.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 24 de octubre de 2018

Pequeños crímenes entre amigos (Inês Dias)




PEQUEÑOS CRÍMENES ENTRE AMIGOS

Si un día me lo pides,
juro que te presto
mi corazón, tal como
guardé en la boca el pequeño dios
que te traía tan curioso.
De verdad. Te dejo que lo toques,
que sientas su peso, que lo tires
contra la pared para que después
lo cojas y retires su piel
de melocotón demasiado maduro.

Puedes quemarlo incluso
– con cuidado, por favor –
cuando esté más frío;
o enterrar sus restos debajo
de las estrelicias, a propósito
porque sabes que no las soporto.
A cambio, prométeme tan solo
que después me dejas huir
para saber cómo es eso de
pasar el resto de la vida desembarazada
finalmente de ese peso muerto.

Inês Dias


(Traducción de El transcriptor)


PEQUENOS CRIMES ENTRE AMIGOS

Se um dia me pedires,
juro que te empresto
o meu coração, tal como
guardei na boca o pequeno deus
que te trazia tão curioso.
A sério. Deixo-te tocar nele,
sentir-lhe o peso, atirá-lo
contra a parede para depois
o apanhares e retirares a pele
de pêssego demasiado maduro.

Podes até queimá-lo
– com cuidado, por favor –
quando estiver mais frio;
ou enterrares os restos debaixo
das estrelícias, de propósito
por saberes que não as suporto.
Em troca, promete-me apenas
que depois me deixas fugir
para saber como é isso de
passar o resto da vida desembaraçada
finalmente desse peso morto.




No hay comentarios: