sin mirar atrás. No tenía abrigo y en la acera caía la nieve, pero me sentí loco de alegría, casi mareado por ser libre.

* * * * *

Todas las vidas son extrañas, pero las vidas de los inmigrantes y los exiliados lo son aún más. Mis padres murieron muy lejos de donde nacieron. Sus vidas no fueron como las habían imaginado. Hasta cuando tenía ochenta y ocho años y se alojaba en una residencia de ancianos de Dover, New Hampshire, mi madre seguía perpleja. ¿Qué sentido tiene todo? Lo que la aterrorizaba era la probabilidad de que no tuviera ninguno.


Charles Simic


El monstruo ama su laberinto. Cuadernos (Charles Simic). Traducción de Jordi Doce. Epílogo de Seamus Heaney. Vaso Roto Ediciones, 2015.




"Boceto de Charles Simic", de Antonio Muñoz Molina (El País, 10-5-2008)




Volvemos con una foto de Max Burchartz




Lotte (Ojo), es el título de esta fotografía de Max Burchartz (1887 - 1961). Año 1928.






jueves, 18 de agosto de 2016

Lorca por tierras cubanas



En su periplo americano, García Lorca recaló en tierras cubanas, donde su poesía era muy apreciada. A finales de abril de 1930, en Santiago de Cuba concretamente, escribió el "Son de negros en Cuba", que incorporó a Poeta en Nueva York.

Y un poco de música para Lorca: la composición del pianista Rubén González (1919 - 2003), Melodía del río.


SON DE NEGROS EN CUBA

Cuando llegue la luna llena
iré a Santiago de Cuba,
iré a Santiago,
en un coche de agua negra.
Iré a Santiago.
Cantarán los techos de palmera.
Iré a Santiago.
Cuando la palma quiera ser cigueña,
iré a Santiago.
Y cuando quiera ser medusa el plátano,
iré a Santiago.
Iré a Santiago
con la rubia cabeza de Fonseca.
Iré a Santiago.
Y con la rosa de Romeo y Julieta
iré a Santiago.
¡Oh Cuba! ¡Oh ritmo de semillas secas!
Iré a Santiago.
¡Oh cintura caliente y gota de madera!
Iré a Santiago.¡Arpa de troncos vivos, caimán, flor de tabaco!
Iré a Santiago.
Siempre he dicho que yo iría a Santiago
en un coche de agua negra.
Iré a Santiago.
Brisa y alcohol en las ruedas,
iré a Santiago.
Mi coral en la tiniebla,
iré a Santiago.
El mar ahogado en la arena,
iré a Santiago,
calor blanco, fruta muerta,
iré a Santiago.
¡Oh bovino frescor de calaveras!
¡Oh Cuba! ¡Oh corva de suspiro y barro!
Iré a Santiago.



"García Lorca y Cuba: historia de una pasión"








Poeta en Nueva York en la Wikipedia



(Fotografía de Isabel Muñoz, de su serie Danza cubana, 1995)



Rafael Barradas - Retrato de García Lorca (1922)









Federico García Lorca - Gacela del amor desesperado




GACELA DEL AMOR DESESPERADO

La noche no quiere venir
para que tú no vengas
ni yo pueda ir.

Pero yo iré
aunque un sol de alacranes me coma la sien.
Pero tú vendrás
con la lengua quemada por la lluvia de sal.

El día no quiere venir
para que tú no vengas
ni yo pueda ir.

Pero yo iré
entregando a los sapos mi mordido clavel.
Pero tú vendrás
por las turbias cloacas de la oscuridad.

Ni la noche ni el día quieren venir
para que por ti muera
y tú mueras por mí.

Federico García Lorca



De su libro Diván del Tamarit, publicado póstumamente en 1940 en Buenos Aires por la Editorial Losada y Nueva York (bajo el título The Divan at Tamarit) por la Revista Hispánica Moderna. Dado que se trata de una publicación póstuma (y por tanto no revisada por el autor), las distintas ediciones han incluido pequeñas variaciones en su índice.

(Wikipedia)




Eduardo Galeano - Esos aplausos




ESOS APLAUSOS

Agonía, agonía, sueño, fermento y sueño.
Éste es el mundo, amigo, agonía, agonía.


Desde que García Lorca había caído, acribillado a balazos, en los albores de la guerra española, La zapatera prodigiosa no aparecía en los escenarios de su país. Muchos años habían pasado cuando los teatreros del Uruguay llevaron esa obra a Madrid.

Actuaron con alma y vida.

Al final, no recibieron aplausos. El público se puso a patear el suelo, a toda furia; y los actores no entendían nada. China Zorrilla lo contó:

–Nos quedamos pasmados. Un desastre. Era para ponerse a llorar.

Pero después, estalló la ovación. Larga, agradecida. Y los actores seguían sin entender.

Quizás aquel primer aplauso con los pies, aquel trueno sobre la tierra, había sido para el autor. Para el autor, fusilado por rojo, por marica, por raro. Quizás había sido una manera de decirle: para que sepas, Federico, lo vivo que estás.

Bocas del tiempo.


Eduardo Galeano



(Los dos versos citados por Galeano pertenecen a la Oda a Walt Whitman)



Lorca, fotografiado por Buñuel en 1925








Ochenta años del fusilamiento de García Lorca

Madrid, junio de 1936 (Foto: David Seymour)



A UN POETA MUERTO
(F.G.L.)

Así como en la roca nunca vemos
La clara flor abrirse,
Entre un pueblo hosco y duro
No brilla hermosamente
El fresco y alto ornato de la vida.
Por esto te mataron, porque eras
Verdor en nuestra tierra árida
Y azul en nuestro oscuro aire.

Leve es la parte de la vida
Que como dioses rescatan los poetas.
El odio y destrucción perduran siempre
Sordamente en la entraña
Toda hiel sempiterna del español terrible,
Que acecha lo cimero
Con su piedra en la mano.

Triste sino nacer
Con algún don ilustre
Aquí, donde los hombres
En su miseria sólo saben
El insulto, la mofa, el recelo profundo
Ante aquel que ilumina las palabras opacas
Por el oculto fuego originario.

La sal de nuestro mundo eras,
Vivo estabas como un rayo de sol,
Y ya es tan sólo tu recuerdo
Quien yerra y pasa, acariciando
El muro de los cuerpos
Con el dejo de las adormideras
Que nuestros predecesores ingirieron
A orillas del olvido.

Si tu ángel acude a la memoria,
Sombras son estos hombres
Que aún palpitan tras las malezas de la tierra;
La muerte se diría
Más viva que la vida
Porque tú estás con ella,
Pasado el arco de tu vasto imperio,
Poblándola de pájaros y hojas
Con tu gracia y tu juventud incomparables.

Aquí la primavera luce ahora.
Mira los radiantes mancebos
Que vivo tanto amaste
Efímeros pasar junto al fulgor del mar.
Desnudos cuerpos bellos que se llevan
Tras de sí los deseos
Con su exquisita forma, y sólo encierran
Amargo zumo, que no alberga su espíritu
Un destello de amor ni de alto pensamiento.

Igual todo prosigue,
Como entonces, tan mágico,
Que parece imposible
La sombra en que has caído.
Mas un inmenso afán oculto advierte
Que su ignoto aguijón tan sólo puede
Aplacarse en nosotros con la muerte,
Como el afán del agua,
A quien no basta esculpirse en las olas,
Sino perderse anónima
En los limbos del mar.

Pero antes no sabías
La realidad más honda de este mundo:
El odio, el triste odio de los hombres,
Que en ti señalar quiso
Por el acero horrible su victoria,
Con tu angustia postrera
Bajo la luz tranquila de Granada,
Distante entre cipreses y laureles,
Y entre tus propias gentes
Y por las mismas manos
Que un día servilmente te halagaran.

Para el poeta la muerte es la victoria;
Un viento demoníaco le impulsa por la vida,
Y si una fuerza ciega
Sin comprensión de amor
Transforma por un crimen
A ti, cantor, en héroe,
Contempla en cambio, hermano,
Cómo entre la tristeza y el desdén
Un poder más magnánimo permite a tus amigos
En un rincón pudrirse libremente.

Tenga tu sombra paz,
Busque otros valles,
Un río donde del viento
Se lleve los sonidos entre juncos
Y lirios y el encanto
Tan viejo de las aguas elocuentes,
En donde el eco como la gloria humana ruede,
Como ella de remoto,
Ajeno como ella y tan estéril.

Halle tu gran afán enajenado
El puro amor de un dios adolescente
Entre el verdor de las rosas eternas;
Porque este ansia divina, perdida aquí en la tierra,
Tras de tanto dolor y dejamiento,
Con su propia grandeza nos advierte
De alguna mente creadora inmensa,
Que concibe al poeta cual lengua de su gloria
Y luego le consuela a través de la muerte.

Como leve sonido:
hoja que roza un vidrio,
agua que acaricia unas guijas,
lluvia que besa una frente juvenil;

Como rápida caricia:
pie desnudo sobre el camino,
dedos que ensayan el primer amor,
sábanas tibias sobre el cuerpo solitario;

Como fugaz deseo:
seda brillante en la luz,
esbelto adolescente entrevisto,
lágrimas por ser más que un hombre;

Como esta vida que no es mía
y sin embargo es la mía,
como este afán sin nombre
que no me pertenece y sin embargo soy yo;

Como todo aquello que de cerca o de lejos
me roza, me besa, me hiere,
tu presencia está conmigo fuera y dentro,
es mi vida misma y no es mi vida,
así como una hoja y otra hoja
son la apariencia del viento que las lleva.

Como una vela sobre el mar
resume ese azulado afán que se levanta
hasta las estrellas futuras,
hecho escala de olas
por donde pies divinos descienden al abismo,
también tu forma misma,
ángel, demonio, sueño de un amor soñado,
resume en mí un afán que en otro tiempo levantaba
hasta las nubes sus olas melancólicas.

Sintiendo todavía los pulsos de ese afán,
yo, el más enamorado,
en las orillas del amor,
sin que una luz me vea
definitivamente muerto o vivo,
contemplo sus olas y quisiera anegarme,
deseando perdidamente
descender, como los ángeles aquellos por la escala de espuma,
hasta el fondo del mismo amor que ningún hombre ha visto.

Luis Cernuda

Las nubes (1937-1940)



Wall Street, Paul Strand (1915)




LA AURORA

La aurora de Nueva York tiene
cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean las aguas podridas.
La aurora de Nueva York gime
por las inmensasa escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.
La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible:
A veces las monedas en enjambres furiosos
taladran y devoran abandonados niños.
Los primeros que salen comprenden con sus huesos
que no habrá paraíso ni amores deshojados:
saben que van al cieno de números y leyes,
a los juegos sin arte, a sudores sin fruto.
La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.
Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre.


Federico García Lorca

Poeta en Nueva York



"Lorca, muerte (sin resolver) de un poeta" (El País, 10-12-2009)

"según los documentos de Caballero, el fusilamiento tuvo que ocurrir en la madrugada del 17 de agosto, sobre las cuatro, y no el día 19, la fecha oficial de la muerte", in "Misterios alrededor de Lorca" (El Mundo, 2011)



(García Lorca fotografiado por David Seymour en Madrid, dos meses antes de su muerte. Una de las imágenes que aparecieron en la maleta mexicana de Robert Capa*)