.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

lunes, 6 de febrero de 2017

Dos poemas de Luis Javier Moreno




APOLOGÍA Y SÚPLICA

No hay color que dé vida a ese pasado
de la noche del mundo que dejaste,
fragante amada, más fragante amada
que la fragante flor de los jazmines.

Mi pensamiento huérfano regresa
al lugar de tu olvido y doy tu nombre
a la primera sombra que lo cruza.
Nunca eres tú, pues nunca me sonríes,
¡oh gentil!

Te volveré a llamar por los jardines,
por donde pierde el cuerpo su pereza,
dueña ya para siempre de tu alma.
Bajo el espesor blanco de la nieve
piensa en la rosas,
también son blancas las rosas,
que transponen tormentas y otros daños…
Mantente retirada, oh gentil mía,
de los zarzales y de los espinos
porque la condición de esos arbustos
es desgarrar la carne hasta perderla…

Cerca tu corazón de blancas flores.


*******************

RE-ENCUENTRO

No sé inventar, acudo a los recuerdos
para el entendimiento de esa hora
en que se empiezan a empañar los días.

Para entrar en la sombra te saludo,
dirigiendo mis ojos a tu espejo
por si, como creías, allí esperas,
recostada en la forma de las flores.

Siempre mantuve esa costumbre tuya
de poner flores ante la ventana
y de noche esas flores con su aroma
te acercan, y tú accedes, a mi sueño.

No sé inventar: me apropio tus acciones,
que me consientes por creer contigo
que tuya es para siempre la pereza del aire.

Contra las dudas fuiste mi esperanza
y disipaste mi temor oscuro
haciéndome creer que hasta tu orilla
habrán de llegar mis blancos huesos
sin que alimaña alguna profanase
cuanto quede de mí que ya te entrego..

Luis Javier Moreno


Leídos en la revista El signo del gorrión, nº 18. Primavera-Verano 1999


Otro poema de Luis Javier Moreno en el blog: "Contra la realidad"



(Fotografía de Simona Zanna - Flickr)



No hay comentarios: