.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

lunes, 23 de octubre de 2017

Pedro Casariego Córdoba - Señora Morris




[SEÑORA MORRIS]

¡Qué bella es usted, señora Morris!
Permítame que le diga que he visto miles de mujeres, señora Morris:
mujeres compactas como una buena bola de nieve comprimida,
mujeres tan decididas como un partido de los Harlem Globe Trotters,
mujeres esquimales que yo imagino con olor a caribú,
mujeres de maneras tan distantes como Nueva Zelanda de mis pies,
mujeres que desearían presidir la General Motors
con gafas de montura metálica y un puro cubano sobre la hoja del balance,
mujeres discretas a modo de corto papel secundário en una gran película,
mujeres muy robustas que parecen alimentadas con eficaces piensos "Sanders",
mujeres que apoyan a la O.T.A.N. y entienden de política exterior,
mujeres que solo recuerdan aquello que no ha sucedido,
mujeres que saben más que Kanr, Descartes y Einstein formando equipo,
mujeres mordaces que al hablar golpean con las dos manos,
pequeñas Rocky Marciano del lenguaje oral,
mujeres que bailan entre palmera y estatua griega,
mujeres senadoras que ignoran que la luna es unicamente un aro de baloncesto más
para que se entrenen Collins, Glenn, Aldrin y también los rusos,
mujeres mejicanas, mujeres mecanógrafas, mujeres traductoras,
mujeres "de langosta y Coca-Cola" en decenas de puntos geográficos,
¡pero usted si que es bella, señora Morris,
bajo sus quinientos mil dólares de renta anual!

Pedro Casariego Córdoba

(enero de 1977)



(Fotografía: Angie Dicksinson por Angelo Frontoni)



No hay comentarios: