.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

martes, 30 de abril de 2019

Elis Regina - Preciso aprender a ser só




Elis Regina habla, y empieza a cantar al medio minuto, más o menos.




lunes, 29 de abril de 2019

Fernando Pessoa - "Não: não digas nada!"



Não: não digas nada!
Supor o que dirá
A tua boca velada
É ouvi-lo já.

É ouvi-lo melhor
Do que o dirias.
O que és não vem à flor
Das frases e dos dias.

És melhor do que tu.
Não digas nada; sê!
Graça do corpo nu
Que invisível se vê.

5/6-2-1931

Fernando Pessoa




domingo, 28 de abril de 2019

Una foto de Josias Teófilo



Desde Brasil, una fotografia de Josias Teófilo.




sábado, 27 de abril de 2019

Cohen en una película de Altman




*


Fotografía de Julie Christie durante el rodaje ( Douglas Kirkland, 1971*)



viernes, 26 de abril de 2019

Basilio Sánchez - Deriva



DERIVA

Inclinado como los porteadores,
taciturno como los que excavaron
su casa a la intemperie,
retraído como los que alejándose
del mundo convirtieron
su dolor en costumbre.

En la fragilidad de lo creado,
en el lugar de nadie entre la noche
y las ocupaciones de la noche,
sentado ante la mesa que separa
lo bajo de lo alto,
lo que se ha recibido de lo que se carece.

Quedarse o salir fuera,
decir una palabra o no decirla,
alimentar un fuego o apagarlo.

No hay nada razonable que no tenga una fuga.
El pensamiento avanza con su imagen
hasta el poema cojo.

Basilio Sánchez

De su libro Cristalizaciones (2013)

Otros nueve poemas de Cristalizaciones en Portal de poesía.

Página de Basilio Sánchez (Cáceres, 1958)


(Fotografía de Amélia Monteiro)


jueves, 25 de abril de 2019

Fernando José Salgueiro Maia

Fotografía de Alfredo Cunha

Para conocer mejor la gran figura de la Revolución del 25 de abril, transcribo una entrada del blog Mi abuelo también fue picador, titulada "Fernando José Salgueiro Maia" (28-7-2012).

El poema que aparece al final fue escrito por la poeta portuguesa Sophia de Mello Breyner Andresen, de cuyo nacimiento se cumple este año su centenario.

(Corrijo algunos errores en palabras portuguesas)


FERNANDO JOSÉ SALGUEIRO MAIA

(...) El 31 de marzo de 1992, en una habitación de la segunda planta del Cromwell Hospital de Londres, un hombre se está muriendo y lo sabe. Aturdido por la quimioterapia y los sedantes, en los pocos momentos de lucidez que tiene recuerda: no tiene miedo, sonríe; acaba de ser nombrado alférez de caballería y destinado a Mozambique. Es el segundo de su promoción y por ello, al llegar a Lourenço Marques, le dan a elegir destino: un escuadrón de reconocimiento, es decir, vivir escaqueado, o un destino operativo. Elige la 9ª Cía de Comandos “Os Fantasmas”, de servicio en medio de la selva. Cuando llega, sin ninguna experiencia en combate, se tiene que hacer cargo de la misma porque el capitán y el teniente que la mandan, han sido heridos en combate. Posteriormente, el mando le negará el distintivo de comando por no haber hecho el curso en la metrópoli.

Sabe que se muere, ha venido a Londres por complacer a Natércia, la profesora de matemáticas con la que se casó, ya hace… muchos años; pero, en realidad, hace tiempo que se ha despedido de la vida. Cuando fue operado por última vez en el hospital militar de Lisboa, la noche anterior a la intervención, como si fuera un quinto cualquiera, salió de noche de la habitación, escondiéndose de la vista de médicos y enfermeras, con los zapatos en la mano y los pantalones en el brazo. En la calle, le esperaba un amigo con el coche aparcado en la puerta del hospital: “Vamos, le dice, a minha vida é do gajo (figuradamente, el cáncer), mas a noite é nossa”. Regresa al hospital a las 7 de la mañana; adormecido, a las 8 de esa misma mañana, lo encuentra la enfermera, quien le felicita por el aire descansado que presenta: “se nota que ha dormido bien – le dice-, son los tranquilizantes”.

Cae la noche sobre Londres y en la habitación, Natércia le pregunta: “Estás melhor, Fernando?”. Él le responde, casi sin fuerzas: “Estou”.

Sin que lo sepan, es la última vez que intercambiarán unas palabras. Vuelve al duermevela para seguir recordando: es la madrugada del 24 al 25 de abril de 1972. Una columna de blindados de la EPC (Escuela Práctica de Caballería) que él manda, se detiene en un semáforo en la circunvalación de la Ciudad Universitaria. Desde la chaimite (Blindado Medio sobre Ruedas) grita a las dos autoametralladoras que le preceden:

-¿Por qué hemos parado?
- Mi capitán, el semáforo está en rojo.
-¡Y desde cuando las revoluciones paran en los semáforos!

No tiene miedo, nunca lo tuvo. Que se lo pregunten al brigadeiro [general de brigada] Junqueira dos Reis. Esa misma mañana, armado con su pistola, un par de granadas y una pañuelo blanco, salió, sólo, a enfrentarse con varios M-46. Nadie se atrevió a dispararle, ni el mismo Junqueira dos Reis, enviado por el Gobierno a frenar la Revolución de los Claveles, que tuvo que disparar al aire y pasar por la vergüenza de ver cómo se pasaban a los rebeldes sus tropas y carros de combate.

Acaba de perder la conciencia y entra en coma. Natércia se desespera; la voluntad de su marido es volver a Portugal para morir en casa. Telefonea, pero no hay ningún avión militar disponible; recurre al presidente de la República, pero al final no es necesaria su intervención: consigue plazas en un vuelo regular de TAP.

El 4 de abril fallece en el Hospital Militar de Lisboa, a los 47 años, el teniente coronel Fernando José Salgueiro Maia. Su cuerpo, velado por todos los presidentes de la República desde 1974, amigos y enemigos, es trasladado al cementerio alentejano de Castelo de Vide, próximo a la localidad extremeña de Valencia de Alcántara. Allí, en una sencilla tumba, hace veinte años que descansan los restos mortales de un hombre que fue clasificado por sus enemigos como fascista y comunista al mismo tiempo, tan sólo porque jamás aceptó ningún cargo político, un hombre lleno de coraje y dignidad, que jamás aceptó ninguna prebenda:

[A SALGUEIRO MAIA]

Aquele que na hora da vitória
respeitou o vencido

Aquele que deu tudo e não pediu a paga

Aquele que na hora da ganância
Perdeu o apetite

Aquele que amou os outros e por isso
Não colaborou com a sua ignorância ou vício

Aquele que foi «Fiel à palavra dada à ideia tida»
como antes dele mas também por ele
Pessoa disse

[Sophia de Mello Breyner Andresen]

Sepultura de Salgueiro Maia en Castelo de Vide (Foto © D.R./ NCV)




Maria Helena Vieira da Silva - Liberdade


Maria Helena Vieira da Silva - Liberdade (1974-1975). Museu Nacional de Arte Contemporânea (MNAC), Lisboa.



José Afonso - Coro dos caídos





CORO DOS CAÍDOS

Cantai bichos da treva e da aparência
Na absolvição por incontinência
Cantai cantai no pino do inferno
Em Janeiro ou em maio é sempre cedo
Cantai cardumes da guerra e da agonia
Neste areal onde não nasce o dia

Cantai cantai melancolias serenas
Como o trigo da moda nas verbenas
Cantai cantai guizos doidos dos sinos
Os vossos salmos de embalar meninos
Cantai bichos da treva e da opulência
A vossa vil e vã magnificência

Cantai os vossos tronos e impérios
Sobre os degredos sobre os cemitérios
Cantai cantai ó torpes madrugadas
As clavas os clarins e as espadas
Cantai nos matadouros nas trincheiras
As armas os pendões e as bandeiras

Cantai cantai que o ódio já não cansa
Com palavras de amor e de bonança
Dançai ó parcas vossa negra festa
Sobre a planície em redor que o ar empesta
Cantai ó corvos pela noite fora
Neste areal onde não nasce a aurora

Letra e musica de José Afonso
(1964)

Esta edição foi proibida e ao ser reeditada, não o foi com esta capa, tirada no Choupal num bairro pobre que lá existia e com os meninos que por lá andavam.


Nota: Comentário do autor, sobre esta música, in "Cantares":

"Um antigo poema incompleto serviu de base á música. O conjunto constitui como que um complemento dos vampiros entretidos, após a batalha, na recolha dos mais valiosos despojos."

(Universidade do Minho)



miércoles, 24 de abril de 2019

martes, 23 de abril de 2019

Ida Vitale, Premio Cervantes 2018

© Daniel Mordzinski


EXILIOS

Están aquí y allá: de paso,
en ningún lado.
Cada horizonte: donde un ascua atrae.
Podrían ir hacia cualquier grieta.
No hay brújula ni voces.

/

Cruzan desiertos de bravo sol
o que la helada queman
y campos infinitos sin el límite
que los vuelve reales,
que los haría de solidez y pasto.

/

La mirada se acuesta como un perro,
sin siquiera el recurso de mover una cola.
La mirada se acuesta o retrocede,
se pulveriza por el aire
si nadie la devuelve.
No regresa a la sangre ni alcanza
a quien debiera.

/

Se disuelve, tan solo.

Ida Vitale


Retirado de: "Cinco poemas de Ida Vitale que no puedes perderte", ABC

"Ida Vitale: Esas palabras que me cantan"El País 


FORTUNA

Por años, disfrutar del error
y de su enmienda,
haber podido hablar, caminar libre,
no existir mutilada,
no entrar o sí en iglesias,
leer, oír la música querida,
ser en la noche un ser como en el día.

No ser casada en un negocio,
medida en cabras,
sufrir gobierno de parientes
o legal lapidación.
No desfilar ya nunca
y no admitir palabras
que pongan en la sangre
limaduras de hierro.
Descubrir por ti misma
otro ser no previsto
en el puente de la mirada.

Ser humano y mujer, ni más ni menos.


Leído aquí, "Ida Vitale lee el poema 'Fortuna'" (El País)



Piedad Bonnett - Nostalgia de lo imposible



NOSTALGIA DE LO IMPOSIBLE

Desde la estantería
los libros no leídos me miran con la misma
herida indiferencia de una novia agraviada.

Hoy, como tantas otras veces,
Su silencioso estar ahí
                                      —en mi tarde
que rumia perezosa los instantes—

chirrea como una puerta de goznes oxidados
que el viento lleva y trae, y que me impide
concentrarme en las líneas del poema.

El pajarraco del desasosiego
vuela estrellándose contra las paredes.

Los libros no leídos me contemplan
con una obstinación orgullosa y distante.
Y logran inquietarme,
porque me hacen pensar en esas calles
                                         —que jamás transité—

en donde lo esperado me esperaba.

Piedad Bonnett

De su libro Las herencias (2008)



(Fotografía de Egoitz Moreno)


Parmigianino - Retrato de un hombre con un libro (1524)










sábado, 20 de abril de 2019

Paul Celan - "Oigo tanto de vosotros..."


Paul Celan (Chernivtsi, Reino de Rumanía; 23 de noviembre de 1920 - París, 20 de abril de 1970)


Oigo tanto de vosotros
que no oigo más
que oír,

Veo tanto de vosotros
que no veo más
que ver,

tanto arremete contra mí
con habladurías
que yo a veces me expreso
como uno que habla,
que yo a veces
me expreso como uno
que calla.

Vivo, fuerte.

Paul Celan


Del período de Parte de nieve, in  Los poemas póstumos (Paul Celan). Traducción de José Luis Reina Palazón. Editorial Trotta, 2006.


Ich höre soviel von Euch
daß ich nichts mehr höre
als Hören,

ich sehe soviel von euch,
daß ich njcits mehr sehe
als Sehen,

soviel rennt mich an
mit Gerede,
daß ich zuweilen spreche
wie einer, der redet,
daß ich zuweilen
spreche wie einer,
der schweigt.
.
Ich lebe, stark.



(Fotografía de Celan: galería de Caruntu Dumitru - Flickr)





domingo, 14 de abril de 2019

Adiós a Francisca Aguirre

Fotografía en República de las Ideas

"Muere a los 88 años Francisca Aguirre, poeta de la desolación y la lucidez"
La escritora, Premio Nacional de las Letras 2018, era considerada la más machadiana de la generación de los años cincuenta", de Manuel Rico (El País, 14 abril 2019)

"Francisca Aguirre, figura silente de la poesía", de Manuel Llorente (El Mundo, 14 abril 2019)


DESDE FUERA

¿Quién sería el extraño que quisiera
conocer un paisaje como éste?
Desde fuera, la isla es infinita:
una vida resultaría escasa
para cubrir su territorio.
Desde fuera.
Pero Ítaca está dentro, o no se alcanza.
¿Y quién querría descender al fondo
de un silencio más vasto que el océano?
Silencio son sus habitantes,
silencio y ojos hacia el mar.
Desde fuera
las aguas son caminos
¿desde la playa son sólo frontera?.
¿Y quién sería el torpe navegante
que entraría en un puerto sin faro?
Desde fuera, los dioses nos contemplan.
Desde aquí, no hay un pecho
capaz de cobijarlos:
los dioses son palabras; con el silencio, mueren.
¿Alguna vez la isla fue distinta?
Quién lo puede saber desde el aturdimiento.
Sin palabras, sin dioses, Ítaca es sólo el mar.

Ítaca (1971)



Antonio Machado - Últimas lamentaciones de Abel Martín

Machado retratado por Sorolla en 1918


ULTIMAS LAMENTACIONES DE ABEL MARTÍN

Hoy, con la primavera,
soñé que un fino cuerpo me seguía
cual dócil sombra. Era
mi cuerpo juvenil, el que subía
de tres en tres peldaños la escalera.
-Hola, galgo de ayer. (Su luz de acuario
trocaba el hondo espejo
por agria luz sobre un rincón de osario)
-¿Tú conmigo, rapaz?
-Contigo, viejo.
Soñé la galería
al huerto de ciprés y limonero;
tibias palomas en la piedra fría,
en el cielo de añil rojo pandero,
y en la mágica angustia de la infancia
la vigilia del ángel más austero.
La ausencia y la distancia
volví a soñar con túnicas de aurora:
firme en el arco tenso la saeta
del mañana, la vista aterradora
de la llama prendida en la espoleta
de su granada.
¡Oh Tiempo, oh Todavía
preñado de inminencias!,
tú me acompañas en la senda fría,
tejedor de esperanzas e impaciencias.

*

¡El tiempo y sus banderas desplegadas!
(¿Yo, capitán? Mas yo no voy contigo.)
¡Hacia lejanas torres soleadas
el perdurable asalto por castigo!

*

Hoy, como un día, en la ancha mar violeta
hunde el sueño su pétrea escalinata,
y hace camino la infantil goleta,
y le salta el delfín de bronce y plata.
La hazaña y la aventura
cercando un corazón entelerido...
Montes de piedra dura
-eco y eco- mi voz ha repetido.
¡Oh, descansar en el azul del día
como descansa el águila en el viento,
sobre la sierra fría,
segura de sus alas y su aliento!
La augusta confianza
a ti, Naturaleza, y paz te pido,
mi tregua de temor y de esperanza,
un grano de alegría, un mar de olvido...

Antonio Machado

De su Cancionero apócrifo




sábado, 13 de abril de 2019

Olivier Messiaen - Oraison (1937)




Olivier Messiaen (1908-1992): Oraison, per Ondes Martenot (1937).

Ensemble D'Ondes De Montréal.






viernes, 12 de abril de 2019

Bertolt Brecht - Salmo de primavera



SALMO DE PRIMAVERA

1. Esperando estoy tumbado, chicos, el verano.

2. Hemos comprado ron y puesto nuevas cuerdas a la guitarra. Ganemos todavía las camisas blancas.

3. Como en junio la hierba nuestros miembros crecen y en agosto las chicas desaparecen. El placer este tiempo gobierna.

4. El cielo se llena con suave fulgor día a día y sus noches el sueño nos quitan.

Bertolt Brecht


Poemas eróticos (Bertolt Brecht). Selección y traducción de Miguel Ángel Vega y Rafael Martín-Gaitero


Psalm im Frühjahr

1. Jetzt liege ich auf der Lauer nach dem Sommer, Jungens.

2. Wir haben Rum eingekauft und auf die Gitarre neue Därme aufgezogen. Weiße Hemden müssen noch verdient werden.

3. Unsere Glieder wachsen wie das Gras im Juni und Mitte August verschwinden die Jungfrauen. Die Wonne nimmt um diese Zeit überhand.

4. Der Himmel füllt sich Tag für Tag mit sanftem Glanz und seine Nächte rauben einem den Schlaf.




Pintura: Edvard Munch, Paisaje de primavera.



jueves, 11 de abril de 2019

"Mommy? Will you die?"




David: Mommy? Will you die?

Monica: Well, one day, David, yes, I will.

David: I'll be alone.

Monica: Don't worry yourself so.

David: How long will you live?

Monica: For ages. For 50 years.

David: I love you, Mommy. I hope you never die. Never.



(Artificial Intelligence, de Steven Spielberg, aquí)


miércoles, 10 de abril de 2019

Jordi Doce - "¡Qué mujer! Hasta cuando se acerca..."


¡Qué mujer! Hasta cuando se acerca la taza de café a los labios parece estar mordiendo el fruto del árbol del bien y del mal.

Jordi Doce


Perros en la playa, Oficina de arte y Ediciones, S.L., 2011.




(Fotografía de Igor Verkhovskiy)


martes, 9 de abril de 2019

The Moody Blues - Emily's Song





Álbum: Every Good Boy Deserves Favour (1971)





(Fotografía de Lucas Gallego)



lunes, 8 de abril de 2019

Carlos Barral - 'La dame à la licorne '




LA DAME À LA LICORNE

Estudio de ademanes

A una muchacha desnuda de medio cuerpo,
que, creyéndose sola, se quita los blue-jeans
junto a una bicicleta.


Oriente ensortijado,
rojo vellón flamante, con qué pausa
de sol en hebras nace entre dos ramas
aún nocturnas de azules indecisos

y crespa luz guardada
-venus naciendo nueva de la sarga-
a las puntas saladas y a los labios
incrustados de arena cristalina
promete otra figura
sobre la piel erguida y sobre el mismo
tostado de las dunas
-las sedas suntuosas de la piedra molida-
y el lienzo inquieto de la mar,
espejo
que te revela como tú te admiras.

El duro lomo y las costillas finas
del animal mecánico se aquietan,
se pliegan a la tierra que te empuña,
un instante increíble, cuando avanzas
los hombros
y doblas la rodilla levemente
y el cabello te ciega como una luz espesa
y vagan las dos manos
abriéndose...
... Desnudas
espléndida la gloria de este sitio,
los sueños solitarios -cada hombre,
repetido por siglos, que arribaba
a este arenal desierto- las miradas
turbias de sol, con sed, desde los párpados
de cada olivo centenario...

Oh pura, instantánea,
tanto
y tan llena de ti
que el silencio te observa y aún no suenan
por qué milagro alrededor los golpes
a intervalos detrás del tamarindo
ni el gemido del tren y nada sabes
de la mano crispada o del hierro invisible
ni escuchas el reseco zumbido de los cables
ni el rumor trepan ante de la excavadora.
El ruido de un motor
inútilmente acelerado
golpea como un látigo tu espalda,
oh sorda como el árbol, y ahora crece
como una zarza junto a ti y te acusa
y se encoge en tu cuerpo la hermosura
y un gran manto de ojos
transparente te cubre mientras dudas.

(Pero yo creo en ti, oh cuerpo
joven, fortaleza del alma,
y negaré en tu nombre, quiero
verte prevalecer.)

Oh rompe
con gesto descuidado las redes que te tienden
sacude el aire impuro,
oh rosa en lo secreto y ahora obscena
que los ojos golpean o las pausas del ruido,
oh poder, camina indiferente,
amante desarmada, porque es tu desafío
a las sucias aceras de tu ciudad horrible,
y a lo largo del aire sorprendido,
de espacio violado, te reflejas
en las anchas vitrinas de instrumentos calmantes.

(Desnuda frente a un muro de ataúdes eléctrico
recoges una concha seguramente rota.)

O renuncia y corrómpenos. Recoge
precipitada el pantalón crujiente
y póntelo y la blusa de colores
y toma por los cuernos al animal sumiso
y pisa el polvo de tu gloria.
Entonces
oscuros y dañinos, detrás de cada duna,
saldremos a mirarte
y el pico que no viste se detendrá un instante
y esa máquina negra que de nuevo
ronca.

Y alguno desde lejos, indeciso,
te saldrá al paso, amenazándote
como si nunca hubieras sido
nadie.

Carlos Barral

Figuración y fuga (1966)


(Fotografía de Bart Ramakers,  The long and winding road)


La Dame à la Licorne, 'A mon seul désir', tapisserie, laine et soie, Flandres, XV-XVIe siècle



domingo, 7 de abril de 2019

Oliver Nelson Septet - Stolen Moments




Oliver Nelson Septet - "Stolen Moments" (1961)

Personnel: Freddie Hubbard (trumpet), Eric Dolphy (alto sax, flute), Oliver Nelson (tenor sax, arrange), George Barrow (baritone saxophone), Bill Evans (piano), Paul Chambers (bass), Roy Haynes (drums)

from the album The Blues and the Abstract Truth (Impulse! Records)




viernes, 5 de abril de 2019

Olvido García Valdés - "ganar un día cada día..."



ganar un día cada día, llegar
a la noche y respirar con cada movimiento
ir haciendo, del ritmo de la respiración,
aliento para llegar al día

Olvido García Valdés


Y todos estábamos vivos, Tusquets Editores, 2ª ed., 2007. Premio Nacional de Poesía 2007.



(Fotografía de Daniel Velasco)


miércoles, 3 de abril de 2019

Gloria Fuertes - Algo sucede




ALGO SUCEDE

Algo me pasa que en mi pecho existe.
Vuelan hormigas y discurren peces.
Suena la sangre y el tambor convoca.
Hay un incendio cerca de mi pulso.
De nuevo el tigre lanza su mensaje.
Tiene mi cama sed de otra figura.
Vuelven las venas a cantar presagios.
Torna el insomnio con sus mil disfraces.
Lavo mis manos para hacerlas suyas,
peino el cabello, río a las vecinas.
Y cuanto miro se convierte en agua.

¡Esto es amor y lo demás miseria!

Gloria Fuertes



(Fotografía de Subliner)


martes, 2 de abril de 2019

Heitor Villa-Lobos - Carnaval de los niños


Pinturas de Dorival Caymmi


El Carnaval das Crianças de Heitor Villa-Lobos, interpretado al piano por Anna Stella Schic (1973)


0:00 : I. O Ginete de Pierrozinho

1:12 : II. O Chicote do Diabinho

2:54 : III. A Manhã de Pierrette

4:23 : IV. Os Guizos do Dominozinho

5:36 : V. As Peripécias do Trapeirozinho

7:01 : VI. As Traquinices do Mascarado Mignon

8:37 : VII. A Gaita de um Precoce Fantasiado

11:40 : VIII. A Folia de um Bloco Infantil




lunes, 1 de abril de 2019

Adiós a Rafael Sánchez Ferlosio


Abro Vendrán más años malos y nos harán más ciegos y despido a Rafael Sánchez Ferlosio, releyendo algunas de sus palabras:


(Never more.) Decir que el tiempo todo lo cura, vale tanto como decir que todo lo traiciona. ¿Sabré sobrevivir sin traicionar? (11-IV-1985)


Retráete atrás a la noche,
tu patria y cuna,
aunque el alba de antaño
no vuelva nunca.


"Muere Rafael Sánchez Ferlosio, maestro singular de las letras españolas, a los 91 años", de José Andrés Rojo

"En la muerte de Rafael Sánchez Ferlosio", de Andrés Trapiello.


Ambos en El País (1-4-2019)


Angelina Gatell - Fusilamientos

Niños jugando a fusilar durante la Guerra Civil española. Agustí Centelles

1 de abril de 2019: 80º aniversario del final de la Guerra Civil.

El siguiente texto y soneto, leídos en Memòria Repressió Franquista, blog de Jordi Grau i Gatell (31-3-2015):

"Angelina Gatell Comas ha puesto en su muro lo siguiente:

Mañana, 28 de marzo, se cumplen los 75 años del inicio de la represión franquista en Madrid. Como todos los años, nos encontraremos en el Cementerio de la Almudena para rendir homenaje a nuestros muertos. En mi ciudad, Barcelona, había empezado dos meses. Allí, la mayoría de los fusilamientos tenían lugar en el Campo de la Bota, junto al mar. En homenaje a todos los españoles que cayeron en defensa de la República, dejo aquí este soneto:

FUSILAMIENTOS

No, no puedo olvidarlo. Es en la linde
aún indecisa de la aurora. Siento
como si fuera ayer la voz del viento
-¿es voz o alfanje?- que mi sueño escinde.

Mi sueño roto en el perfil del día
una vez y otra vez. Y allá, en la arena,
madruga ensangrentada la azucena
y exhausta besa la ribera fría.

Oigo la muerte. Ocupa mis oídos
la trágica manada de estampidos
que al alba irrumpe cotidianamente.

Viene del mar. Mis días infantiles
son un duro horizonte de fusiles
que me persigue encarnizadamente."

Angelina Gatell


Angelina Gatell Comas (8 de junio de 1926, Barcelona - 7 de enero de 2017, Madrid) fue una poeta, traductora, actriz de doblaje y mujer comprometida y luchadora que trabajó activamente en la defensa de diversas causas tanto políticas como sociales y culturales.