.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

lunes, 31 de julio de 2017

José Viñals - Espesor de la gota de azul cobalto




ESPESOR DE LA GOTA AZUL COBALTO

Miro a Rothko. ¡Qué hondura! Me embadurna el silencio, me doy de bofetadas contra su azul, contra su rojo, contra su gris denso y transparente. Estoy bobo y traspasado como un arlequín crepuscular, flaco de piernas, con el vientre abultado y con sombrero de gato, de felpa de gato, de chillido de gato, bobo en la colina de las estrellas, bobo soplando una flor de cardo, bobo con un obtuso clarinete que no suena o suena poco. Gracias a Rothko, a su azul de cobalto, a su rectángulo donde moran los santos protestantes, la ceniza de las antiguas hogueras, el poco de cielo habitable que queda sobre la tierra huesuda. Y yo aquí bobo y amándote. ¿Puede ser? ¿No estoy condenado a morir colgado de una cuerda como Gerard de Nerval? Miro la torre negra, miro el farol de la calle, miro los vitrales de la catedral gótica, miro el perrillo que orina contra la piedra. Gota de cobalto tu ojo, tu ojo gota de cobalto. Me condena, me salva, me inunda, no me deja caminar. Voy a arrastrarme esta noche violeta, voy a arrastrarme hasta tu puerta, meretriz angélica, puta de terciopelo, boca bonita.

José Viñals


De su libro Camello color fucsia, in Caballo en el umbral (Antología poética 1958-2006). Introducción y selección de Benito del Pliego y Andrés Fisher. Editora Regional de Extremadura, 2010.




No hay comentarios: