.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 10 de enero de 2018

Luis Carandell - Del prólogo a 'autopista', de Jaume Perich


Final del prólogo escrito por Luis Carandell al libro autopista, de Jaume Perich (1941 - 1995)


La labor de un humorista y, en definitiva, la de un escritor no consiste en decir, como en las películas americanas, “la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad”. Ese es trabajo de escribidores o de escribientes, no de escritores. Por ejemplo, la copla andaluza

La hierba de los caminos
la pisan los caminantes
y a la mujer del obrero
la pisan cuatro tunantes
de esos que tienen dinero.

es posiblemente una verdad como un templo. Pero está desprovista de cualquier interés literario. Ningún escritor (?) podría componer esa copla sin avertgonzarse, si bien se le podría ocurrir a un juez, a un sacerdote o a un sociólogo. Compárese, por ejemplo, con esta otra copla, también andaluza, que expresa soberbiamente y de un modo altamente literario, la injusticia total:

Qué culpa tiene el tomate
que está tranquilo en su mata
y viene un hijo de puta
y lo mete en una lata
y lo manda pa Caracas.

El arte de Perich se adscribe a esta segunda fórmula. Creo que es el mayor elogio que puede hacérsele.

Luis Carandell


autopista (jaume perich). Edición del Círculo de Lectores. 1970 (la edición de la imagen superior)










No hay comentarios: