.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar Góngora – ¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich

miércoles, 31 de julio de 2019

Una pausa


Con este dibujo de Kleber Sales para el Correio Braziliense, titulado "Livros para o verão", empieza esta despedida hasta dentro de unas semanas. Y de Brasil, saltamos a México, con un romance del poeta Salvador Novo (1904 - 1974). Para terminar, una fotografía de la actriz Virna Lisi sobre una Vespa en Roma allá por el año 1957...

Queda todo agosto por delante. Que dure. ¡Buenas lecturas!


BREVE ROMANCE DE AUSENCIA

Único amor, ya tan mío
que va sazonando el Tiempo
¡qué bien nos sabe la ausencia
cuando nos estorba el cuerpo!
Mis manos te han olvidado
pero mis ojos te vieron
y cuando es amargo el mundo
para mirarte los cierro.
No quiero encontrarte nunca,
que estás conmigo y no quiero
que despedace tu vida
lo que fabrica mi sueño.
Como un día me la diste
viva tu imagen poseo,
que a diario lavan mis ojos
con lágrimas tu recuerdo.
Otro se fue, que no tú,
amor que clama el silencio
si mis brazos y tu boca
con las palabras partieron.
Otro es éste, que no yo,
mudo, conforme y eterno
como este amor, ya tan mío
que irá conmigo muriendo.

Salvador Novo



"Virna Lisi posing on a Vespa at the Cinecittà studios in Rome, photo by Pierluigi Praturlon, Rome, 1957" (Sophia/skorver1)



Amélia Muge - Havemos de nos ver outra vez




Amélia Muge canta una canción compuesta por su hermana Teresa. Tan  bonita...


HAVEMOS DE NOS VER OUTRA VEZ

Havemos de nos ver outra vez
Quem sabe à tarde, quem sabe de manhã
Só sei que não há duas sem três
E uma vez que assim é
Havemos de nos ver outra vez

Panos vazios,
Quem chega, parte
É mal? É bem?
Danos sadios
Em qualquer hora
Em qualquer parte
Se reconhecem os amigos

Havemos de nos ver outra vez
Quem sabe à tarde, quem sabe de manhã
Só sei que não há duas sem três
E uma vez que assim é
Havemos de nos ver outra vez

Sabor a vício
Dos viajantes
É mal? É bem?
Sabe como antes
Em qualquer hora
Em qualquer sítio
Se reconhecem os amantes

Havemos de nos ver outra vez
Quem sabe à tarde, quem sabe de manhã
Só sei que não há duas sem três
E uma vez que assim é
Havemos de nos ver outra vez

Lugares marcados
Lugares vividos
É mal? É bem?
Lugares antigos
Em qualquer hora
Em qualquer lado
Se reconhecem os amigos

Havemos de nos ver outra vez
Quem sabe à tarde, quem sabe de manhã
Só sei que não há duas sem três
E uma vez que assim é
Havemos de nos ver outra vez



Βούλα Σαββίδη - Το πικραμένο αγόρι | Voula Savvidi - That bitter young boy



La música de Manos Hadjdakis y la voz de Voula Savvidis. Un disco imprescindible.





Antonio Machado y Paco Ibáñez - Tus ojos me recuerdan



En primer lugar, el poema de Antonio Machado, y en segundo, la adaptación que Paco Ibáñez hizo del texto para su canción.

INVENTARIO GALANTE

Tus ojos me recuerdan
las noches de verano
negras noches sin luna,
orilla al mar salado,
y el chispear de estrellas
del cielo negro y bajo.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.
Y tu morena carne,
los trigos requemados,
y el suspirar de fuego
de los maduros campos.

Tu hermana es clara y débil
como los juncos lánguidos,
como los sauces tristes,
como los linos glaucos.
Tu hermana es un lucero
en el azul lejano...
Y es alba y aura fría
sobre los pobres álamos
que en las orillas tiemblan
del río humilde y manso.
Tu hermana es un lucero
en el azul lejano.

De tu morena gracia,
de tu soñar gitano,
de tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.
Me embriagaré una noche
de cielo negro y bajo,
para cantar contigo,
orilla al mar salado,
una canción que deje
cenizas en los labios...
De tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.

Para tu linda hermana
arrancaré los ramos
de florecillas nuevas
a los almendros blancos,
en un tranquilo y triste
alborear de marzo.
Los regaré con agua
de los arroyos claros,
los ataré con verdes
junquillos del remanso...
Para tu linda hermana
yo haré un ramito blanco.


TUS OJOS ME RECUERDAN

Tus ojos me recuerdan
las noches de verano,
negra noche sin luna,
orilla al mar salado,
y un chispear de estrellas
de un cielo negro y bajo.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.
Y tu morena cara,
los trigos requemados,
de un suspirar de fuego
de los maduros campos.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.

De tu morena cara
de tu soñar gitano,
de tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.
Me embriagaré una noche
de un cielo negro y bajo,
para cantar contigo,
orilla al mar salado,
una canción que deje
cenizas en los labios.
De tu mirar de sombra,
de los maduros campos.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.

Tus ojos me recuerdan
las noches de verano,
negra noche sin luna,
orilla al mar salado,
y un chispear de estrellas
de un cielo negro y bajo.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.

Y tu morena cara,
los trigos requemados,
de un suspirar de fuego
de los maduros campos.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.






martes, 30 de julio de 2019

Tony Bennett le canta a Billie Holiday


Life is beautiful, una canción de Tony Bennett para esta fotografía de jek in the box {is traveling} / jessica.







Una foto de Ricardo Martins


Ricardo Martins, Expression - La città delle donne di Fellini, un piccolo tributo.




Celso Emilio Ferreira - Teoría del árbol


TEORÍA DEL ÁRBOL

La cuna fue antes árbol.
Cuna del árbol es el viento.
El árbol hijo de la tierra,
nos da sombra y alimento.

Árbol, la puerta de la casa,
árbol, el estrado y el techo,
árbol, el carro y la mesa,
árbol, la lluvia en el viento.
árbol, la caja del muerto,
árbol, la ventana y el asiento.

Árbol, el bosque y la barca,
en el medio sólo silencio.

Nuestra casa es un árbol.
Casa del árbol es el viento
que pasa peregrinando
con alegres pájaros dentro.

El árbol nos da de todo:
barca, techo, enterramiento.

El mundo parece un árbol
plantado en el firmamento.
La vida parece un árbol,
en el medio tan sólo el viento.

Celso Emilio Ferreira

Antología (Celso Emilio Ferreira). Plaza & Janés, 1977, 2ª ed. Versiones en castellano del autor.

TEORÍA DO ARBRE

O berce foi antes arbre,
Berce do arbre é o vento.
O arbre fillo da terra,
danos sombra i alimento.

Arbre, a porta da casa,
Arbre, o estrado i o teito,
Arbre, o carro i a mesa,
Arbre, a chuvia no vento,
Arbre, a caixa do morto,
Arbre, a fiestra i o asento.

Arbre, o bosco, i a barca,
no medio soio silencio

A nosa casa é un arbre.
Casa do arbre é o vento
que pasa peleriñando,
con ledos paxaros dentro.

O arbre danos de todo:
barca, teito, enterramento.

O mundo semella un arbre
Prantado no firmamento.
A vida parece un arbre,
no medio tan soio o vento.



(Fotografía de Phil F)




lunes, 29 de julio de 2019

Wyndham Lewis - Mujer de azul



Wyndham Lewis, Mujer de azul (1921)


(Visto en Triciclo)





Ornella Vanoni y Toquinho- La voglia, la pazzia




LA VOGLIA, LA PAZZIA

A questo punto
stiamo tanto bene io e te
che non ha senso
tirar fuori i come ed i perchè.
Cerchiamo insieme
tutto il bello della vita
in un momento
che non scappi tra le dita.

E dimmi ancora
tutto quello che mi aspetto già
che il tempo insiste
perchè esiste il tempo che verrà.

A questo punto
buonanotte all'incertezza
ai problemi all'amarezza
sento il carnevale entrare in me.
E sento crescere la voglia, la pazzia
l'incoscienza e l'allegria
di morir d'amore insieme a te





Jacques Prévert - El mensaje



EL MENSAJE

La puerta que alguien abrió
La puerta que alguien cerró
La silla donde alguien se sentó
El gato que alguien acarició
La fruta que alguien mordió
La carta que alguien leyó
La silla que alguien volcó
La puerta que alguien abrió
La carretera por donde alguien corre todavía
El bosque que alguien atraviesa
El río al que alguien se tira
El hospital en que alguien ha muerto.

Jacques Prévert 


Palabras (Jacques Prévert). Traducción de Federico Gorbea, Lumen, 3ª ed. febrero de 2012 [edición no bilingüe]


LE MESSAGE

La porte que quelqu’un a ouverte
La porte que quelqu’un a refermée
La chaise où quelqu’un s’est assis
Le chat que quelqu’un a caressé
Le fruit que quelqu’un a mordu
La lettre que quelqu’un a lue
La chaise que quelqu’un a renversée
La porte que quelqu’un a ouverte
La route où quelqu’un court encore
Le bois que quelqu’un traverse
La rivière où quelqu’un se jette
L’hôpital où quelqu’un est mort.



(Fotografía de Guido Squeglia, Hôpital Lagrave, de Toulouse)



domingo, 28 de julio de 2019

Carlos Montero - Garúa




Un tango de 1943, con letra de Enrique Cadicamo y música de Aníbal Troilo; en la añorada voz de Carlos Montero, que nos dejó el 4 de mayo de 2016.

GARÚA

¡Qué noche llena de hastío y de frío!
El viento trae un extraño lamento.
¡Parece un pozo de sombras la noche
y yo en las sombras camino muy lento.!
Mientras tanto la garúa
se acentúa
con sus púas
en mi corazón...

En esta noche tan fría y tan mía
pensando siempre en lo mismo me abismo
y aunque quiera arrancarla,
desecharla
y olvidarla,
la recuerdo más.

¡Garúa!
Solo y triste por la acera
va este corazón transido
con tristeza de tapera.
Sintiendo tu hielo,
porque aquella, con su olvido,
hoy le ha abierto una gotera.
¡Perdido!
Como un duende que en la sombra
más la busca y más la nombra...
Garúa... tristeza...
¡Hasta el cielo se ha puesto a llorar!

¡Qué noche llena de hastío y de frío!
No se ve a nadie cruzar por la esquina.
Sobre la calle, la hilera de focos
lustra el asfalto con luz mortecina.
Y yo voy, como un descarte,
siempre solo,
siempre aparte,
recordándote.
Las gotas caen en el charco de mi alma
hasta los huesos calados y helados
y humillando este tormento
todavía pasa el viento
empujándome.

Carlos Montero


(Letra: Todo tango)


Jotamario Arbeláez - Poema de invierno



POEMA DE INVIERNO

Llovió toda mi infancia.
Las mujeres altas de la familia
aleteaban entre los alambres
descolgando la ropa. Y achicando
hacia el patio
el agua que oleaba a los cuartos.
Aparábamos las goteras del techo
colocando platones y bacinillas
que vaciábamos al sifón cuando desbordaban.
Andábamos descalzos remangados los pantalones,
los zapatos de todos amparados en la repisa.
Madre volaba con un plástico hacia la sala
para cubrir la enciclopedia.
Atravesaba los tejados la luz de los rayos.
A la sombra del palo de agua
colocaba mi abuela un cabo de vela
y sus rezos no dejaban que se apagara.
Se iba la luz toda la noche.
Tuve la dicha de un impermeable de hule
que me cosió mi padre
para poder ir a la escuela
sin mojar los cuadernos.
Acababa zapatos con sólo ponérmelos.
Un día salió el sol.
Ya mi padre había muerto.

Jotamario Arbeláez


Este poema, y unos cuantos más, en Círculo de Poesía.

Jotamario Arbeláez es el seudónimo del poeta colombiano José Mario Arbeláez Ramos (Cali, 1940), integrante del nadaísmo cuyo fundador fue el poeta Gonzalo Arango. Se cree que es el nadaísta, quizás, más beligerante, al lado de Gonzalo Arango, Jaime Jaramillo Escobar (X 504), Eduardo Escobar, Patricia Ariza y otros. Su poesía y su prosa se caracterizan por el humor negro, el erotismo, el desenfado, la irreverencia social y antimoralista con un lenguaje directo, voluntariamente prosaico y contundente.

(Wikipedia



sábado, 27 de julio de 2019

Elizeth Cardoso - Melodia sentimental



La cuarta versión en el blog de la Melodia sentimental de Heitor Villa-Lobos, con letra de Dora Vasconcelos, en la voz de Elizeth Cardoso, de su álbum A enluarada Elizeth (1969).


MELODIA SENTIMENTAL

Acorda, vem ver a lua
Que dorme na noite escura
Que surge tão bela e branca
Derramando doçura

Clara chama silente
Ardendo meu sonhar
As asas da noite que surgem
E correm o espaço profundo

Oh, doce amada, desperta
Vem dar teu calor ao luar
Quisera saber-te minha
Na hora serena e calma

A sombra confia ao vento
O limite da espera
Quando dentro da noite
Reclama o teu amor

Acorda, vem olhar a lua
Que brilha na noite escura
Querida, és linda e meiga
Sentir seu amor é sonhar

Elizeth Cardoso


Mônica Salmaso

La soprano norteamericana Nadine Sierra

Dúo Tavares & Faria (chelo y guitarra)





Un dibujo de Ernesto García Cabral (años veinte)



Ernesto García Cabral, en Revistas de Revistas - El Semanario Nacional.





Carolina Escobar Sarti - Caminantes de antes



CAMINANTES DE ANTES

Transeúntes que recuerdan
el rastro de carreta
el rumor de letanía
el bostezo de las horas.

Rodamos palabra
sobre palabra
por la orilla del tiempo
y de tanto empalabrar
hasta canas tienen ya
los espíritus de los muertos.

El camino tiene ojeras.

Lo recorren
los caminantes
desvelados
que amarran las letras.

Carolina Escobar Sarti

De No somos poetas (2006)


La herida en el sol. Poesía contemporánea centroamericana (1957 - 2007). Universidad Nacional Autónoma de México, 2007



(Fotografía de Ronald Castillo, El caminante)



viernes, 26 de julio de 2019

Una foto de Václav Jíru (1930s)



Untitled, Photo by Václav Jíru, 1930s, Light edit by JoeInCT





Cesária Évora - Bia




"Bia", composición de B. Leza, en el álbum Miss Perfumado (1992), de Cesária Evora.


BIA

'M morá perto di mar
Perto di mar cu ceu
Longe di boca dess mundo
Na ess silencio mi cu nha cretcheu

Bia di meu
Bem nha cretcheu
Bem pa nô bem morà
Perto di mar
'Ta namorà
Longe di boca dess mundo

Mar bem contà-me ess bô distino
Ess bô distino 'sim c'ma meu
Nôs vida é rolà n'areia
Sô ta braçà sô ta beja bô cretcheu



Nota. El criollo caboverdiano es un idioma originario del archipiélago de Cabo Verde. Es una lengua criolla con base léxica en el portugués y un sustrato de lenguas africanas, originada en la época de la colonización portuguesa.

(Wikipedia)



Lord Byron - "Camina bella, como la noche..."



"CAMINA BELLA, COMO LA NOCHE..."

Camina bella, como la noche
De climas despejados y de cielos estrellados,
Y todo lo mejor de la oscuridad y de la luz
Resplandece en su aspecto y en sus ojos,
Enriquecida así por esa tierna luz
Que el cielo niega al vulgar día.

Una sombra de más, un rayo de menos,
Hubieran mermado la gracia inefable
Que se agita en cada trenza suya de negro brillo,
O ilumina suavemente su rostro,
Donde dulces pensamientos expresan
Cuán pura, cuán adorable es su morada.

Y en esa mejilla, y sobre esa frente,
Son tan suaves, tan tranquilas, y a la vez elocuentes,
Las sonrisas que vencen, los matices que iluminan
Y hablan de días vividos con felicidad.
Una mente en paz con todo,
¡Un corazón con inocente amor!

Lord Byron


(Traducido por F. Maristany)


"SHE WALKS IN BEAUTY"

She walks in Beauty, like the night
Of cloudless climes and starry skies;
And all that’s best of dark and bright
Meet in her aspect and her eyes:
Thus mellowed to that tender light
Which Heaven to gaudy day denies.

One shade the more, one ray the less,
Had half impaired the nameless grace
Which waves in every raven tress,
Or softly lightens o’er her face;
Where thoughts serenely sweet express,
How pure, how dear their dwelling-place.

And on that cheek, and o’er that brow,
So soft, so calm, yet eloquent,
The smiles that win, the tints that glow,
But tell of days in goodness spent,
A mind at peace with all below,
A heart whose love is innocent!



(Fotografía de Christophe Negrel)



jueves, 25 de julio de 2019

Hatfield and The North - Didn't Matter Anyway



Álbum: The Rotters' Club (1975), de Hatfield & The North





(Fotografía de Bonfer)



MarioTozzi - El desayuno (1924)







Anita Ekberg, vista por Peter Basch



Otra fotografía de Anita Ekberg por el mismo fotógrafo, Peter Basch.






Bassani, de Sicca, 'El jardín de los Finzi Contini'

Dominique Sanda, Micòl, y  Lino Capolicchio, Giorgio, en 'El jardín de los Finzi Contini'


El jardín de los Finzi Contini, 1971 (Wikipedia)




La tumba era grande, maciza, imponente de verdad: una especie de templo entre oriental y antiguo, como los que podían verse en las escenografías de Aida o de Nabucco, tan de moda en nuestros teatros de ópera hasta hace bien poco. En cualquier otro cementerio, incluido el antiguo camposanto municipal, un mausoleo de tales pretensiones no habría asombrado a nadie; más aún, confundido entre tantos otros, quizá hasta habría pasado desapercibido; pero en el nuestro era el único, de manera que aunque se alzaba bastante lejos de la verja de entrada, al fondo de un campo abandonado en el que hacía ya más de medio siglo que no se enterraba a nadie, destacaba, saltaba inmediatamente a la vista.

El que había encargado la construcción a un conocido profesor de arquitectura, responsable de muchos otros desaguisados contemporáneos en la ciudad, resultó ser Moisè Finzi-Contini, bisabuelo paterno de Alberto y Micòl, muerto en 1863, poco después de la anexión de los territorios de los Estados Pontificios al Reino de Italia y la consiguiente y definitiva abolición, también en Ferrara, del gueto judío. Gran terrateniente, «reformador de la agricultura ferraresa»—como se leía en la lápida que la Comunidad, con objeto de perpetuar sus méritos de «italiano y judío», había hecho fijar en el tercer rellano de las escaleras del templo de via Mazzini—, pero, obviamente, de gusto artístico no muy refinado, una vez tomada la decisión de construir una tumba sibi et suis, tendría que haberse quitado de en medio. La época parecía buena, próspera: todo invitaba a la esperanza y al atrevimiento sin trabas. Arrastrado por la euforia de la lograda igualdad civil, la misma que de joven, en la época de la República Cisalpina, le había permitido hacerse con las primeras mil hectáreas de terreno saneado de los pantanos, era comprensible que el rígido patriarca, en tan solemne ocasión, se animara a no reparar en gastos. Es muy probable que al conocido profesor de arquitectura se le hubiera dado carta blanca, y con tanto mármol de semejante calidad a su disposición, blanco de Carrara, rosa carne de Verona, gris de veta negra, mármol amarillo, mármol azul, mármol verdoso, evidentemente, había acabado por perder la cabeza.


1962


La tomba era grande, massiccia, davvero imponente: una specie di tempio tra l'antico e l'orientale, come se ne vedeva nelle scenografie dell'Aida e del Nabucco in voga nei nostri teatri d'opera fino a pochi anni fa. In qualsiasi altro cimitero, l'attiguo Camposanto Comunale compreso, un sepolcro di tali pretese non avrebbe affatto stupito, ed anzi, confuso nella massa, sarebbe forse passato inosservato. Ma nel nostro era l'unico. E così, sebbene sorgesse assai lontano dal cancello d'ingresso, in fondo a un campo abbandonato dove da oltre mezzo secolo non veniva sepolto più nessuno, faceva spicco, saltava subito agli occhi.

Ad affidarne la costruzione a un distinto professore d'architettura, responsabile in città di molti altri scempi contemporanei, risultava essere stato Moisè Finzi-Contini, bisnonno paterno di Alberto e Micòl, morto nel 1863 poco dopo l'annessione dei territori delle Legazioni pontificie al Regno d'Italia, e la conseguente, definitiva abolizione anche a Ferrara del ghetto per gli ebrei. Grande proprietario terriero, «riformatore dell'agricoltura ferrarese» - come si leggeva nella lapide che la Comunità, a eternarne i meriti di «italiano e di ebreo», aveva fatto affiggere lungo le scale del Tempio di via Mazzini, in cima al terzo pianerottolo - ma dal gusto artistico, ovviamente, non troppo coltivato, una volta presa la decisione di istituire una tomba sibi et suis doveva poi aver lasciato fare. Gli anni parevano belli, floridi: tutto invitava a sperare, a osare liberamente. Travolto dall'euforia per la raggiunta eguaglianza civile, quella stessa che da giovane, all'epoca della Repubblica Cisalpina, gli aveva consentito di far suoi i primi mille ettari di terreno di bonifica, era comprensibile come il rigido patriarca fosse indotto, in quella circostanza solenne, a non lesinare nelle spese. Molto probabile che al distinto professore d'architettura fosse stata data carta bianca. E con tanto e simile marmo a disposizione, candido di Carrara, rosa-carne di Verona, grigio maculato di nero, marmo giallo, marmo blu, marmo verdino, costui aveva, a sua volta, decisamente perduto la testa.






miércoles, 24 de julio de 2019

Art Pepper - Body and Soul



Art Pepper (as), George Cables (p), David Williams (b), Carl Burnett (ds)
Album:" Art Pepper / Unreleased Art, Vol. 1 Abashiri "
Recorded:Live at 'Abashiri Shimin Kaikan Hall' Hokkaido, Japan, November 22, 1981



Art Pepper (1925 - 1982)



Una foto de Juan Sebastián Mesa



Un retrato de Juan Sebastián Mesa, desde Colombia.




Una foto de Azlan MAM



Una fotografía de Azlan MAM,  rebirth . unwanted . unseen. Kuala Lumpur.




Manuel Vicent - Estrella


ESTRELLA

Tumbado boca arriba en la playa esta noche plácida de verano pienso que la suprema armonía de las estrellas preside la desgarrada violencia de la humanidad y el azar de nuestra existencia. Desear equivale a desiderar. Un deseo es una pregunta que se dirige a los astros siderales que gobiernan nuestros sueños. Recuerdo ahora el verso de Leopardi: vaghe stelle dell'Orsa. Sé muy bien que una de esas vagas estrellas sin nombre me pertenece. La he adoptado desde mi juventud como guía; a ella dirijo mis plegarias si se tuerce el rumbo de mi vida, a ella le doy las gracias cuando soy feliz. Puede que haya desparecido hace miles de años y que su luz sólo sea un grano de sal que brilla de noche sin nada que la sustente, pero mientras no se apague, espero seguir navegando con el viento a favor travesías todavía muy azules hasta el día en que me parta el corazón la daga del Gran Pirata. Tumbado en la playa en medio de la oscuridad he tomado un puñado de arena. Imagino que cada grano también es un astro, de forma que mi mano contiene todo el universo. Después he dejado que la arena se deslice entre los dedos y al final en el puño sólo me ha quedado un pequeño canto rodado. De niño, yo le hablaba a una piedra como ésta, que me acompañaba a todas partes. Era azul con una veta blanca y a ella le confiaba mis deseos mientras la calentaba con la mano para cargarla de energía. Puede que haya cierta armonía en la violencia. Detrás de su impasible serenidad, las estrellas se devoran entre ellas con sus fauces de fuego hasta precipitarse en un agujero negro. También este canto rodado debe su suavidad a millones de embates que el mar ha desarrollado sobre él hasta dejarlo pulido y delicado al tacto. Tal vez esa estrella sin nombre, que he adoptado, sufrió una explosión y desapareció del universo desintegrada en la nada, pero su luz parpadea esta noche en mi frente y a ella le dirijo mis deseos. Quiero que el día en que llegue el dolor, su huella me deje suave como esta piedra que tengo en la mano; que el desamor se convierta en una sonrisa placentera; que los sueños que no logré alcanzar se diluyan en el agua azul. No creo que dé para más una noche de verano. Ahora la brisa trae un bolero desde un lejano baile de playa y mientras allí unos adolescentes temblarán de pasión al besarse por primera vez , aquí una pareja de amantes habla, habla en la oscuridad con palabras ya gastadas. Cerca de la orilla hay gente asando sardinas. Vaghe stelle dell'Orsa. Esa estrella que ya no existe es la que amo y aún me pertenece.

Manuel Vicent

(El País, 24 de julio de 2005)



(Fotografía de Rodrigo Valença)



martes, 23 de julio de 2019

Música de Lucy Alves para una foto de Camila Garcia


Una fotografía de Camila García en el estado de Ceará, en el nordeste brasileño: Moça linda, filha do Tita.




Lucy Alves & Clã Brasil: Aquarela Nordestina


Luiz Felipe Sahd - Pedra Branca, sertão do Ceará


Dos fotos de Spyros Papaspyropoulos




Dos de las fotografías de Spyros Papaspyropoulos, buena parte de ellas, desde las calles de Rhetymno, en Grecia.


Una foto de Michael Barolet






Schubert - El pastor en la roca



Han pasado casi nueve años desde que este lied de Schubert sonara aquí... Bellísima música. En esta ocasión, los intérpretes son Barbara Bonney, soprano; Sharon Kam, clarinete; y Geoffrey Parsons, piano


DER HIRT AUF DEM FELSEN

Wenn auf dem höchsten Fels ich steh,
ins tiefe Thal herneider seh,
und singe, und singe,
fern aus dem tiefen, dunkeln Thal
schwingt sich empor der Wiederhall,
der Wiederhall der Klüfte.

Je weiter meine Stimme dringt,
Je heller sie mir wiederklingt,
von unten, von unten.
Mein Liebchen wohnt so weit von mir,
drum sehn ich mich so heiß nach ihr
hinüber, hinüber.

In tiefem Gram verzehr' ich mich,
mir ist die Freude hin,
auf Erden mir die Hoffnung wich,
ich hier so einsam bin,
ich hier so einsam bin.

So sehnend klang im Wald das Lied,
so sehnend klang es durch die Nacht,
die Herzen es zum Himmel zieht
mit wunderbarer Macht.

Der Frühling will kommen,
der Frühling meine Freud,
nun mach ich mich fertig zum Wandern bereit.




lunes, 22 de julio de 2019

Lucio Battisti - Il mio canto libero




IL MIO CANTO LIBERO

In un mondo che
non ci vuole più
il mio canto libero sei tu
E l'immensità
si apre intorno a noi
al di là del limite degli occhi tuoi
Nasce il sentimento
nasce in mezzo al pianto
e s'innalza altissimo e va
e vola sulle accuse della gente
a tutti i suoi retaggi indifferente
sorretto da un anelito d'amore
di vero amore

In un mondo che (Pietre un giorno case)
prigioniero è (ricoperte dalle rose selvatiche)
respiriamo liberi io e te (rivivono ci chiamano)
E la verità (Boschi abbandonati)
si offre nuda a noi e (perciò sopravvissuti vergini)
e limpida è l'immagine (si aprono)
ormai (ci abbracciano)

Nuove sensazioni
giovani emozioni
si esprimono purissime
in noi
La veste dei fantasmi del passato
cadendo lascia il quadro immacolato
e s'alza un vento tiepido d'amore
di vero amore

E riscopro te
dolce compagna che
non sai domandare ma sai
che ovunque andrai
al fianco tuo mi avrai
se tu lo vuoi
Pietre un giorno case
ricoperte dalle rose selvatiche
rivivono
ci chiamano
Boschi abbandonati
e perciò sopravvissuti vergini
si aprono
ci abbracciano
In un mondo che
prigioniero è
respiriamo liberi
io e te
E la verità
si offre nuda a noi
e limpida è l'immagine
ormai
Nuove sensazioni
giovani emozioni
si esprimono purissime
in noi
La veste dei fantasmi del passato
cadendo lascia il quadro immacolato
e s'alza un vento tiepido d'amore
di vero amore
e riscopro te







(Fotografía de Massimo Ankor - Flickr)



Claudio Rodríguez- Oda a la niñez


Claudio Rodríguez (Zamora, 30 de enero de 1934 - Madrid, 22 de julio de 1999)


ODA A LA NIÑEZ

I

¿Y esta es tu bienvenida,
marzo, para salir de casa alegres:
con viento húmedo y frío de meseta?
Siempre ahora,en la puerta,
y, aún a pesar nuestro, vuelve, vuelve
este destino de niñez, que estalla
por todas partes: en la calle, en esta
voraz respiración del día, en la honda
sencillez del primer humo sabroso,
en la mirada,en cada laboreo
del hombre.

Siempre así, de vencida,
sólo por miedo a tal castigo,a tal
combate, ahora hacemos
confuso vocerío por ciudades,
por fábricas, por barrios
de vecindad. Más tras la ropa un tiemblo
nos tañe, y al salir por tantas calles
sin piedad y sin bulla,
rompe claras escenas
de amanecida y tantos
sucios ladrillos sin salud se cuecen
de intimidad de lecho y guiso. Entonces,
nada hay que nos aleje
de nuestro alto oficio de inocencia;
entonces, ya en faena,
cruzamos esta plaza, como si en junio fuera,
se abre nuestro pulmón trémulo de alba
y, como a mediodía,
ricos son nuestros ojos
de oscuro señorío.


II.

Muchos hombres pasaron junto a nosotros, pero
no eran de nuestro pueblo.
Arrinconadas vidas dejan por estos barrios,
ellos, que eran el barrio sin murallas.
Miraron, y no vieron; y sus casas,
aunque tuvieran llave,
habitaron apenas. Culpa ha sido
de todos el que oyeran
sólo el inmenso pulso
de la injusticia, la sangrienta marcha
del casco frío del rencor. La puesta
del sol, fue sólo puesta
del corazón. ¿ Qué hacen ahí las palmas
de esos balcones sin el blanco lazo
de nuestra honda orfandad? ¿Qué este mercado
por donde paso ahora,
los cuarteles, las fábricas, las nubes,
la vida, el aire,todo,
sin la borrasca de nuestra niñez
que alza ola para siempre?
Siembre al salir pensamos
en la distancia, nunca
en la compañía. Y cualquier sitio es bueno
para hacer amistades.
Aunque hoy es peligroso:mucho polvo
entre los pliegues de la propaganda
hay. Cuanto antes
lleguemos al trabajo, mejor.
Mala bienvenida la tuya, marzo.Y nuestras calles,
claras como si dieran a los campos,
¿adónde dan ahora? ¿Por qué todo es infancia?
Y ya la luz se amasa,
poco a poco enrojece; el viento templa
y en sus cosechas vibra
un gramo de alianza,un cabeceo
de los inmensos pastos del futuro.


III

Una verdad se ha dicho sin herida,
sin el negocio sucio
de las lágrimas,
con la misma ternura con que se da la nieve:
ved que todo es infancia.
La fidelidad de la tierra,
la presencia del cielo insoportable
que se nos cuela aquí, hasta en la cazalla
mañanera, los días
que amanecen con trinos y anochecen
con gárgaras, el ruido
del autobús que por fin llega, nuestras
palabras que ahora,
al saludar, quisieran
ser panales, y son
telas de araña, nuestra
violencia hereditaria,
la droga del recuerdo, la alta estafa del tiempo,
la dignidad del hombre
que hay que abrazar y hay
que ofrecer y hay
que salvar aquí mismo,
en medio de esta lluvia fría de marzo.
Ved que todo es infancia:
la verdad que es silencio para siempre.
Años de compra y venta,
hombres llenos de precios,
los pregones sin voz, las turbias bodas,
nos trajeron el miedo a la gran aventura
de nuestra raza: a la niñez. Ah, quietos,
quietos bajo ese hierro
que nos marca, y nos sana, y nos da amo.
Amo que es servidumbre, bridas que nos hermanan.


IV

Y nos lo quitarán todo
menos estas
botas de siete leguas.
Aquí, aquí, bien calzadas
en nuestros sosos pies de paso corto.
Aquí, aquí, estos zapatos
diarios, los de la ventana
del seis de enero.
Y nos lo quitarán todo
menos el traje sucio
de comunión, éste, el de siempre,el puesto.
Lo de entonces fue sueño. Fue una edad. Lo de ahora
es realidad. Esta es la única hacienda, ahora del hombre.
Y cuando estamos
llegando, y ya la lluvia
zozobra en nubes rápidas y se hunde
por estos arrabales
trémula de estertores luminosos,
bajamos la cabeza
y damos gracias sin saber qué es ello,
qué es lo que pasa, quién a sus maneras
nos hace, qué herrería,
qué inmortal fundición es esta. Y nadie,
nada hay que nos aleje
de nuestro oficio de felicidad
sin distancia ni tiempo.
Es el momento ahora
en el que, quién lo diría, alto, ciego, renace
el sol primaveral de la inocencia,
ya sin ocaso sobre nuestra tierra.


Alianza y condena (1965)






(Fotografía de Three Litttle Birds)



domingo, 21 de julio de 2019

Dos fotos de Alex Veledzimovich

Luba (retrato con Alena), FY, 2010

Luba (retrato con una mano), FY, 2010



Dos de los retratos del fotógrafo Alex Veledzimovich, en Flickr. Desde Vitebks, Bielorrusia.




Una obra de Kurt Schwitters


Kurt Schwitters - Revolving (1919). En el MoMA de Nueva York. Título original: Das Kraisen.

(Verbo kreisen: girar, dar vueltas alrededor de)



"Cuadro Merz con arco iris (Kurt Schwitters)"



Focus - Focus III & Answers? Questions! Questions? Answers!


Los dos primeros temas del álbum At the Rainbow (1973) del grupo holandés de rock Focus.



Focus III 



Answers? Questions! Questions? Answers! 



Fotografía de David Herrero (en sulphuriclike)



Una foto de Gustavo Misa



Gustavo Misa, Unknown Pleasures.





sábado, 20 de julio de 2019

Una foto de José Medeiros



Una fotografía de José Medeiros desde Cuiabá, en Brasil: Pérola negra.

E essas belas mangas de Cuiabá...



Gabinete Caligari - Suite nupcial



SUITE NUPCIAL

Mi cielito y yo en la suite nupcial,
cena para dos y el cartel de "no molestar",
vistas al mar y champán.
Hablamos de la vida de los dos
y, como no, del amor;
yo en pijama y ella no.

Mi cielito y yo en la suite nupcial
nos decimos cosas tan bonitas
que no se pueden contar sin rubor
y nos reímos de todos nuestros "ex"
pegándoles puntapiés:
el mundo es nuestro ya lo veis.
Risas, ternura y pereza en la suite nupcial,
no hay prisas hasta el día del juicio final.

Mi cielito y yo en la suite nupcial
nos resbala el mundo entero, estamos como Dios,
mucho mejor, como dos;
yo en pijama y ella no.

Hablamos de la vida de los dos
y, como no, del amor;
yo en pijama y ella no.

Risas, ternura y pereza en la suite nupcial,
no hay prisas hasta el día del juicio final
con el mundo por montera un hombre y una mujer de bandera
se hablan en la suite nupcial,
se ríen en la suite nupcial,
se quieren en la suite nupcial.

Mi cielito y yo en la suite nupcial
hasta el día del juicio final
Mi cielito y yo en la suite nupcial

Música de Jaime Urrutia y letra de Gabinete Caligari

De Camino Soria (1987)






(Fotografía de Savanah Jane)



Una foto de Mariya Ustymenko







Vitorino - Ó patrão, dê-me um cigarro




Ó PATRÃO, DÊ-ME UM CIGARRO

Ó patrão dê-me um cigarro
Acabou-se o tabaco
E o trigo que eu hoje entarro
Fumando dá mais um saco

Canta o melro no silvado
E o rouxinol na ribeira
Ó minha pombinha branca
Quero ir à tua beira

Quero ir à tua beira
Quero viver a teu lado
Rola o pombo na azinheira
Canta o pardal no telhado

Se a morte fosse interesseira
Ai de nós o que seria
O rico comprava a morte
Só o pobre é que morria.

Vitorino


Álbum: Semear salsa ao reguinho (1974)


Letra y música: popular de la región del Alentejo



viernes, 19 de julio de 2019

Ed Arruda con Paulinho Nogueira y Baden Powell

Dibujo de Ed Arruda





Paulinho Nogueira - Samba em prelúdio



V. aquí



Dos fotos de Petros Toubis





Fotografías de Petros Toubis, en Flickr.




Un autorretrato de Beatriz Marquito









Charles Simic - Piedra


Inevitablemente recordé un aforismo de Charles Simic, cuando leí Piedra: "El poema que quiero escribir es un imposible. Una piedra que flota."


PIEDRA

Entrar en una piedra,
eso es lo que yo haría.
Que alguien más se vuelva paloma
o haga rechinar dientes de tigre.
Yo soy feliz de ser una piedra.

Vista desde fuera, una piedra es un acertijo:
nadie sabe cómo resolverla.
Pero dentro, debe estar fresca y tranquila,
aunque una vaca la oprima con todo su peso,
aunque un niño la tire al río;
la piedra se hunde, lenta, imperturbable
hasta el lecho
donde van los peces a tocarla
y escuchan.

He visto chispas salir volando
cuando se frotan dos piedras,
así que tal vez no esté oscuro ahí dentro, después de todo;
tal vez una luna brille
desde alguna parte, como detrás de una colina—
justo suficiente luz para reconocer
la extraña escritura, los arcanos
de las paredes interiores.

Charles Simic


(versión de JR en Cuaderno de Raya)


STONE

Go inside a stone
That would be my way.
Let somebody else become a dove
Or gnash with a tiger's tooth.
I am happy to be a stone.

From the outside the stone is a riddle:
No one knows how to answer it.
Yet within, it must be cool and quiet
Even though a cow steps on it full weight,
Even though a child throws it in a river;
The stone sinks, slow, unperturbed
To the river bottom
Where the fishes come to knock on it
And listen.

I have seen sparks fly out
When two stones are rubbed,
So perhaps it is not dark inside after all;
Perhaps there is a moon shining
From somewhere, as though behind a hill—
Just enough light to make out
The strange writings, the star-charts
On the inner walls.





(Fotografía de Luisa Cortesão)



jueves, 18 de julio de 2019

Manuel Vicent - Paraíso



PARAÍSO

En verano el paraíso no está arriba, allí donde sólo hay un álgebra de estrellas, sino muy abajo, en el dedo gordo del pie que es la raíz humana de la tierra. Para conquistar el dedo gordo del pie se necesita que canten frenéticamente chicharras a la hora de la siesta. Si no hay chicharras, uno debe hacer que suenen al menos en la mente. La nada es el paraíso del verano. Hasta ella se desciende por ciertos peldaños y cada cual elige su momento. El mío es ese tiempo de sopor con los párpados ya pesados después del almuerzo mientras la brisa infla ligeramente la cortina en la penumbra de la habitación. Deben cantar las chicharras en los pinos. Entonces uno imagina que en el barranco descarnado la canícula obliga a abrir la boca a las serpientes. Cada cual tiene su forma de bajar al paraíso. Ese viaje siempre se ejecuta a través de la memoria. Para eso algunos se meten en la alacena o en la despensa de aquella vieja casa. Otros prefieren el jardín derruido, el granero, el cobertizo o la estancia siempre cerrada del desván. En esos lugares hay varios estratos de aromas solidificados, alcanfor, algarroba, magdalenas, hojas secas de morera, heno, mermelada, polilla, paja quemada, agua podrida de la alberca, cuero de los arreos de las caballerías, humedad de manzanas demasiado maduras. Son peldaños de bajada que conducen a aquel espacio de la infancia en que uno sólo era naturaleza. En el camino hacia el dedo gordo del pie uno se encuentra con el pecado original: aquel instante de la niñez en que la conciencia comenzó a levantarse como una niebla y cada uno de los cinco sentidos se convirtió en una vía de conocimiento y de pronto sentiste que la naturaleza era distinta de tu alma y a medida que ibas creciendo el paraíso se alejaba, perdías los gusanos de seda y a cambio recibías por primera vez la mirada severa de Dios, del padre, del maestro. Pero el verano es otra vez la nada. En la penumbra de la habitación a la hora de la siesta se oyen las chicharras y uno ve al fondo su dedo gordo del pie reflejado en el espejo. Para llegar a él desde la mente hay que bajar primero al paladar, donde está aún el sabor de aquel postre de cumpleaños, o a las canciones de aquella radio Telefunken. En este viaje se llega a la pulpa de las manos que contiene todas las caricias y también a la latitud del sexo y al placer de los muslos. El dedo gordo del pie es ya el paraíso. Conquistarlo con la mente significa poseer la raíz con la tierra.

Manuel Vicent

(El País, 18 de julio de 1999)



(Fotografía de Raúl Grijalbo, Penumbra)



Una foto de Kati Horna


Fotografía de Kati Horna realizada durante la Guerra Civil. Come en paz, criatura. Mañana, quién sabe...


Del primer año de nuestro blog: "Kati Horna"


Y cuatro versos de Miguel Hernández, ilustrados con una fotografía de Kati Horna: "Aunque bajo la tierra..." (Miguel Hernández)





miércoles, 17 de julio de 2019

Y dos de John Coltrane


John Coltrane (23-septiembre-1926 – 17-julio-1967)





Álbum: Coltrane (1957)

Recorded in New York City: May 31, 1957.


John Coltrane – tenor saxophone
Johnnie Splawn – trumpet on "Bakai", "Straight Street", "While My Lady Sleeps", "Chronic Blues"
Sahib Shihab – baritone saxophone on "Bakai", "Straight Street", "Chronic Blues"
Red Garland – piano on side one
Mal Waldron – piano on side two
Paul Chambers – bass
Albert "Tootie" Heath – drums






John Coltrane — Tenor Saxophone
McCoy Tyner — Piano
Steve Davis — Bass
 Elvin Jones — Drums

Released June 1964

Recorded October 24 & 26, 1960. Atlantic Studios, New York City

""Equinox" is a minor blues jazz standard by American jazz saxophone player and composer John Coltrane. Originally released on Coltrane's Sound played in C# minor with a slow swing feel. However, it is usually played in the key of C Minor and often covered on the flute."




Dos de Billie Holiday

Fotografía de Roy DeCarava


Eleanora Fagan, Billie Holiday (Filadelfia, 7-abril-1915 – Nueva York, 17-julio-1959)


That's Life I Guess (1936)



You Took Advantage of Me, del álbum Last Recording 1959)




martes, 16 de julio de 2019

Charlie Parker para una foto de Robert Doisneau





Charlie Parker: Bebop



(Robert Doisneau - Danseuse de be-bop, Saint Germain-des-prés, Paris 1951)


Tres fotos de Stoneybutter

Blue_Green_White

Girls

This year's model


Tres fotografías de Stoneybutter en Flickr. Desde Irlanda.